capítulo 35

3.3K 201 14

Segundo día de competencia, mis madres estaban bastante nerviosas, algo inusual en ellas.
La arena estaba repleta de gente al igual que el día anterior, me he dado cuánta de los guerreros de mi madre dando vuelta por la arena, Octavia de vez en cuando mira hacia la multitud buscando algo.
Calculo que no me han dicho nada para no ponerme nerviosa, pero más nerviosa me pone no saber que pasa a mi alrededor.
Esto va más allá de la conspiración de sacar a mi madre del trono.

Tengo mis sais listo y en mis manos, la luz del sol refleja en ellos, puedo mirarme como si fuera un espejo, observo lo que sucede a mis espalda, Jack esta firme detrás mio, atento, el me mira a través de mi arma y siento su reprimenda en su mirada.
Guardo mis sais en mi espalda, contempló la arena. Mi oponente esta del otro lado observándome, posiblemente este pensando en cómo derrotarme si es así esta pensando lo mismo que yo.
Ha traído otra armadura, .No es misma de ayer, esta es más completa, protege sus piernas.
Una risa se me escapa

- Se ha protegido las piernas por si pensabas atacarlo ahí- me dice Octavia a mi lado.

- Sería idiota de mi parte usar la misma estrategia dos veces- le comentó mientas me apoyo sobre la baranda que esta a mi espalda.

- Cierto, pero tienes otros recursos

- Lo tengo y voy usarlos.- nunca apartó mi vista de la arena, sólo quedamos 4 de nosotros, en un rato más seremos dos para la final de mañana.

El guerrero que me llamo la atención en la presentación de los guerreros para el trono esta parado frente de mi, separados por la gran arena, esta mirándome, estudiándome, un escalofrío corre por mi columna.

Seguro mi pelea final es con el mañana, en su primera pelea mató muy rápido a su oponente, literalmente lo degollo.
Detrás de esa máscara de tranquilidad que de nuestra para todos se que hay un gran asesino enjaulado esperando salir al ataque.

- En que piensas? - pregunta de Octavia me saca de mis pensamientos.

- Que sabemos de ese guerrero y de su tribu- Octavia me sigue con la mirada donde estaba mirando yo.

- No mucho. Viven más allá del hielo. No son de aparecer y es una gran sorpresa que hayan presentado un guerrero para el trono.

- Que más?- quiero saber porque me intriga mucho

- No hay mucho más Kim, que pasa?- la voz de Octavia se volvió más cautelosa

- Quiero que a la hora de que el luche, mandes al mejor guerrero que tengas averiguar algo sobre su tribu.

- Lo haré pero dime porque- ella se apoya a mi lado sacando la vista del guerrero

- No confío simplemente es eso-miró el cielo, el sol estaba elevándose, haciendo llegar la hora de los combates

- En que te basas?

- En sus ojos- mi respuesta es tan sencilla

- Sus ojos? Que tienen sus ojos?-- me pregunta O confusa

- Están muy calmos O-

- Sólo por eso?- Me giró para verla verla la cara

- Dime O. A cuantos guerreros conoces que después de matar a alguien estén muy calmos O mejor dicho conoces algún guerrero que este calmo?

- Buena respuesta. Y seguro que no quieres que tus madres se enteren

Vuelvo a reír

- Como adivinaste lo que te iba a pedir?

- Eres igual a Lexa, Kim.

-No Quiero que se enteren para no poner las en una situación no deseable por mis sospechas.

- Y si tus sospechas son ciertas?

- Entonces ahí les diremos-le guiño un ojo y sacos mis sais para darselos - Vamos que ya es la hora.

Me toca el segundo turno, es una buena oportunidad para ver como pelea el misterioso guerrero.
Se mueve bien, pelean bien, tiene buen equilibrio pero le falta agilidad es duro si te todo su lado derecho Y lo sabe por eso lo cubre bien, no tiene mucha paciencia pero sabe aprovechar el momento justo.
En resumen lo tenía complicado mañana.
Como era de esperarse derribó a su oponente en poco tiempo podría hacerlo hecho más rápido sino hubiera jugado con el.

Mi turno contra el guerrero de la nación del hielo, una lanza de doble punta contra mis sais.
Nuevamente parada en la arena, esta vez mi oponente tiene una madura completa lo que quiere decir que no se va a poder mover mucho, si dos opciones tiene, una queda esperando o dos me ataca, mismas opciones para mi, el decide quedarse quieto y yo decido moverme a su alrededor a una distancia prudente de su lanza camino a su alrededor marcando un circulo.
El va girando sobre sus talones siguiendo me con la mirada, mueve su lanza hacia abajo y lo veo. Veo el punto exacto donde atacar.
Saco mis dos sais, el hace girar la lanza en sus manos antes de tirarla contra mi.
Con mi sai izquierdo lo bloqueó, atrapando su lanza en una de las garras de mi arma. Estaba tan concentrado mirando su lanza atascada que se olvidó de mi segundo sai.
Sus ojos se agrandaron ante la sorpresa de tener mi sai atravesando su garganta.
Cae, pero antes retiro mi sai manchando la arena con su sangre.

Hago una reverencia a mis madres, quienes me sonríen con orgullo. Y me retiro a donde estaba Octavia.

-Guardando energía para mañana? - me pregunta mi hermano.

- La energía para mañana, hermano es lo de menos.- me doy al vuelta para buscar a mi objetivo, el esta observandome- Mañana el más inteligente gana.

- Kim, da me tus amas, hay que limpiarlas - me dice O

- las limpio yo. Gracias. Me voy a mi habitación. Hiciste lo que te pedí hace un momento?

- Ya esta hecho, cuando tenga algo te aviso.

Me dirijo a mi habitación con mi hermano a cuestas. Este es el momento en el cual tengo que pensar realmente que hacer mañana.
Pelear contra un sádico no debe ser nada divertido.

La claridad del sol atraviesa las viejas cortinas de mi habitación, me siento en el suelo frente del ventanal, cierro los ojos y dejó que la tenue luz me bañe.

- Que haces aquí?- mantengo mis ojos cerrados ante la presencia detrás de mi

- Vine a verte- me dice

- Largo. Vete de aquí.

- Kim, vamos.- se va acercando a pasos lento

- Vete Lili, quiero estar sola.

- No.- siento sus manos en mi cuello, corriendo mi pelo, me besa

- Vete Lili, lo digo enserio- me apartó de ella y me pongo de pie. Mirándola

- Pero lo Que tu y ...

- Fue un error Lili. No hay tu y yo- no pretendí sonar dura pero lo he sido.

- Porque?- me pregunta muy triste

- Sabes el porque. Por favor vete
No hagas esto más difícil de lo que es

Lili se dirigió a la puerta, verla así tan triste era mi culpa. Nunca tendría que haberle dado esperanza.

- Suerte mañana Kim- dicho eso desapareció.

- Maldición.

Busco mis sais para limpiarlos, odio verlos manchados de sangre, los limpio tanto que las luces del sol bailan en las hojas.

- Una pelea más Kim y todo abra terminado.

*********************************

- Todo esta listo?

- Si.

- Perfecto. Mañana Polis será nuestro.

-Mañana será la caída de la gran Lex y de su pequeña bastarda.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!