Prologo

3.7K 151 2

Aquella sonrisa que siempre llevaba en su cara, pareciera que nada en el mundo se la pudiera quitar, rodeado de buenos amigos, dos padres encantadores, una hermana menor, solo un año menor que el por lo cual tenían una buena relación, ella sabia casi todo de él, como se llamaba, su fecha de cumpleaños, el nombre de sus amigos, con quien se solía sentar en clases ya que no compartía clase con ninguno de ellos, todos eran de años diferentes, pero claro que lo podía saber todo, ella como muchas más chicas estaban enamoras de él, pero a diferencia de las demás, a ella solo le bastaba con verle sonreír en clase o en los descansos en la escuela , tenía la mejor suerte del mundo decía su subconsciente ya que lo podía ver todas las veces que quisiera puesto que solo tenía que levantar la cabeza y en vez de mirara al pisaron lo podía ver a él tratando de comprender la clase y fruncir de cierta manera el entrecejo cuando no comprendía algo de la clase.
A ella solo le bastaba con verlo feliz, si el sonreír y reía, entonces ella podía tener paz y seguir su camino con tranquilidad a lo que fuera ya sea a uno de sus tantos trabajos o a su casa cuando era su día libre, vivía sola por lo tanto tenía que sustentar sus gastos, tenía más de un trabajo ya que con los trabajos que le podían ofrecer a su edad solo eran dos o tres días y la paga era poca por ello tenía más de un trabajo, uno en una cafetería, en el cual pasaba más tiempo y el cual era su favorito ya que muy a menudo lo visitaba el junto con sus amigos, el otro trabajo solo era dos días y era en una tienda de autoservicio cerca de su casa por lo cual no se preocupo cuando le dijeron que saldría tarde esos dos días que tenía que trabajar en tal lugar, y los otros dos días que le quedaban los organizaba completamente bien para poder hacer deberes y hacer su tercer trabajo si asi se le podía decir, el cual era, a pesar de solo ser unas cuantas horas era su segundo favorito ya que iba al orfanato a ofrecer su ayuda a las hermanas que tanto la cuidaron cuando era pequeña, no era una vida fácil la que ella llevaba sobre sus hombros, mas, verle a él con esa sonrisa siempre la hacía seguir adelante, no le importaba si la sonrisa no era dedicada a ella, claro estaba que para ella, el nunca se fijaría en ella, no era delgada, tampoco gorda, tenía una figura muy linda pero a ella no le gustaba enseñarla como lo hacer las demás chicas, utilizaba lentes, podía utilizar lentillas pero le parecían molestas así que se conformaba con los lentes, en estos momentos lleva un tratamiento de brackets apenas lleva un año y falta aproximadamente otro más, resaltaba entre las demás chicas, no por ser la más bella si no por ser más alta que las chicas coreanas, por tener un tono de piel un tanto bronceado y por lo que más resaltaba y que llamaba la atención de muchos era su cabello negro que a la luz del sol parecía que tenia mechas cafeces, chino y no por algún tratamiento de estética si no naturalmente y sobre todo porque a comparación de muchas chicas que mueren por que se cortan las puntas ella ama tenerlo corto, si por ella fuera lo tendría como hombre, mas, por tener el cabello chino no lo hace ya que se lo tendrá que planchar todos los días y eso no sería grato para ella.
Ella, sola en su mundo sin padres que le ayuden cuando está confundida, no tenía nada más que una amiga que siempre está con ella o al menos siempre que pueden las dos están juntas son inseparables, sabe que es latina, no sabe de dónde exactamente puesto que casi toda su vida ha vivido en corea del sur en un orfanatorio, no sabe realmente cómo pero sabe hablar tres idiomas
El, el cual su mundo está rodeado por personas que lo aman y lo aprecian, pero no la persona que él quisiera no, el hijo perfecto a los ojos de todos, a pesar de que él quisiera solo sabe hablar coreano.


His Smile - Moonbin¡Lee esta historia GRATIS!