PRÓLOGO

971 53 7

Ella todos los días tomaba el autobús, con el único propósito de llegar a sus clases de danza.

Un día, él llegó.

Se subió normalmente al autobús y, dubitativo, dándose cuenta de que no había ningún otro lugar vacío, se sentó al lado de ella.

Rain se enervó de inmediato. Lo analizó: lindo aspecto, unos dieciséis o diecisiete años, aproximadamente.

«Con una sonrisa muy apagada para tan poca edad». A su parecer.

Para ella, el chico debía sonreír más, o tal vez ya lo hacía pero no lo demostraba a extraños, sí, quizás era eso.

Pero, esperen, algo había en sus puños. Y en sus muñecas muchas pulseras tenía.

Con la atención puesta totalmente en él, empezó a imaginar cosas y, después de unos minutos hundida en su mundo de ideas confusas, el chico tuvo que irse.

Había parecido un efímero viaje, pero con el tiempo suficiente para que ella sintiera pesar al dejarlo bajar.

No, dejarlo no. No era su decisión.

Quería bajar con él, pero no podía. ¿Qué rayos le estaba pasando?

Es que ella lo quería volver a ver.

Y, ¿qué pasaría si al día siguiente, extrañamente, se lo topaba nuevamente? Sólo casualidad, tal vez.

Pero, ¿y al siguiente después de ese? Conspiración del universo, tal vez.

Pero, ¡¿y si también el siguiente?! Eso ya era de aplaudir.

«Gracias al cielo por cruzarlo en mi camino» pensaba Rain.

Oh, qué equivocada estaría...

O tal vez no...

O tal vez no

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
El Chico Del Autobús {HDC Vol. 1}¡Lee esta historia GRATIS!