Orden:Café Americano
Cliente:Alonso Villalpando
The note coffee
¡Le deseamos un excelente día!

Americano con tres de azúcar.
Eres bastante sencillo. Me gustas

A x

El muchacho de ojos azules se sintió bastante confundido cuando leyó la primera nota, que estaba junto a su ticket de compra. Pensó que era simple cortesía o decoración por parte de la cafetería, pues justamente era el nombre del lugar: The note coffee, un extraño y curioso truco para entretener a los clientes. Así que sólo dobló el papelito y lo guardó en la bolsa de su suéter, para tomar su café americano con tres sobres de azúcar, tal como la nota decía.

Orden: Chocolate caliente
Cliente: Alonso Villalpando
The note coffee
¡Le deseamos un excelente día!

Hoy has pedido chocolate. Debe ser porque el frío lo hace más apetitoso ¿No? A mi me encanta el chocolate. Creo que a ti también.

A x

La segunda nota le agradó. Pues hablaba de chocolate. Y Alonso ama el chocolate. Pensó que esa táctica de las notas por parte de la cafetería era buena. Pero le causaba curiosidad esas últimas dos letras al final de cada mensaje: A x ¿Qué significa?

Orden: Capuccino de Caramelo
Cliente: Alonso Villalpando
The note coffee
¡Le deseamos un excelente día!

El capuccino de caramelo tiene mucha azúcar. Pareces bastante feliz hoy. Me alegra mucho. Espero que sigas teniendo un día tan maravilloso como tú sonrisa.

A x

Esa nota logró hacerlo sonreír. Y se prometió guardarla junto a las dos anteriores.
Definitivamente The note coffee comenzaba a ser su cafetería favorita, ya no sólo por el café.

Orden: Galletas de Vainilla
Cliente: Alonso Villalpando
The note coffee
¡Le deseamos un excelente día!

Esta vez pareces triste, ¿Por qué? ¿Y la maravillosa sonrisa donde se encuentra? No has ordenado nada. Por eso me tomé el honor de mandarte estás galletas como regalo. ¿Te gusta la vainilla? Bueno, espero hacerte sentir mejor.

A x

Esa nota lo sorprendió demasiado. Su día comenzó a marchar mejor después de haber comido las galletas de vainilla que le regalaron. Pero quería saber quién se estaba tomando el tiempo de mandarle notas y galletas que reparaban su día. Se aclaró que no era cortesía de la cafetería, pues estuvo observando a los demás clientes, y sus pedidos no tenían ninguna nota, y las galletas las pagaban. Decidió preguntar a la muchacha que atendía el mostrador. Ella, con una sonrisa hermosa, le aclaró que las galletas ya estaban pagadas y que las notas sólo eran para el. Alonso se sintió confundido, y le preguntó a la joven ¿Quién hacía eso para él? La muchacha sonrió y dijo: "Ya te dicho demasiado de lo que no debo decir. Pero si quieres saber quien es, te aconsejo contestar las notas. Te aseguro que quien las manda se sorprenderá. ¡Ah! Y que quede como un secreto entre nosotros."

Sin saber claramente porqué, optó por seguir el consejo de la muchacha del café. Y contestó la nota. La joven se emocionó cuando Alonso le dio la nota, y le aseguró que ella se encargaría de que la nota llegará a quien debía.

Gracias por las galletas. Han sido un gesto muy amable de tu parte. En realidad si estoy un poco triste, pero no importa porque la vainilla me hace sentir mejor. Gracias también por las notas anteriores. Quizá ahora pueda devolverte el favor.

Alonso (:

Alonso no sabía qué esperar con claridad. ¿Esto era una clase de juego? ¿Hablar anonimamente con alguien por medio de notas en el café? No lo sabía con exactitud. Pero le agradaba mucho.





*Aclarar que esta historia no es mía, es una adaptación, que espero que les guste.*

The Note Coffee |Alanso|¡Lee esta historia GRATIS!