Capítulo 19| Editado.

7.6K 613 40


[Gia]

Caminamos un largo tramo. Todo bosque, no había ni un lago para tomar un poco de agua y Caleb no quería que nos convirtiésemos para no "llamar" la atención.

-¿Por qué me llama? -pregunté de repente.

-No lo se, Fran -contestó Caleb-. Andrés cada mes nos viene a visitar a mí y a mi familia, ya sabes, es el novio de mi hermana.

-Oh, no lo sabía. Pensé que aún no tenía mate.

-Pues lo tiene, aunque fue muy misterioso como lo encontró. Un día normal vino y dijo -este es mi mate, respetarle- y eso fue todo porque subieron a su cuarto.

-¿A dónde fue ese día?

-A una discoteca -paramos de golpe-. ¿Qué?

-¿Cómo qué, qué? A una discoteca -dijo Simón-. Es muy pequeña.

-Es su vida no la mía -contestó molesto.

-Wow, pensé que eras ese tipo de hermano sobre protector -dije.

-Pues no.

-Me gusta -no me culpen, no pensé en lo que decía.

-Ya lo sé  -me acorrala contra un árbol.

-Caleb, suelta -advertí-. ¿No? Bien -le pegué en las canicas de los hombres.

-Auch -dijeron los muchachos.

°°°
-Se puede saber para qué me llamaste -me senté en un sillón.

-Franchesca, que alegría tenerte por aquí.

Rodé los ojos, ¿acaso no sabía qué conmigo el sarcasmo no va viniendo de otro?

-Al punto.

-No pueden estar aquí -habló después de un minuto, estaba enojado, se le notaba muchísimo.

-¿Por qué? -pregunte brusca levantándome.

-Porque Evaristo acaba de romper un pacto. No cumplió, ustedes se van.

-¿Quién te crees que eres para echarme? Evaristo no tiene nada que ver conmigo ni mi manada.

-Mí territorio, mis caprichos.

-Somos amigos, Styles, sabes muy bien que yo no haría nada en tu territorio -avise muy cerca de su cara.

-No me importa, Gia. Quiero que se vayan todos de aquí, sin llevarse ni una sola piedra de recuerdo.

-¿Pero qué...? -me interrumpió.

-Ahora vete, tengo muchas cosas que hacer como para estar ocupado hablando con una niña caprichosa.

-No lo soy -dije segura.

-No me interesa. Vete antes de que venga mi luna y se enoje conmigo. Suficiente tuve el día de tu cumpleaños cuando se entero de que eramos algo en el futuro.

-Pero eso ya paso -seguí hablando muy cerca de su cara-. ¿No?

-¿S-sí? -contestó no muy seguro.

-Listo -hablé sacando el celular-. O me dejas estar aquí de acampar por dos días o esto lo vera tu "Luna".

-Maldita.

-Oh vamos, esto es tu culpa. Yo jamás engañaría a mi mate.

-Está bien -suspiró pesadamente-. Se pueden quedar pero como armen líos se van y no vuelven nunca más ¿entendido?

-Sí, capitán -hice el saludo-. Adiós.

Volví al campamento feliz, nadie puede conmigo ni se mete en lo que quiero.

Cuando llegue al campamento me encontré con la escena que jamás pensé que vería.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!