Capítulo 24| Editado.

7.6K 562 40

Alexander

¿Alguna vez han sentido cómo su corazón se rompía por cada segundo que pasaba?

¿Ese dolor de perder a la persona que quieren?

Pues yo no, hasta ahora. Antes de conocer a la mujer de mi vida, que en este mismo instante está en un quirófano entre la vida y la muerte, jamás había sentido un dolor tan profundo en el pecho, me cuesta respirar y más aun que no puedo dejar de llorar.

Me encuentro sentado en una silla blanca frente a una pared arañada con sangre ¿qué? Decidí no darle importancia, el niño "Soy mejor que tú y lo sabes" entró con Matthew en la sala. Todo aquí es blanco con gris, ni vida tiene.

-Deja de llorar -dijo Caleb.

-Insensible de mierda -dije limpiándome las lágrimas-. Te quiero ver llorando cuando un ser querido tuyo este así.

-No me importa, maricón -dijo burlón.

-Lo mato -intenté lanzarme sobre él pero Matt me frenó-. ¡¡Imbécil!! ¿Es qué acaso no te das cuenta? Gia se está muriendo -comencé a llorar, Matt me abrazó-. Oh Dios, el fin del mundo se acerca Matthew me abrazó.

-Ella va a estar bien -me dijo en el oído, se que probablemente piensen que puede ser gay, todo lo que quieran pero...

-Eres muy esponjoso, me siento protegido -dije.

-¿Qué? -preguntó estupefacto.

-Nada -largue un sollozo de lo más profundo de mi garganta.

Media hora más tarde y nadie sabia de Gia. Me va a dar un paro en cualquier momento, me siento muy mal.

¿Qué voy a hacer sin ella?¿Sin ver sus ojitos grises? ¿Sin escuchar una mala palabra salir de su hermosa boca? ¿Cómo hubiesen sido nuestros mini-Alex y minis-Gia?

No, Alex. Ya la mataste antes de tiempo.

Pensé. Estaba tan perdido en esos pensamientos estúpidos que no me di cuenta de que el doctor salio.

-¡¡¿Cómo está ella?!! -grité levantándome de la silla. Pero al estar jugando con ella me la enrede y caí. Los otros se rieron.

-Se encuentra fuera de peligro, señor ¿Luno? Eh, bueno el punto es que nos llevó un gran susto pero logramos reanimarla. Pero hay una mala noticia señor.

-¿Cual? -pregunte secándome las lágrimas que habían salido de felicidad.

-Está en coma.

-¿Qué? -respondimos los tres asombrados.

-Así es.

-Puedo pasar a verla -volvimos a decir al mismo tiempo-. No, iré yo.

-Lo más probable es que entre primero el señor -me apuntó-. Cuando intentamos reanimarla luego de unos minutos balbuceo algo como "Encuentrenlo"

-¿Saben a lo que se refiere? -preguntó Caleb.

-Lo más probable es que Gia estuvo hablando de su hermano.

-¡¡Señor, señores!! -gritaron los hombres que habían ido a buscar a las matonas.

-¿Qué?

-Los están por quemar vivos -dijo horrorizado.

-¿Qué? ¿A quién? -preguntamos confundidos yo y Matt, Caleb solo reía.

-Solo vengan a ver.

Cuando salimos nos encontramos a todos convertidos en lobos haciendo un ritual.

-¡Maldición! -exclamó el beta.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!