Capitulo 2

75 14 3

  Solamente sabrás cuál es tu límite cuando intentes sobrepasarlo. Si no arriesgas, nunca sabrás lo lejos que puedes llegar.  



Casi al finalizar la clase de historia, el timbre estaba por sonar y fue cuando el profesor dijo:

—Bueno chicos —escucho el leve murmuro del profesor—, para el jueves tienen que hacer un trabajo sobre un evento histórico de su preferencia, es en grupo—. No me gusta trabajar en grupo al menos que sea con Andrea y Logan, ya valí verga, ninguno de mis dos mejores amigos ven esta materia conmigo, ni siquiera los dos idiotas que se la pasan conmigo de vez en cuando están en esta clase. —Los grupos quedan organizados de esta manera —el profesor comenzó a nombrar alumnos y yo divagaba en mi mente, cuando un grito me saca de mis pensamientos.

— ¡AAREN!, ¿está aquí o en otro planeta? —Y como los profesores saben que no me gusta que me griten, solo bastó con que bajara un poco mis lentes oscuros para que el profesor hiciera como si no hubiera pasado nada.

Cobarde. Dígame, profesor.

—Debido a que eres el mejor estudiante que tiene este instituto, y haz rechazado el ser tutor, durante dos años, tu grupo será conformado por Cindy Choy, Chase Lee y tu persona, Aren Yang Lou.

—Fantástico —mascullé.

— ¿Dijiste algo?, bueno no importa, qué casualidad que los tres tienen apellidos chinos. —dijo el profesor mientras daba por terminada la clase.

Acomodé mis cuadernos, mientras me dirigía al lugar del profesor a preguntarle de qué era el trabajo, porque la verdad no le había prestado atención, y de paso preguntarle si no me podía cambiar de grupo o si yo no podía hacer el trabajo individual.

Pero justo cuando iba acercándome al profesor, sentí una presencia que me llamaba a gritos y la luz comenzó a molestarme más de lo normal, un dolor agudo en la cabeza y sentí que la vista se iba cubriendo de un circulo negro. Vi al profesor correr a donde estaba y verlo mover los labios pero no lo podía escuchar, solo podía escuchar a ese hombre o cosa gritar horriblemente, era como si lo estuvieran torturando, luego solo cerré los ojos.

Cuando los abrí de nuevo estaba en ese tan reconocido sueño, otra vez corriendo, intentando llegar a la montaña donde estaba el volcán, pero cuando llegué no había un volcán, sino, no sé cómo explicarlo, era como un agujero de gusano oscuro muy oscuro que se estaba tragando todo, y yo estaba feliz porque por fin la luz no me molestaría más. Pero de la nada sentí la presencia de cinco personas más, cada una emanaba una energía distinta y todas ellas me miraban como si esperaran algo de mí. Cuando me percaté, a mi alrededor había una especie de serpiente dragón, con los ojos llenos de ira y de un color tan negro cono el vacío que se estaba comiendo todo. Esa cosa me hacía sentir poderoso, pero me susurraba cosas horribles, me decía:

—El momento ha llegado, mátalos a todos. Tenemos el poder, no podemos dejar que la luz nos haga retroceder de nuevo, mátalos, sabes que la muerte te gusta tanto o más que a mí.

Cuando de la nada desperté, de un sobresalto, de un horrible sobresalto, me fijé que había dos personas viéndome y una de ellas sostenía mi mano y con la otra un medallón parecido al mío, pero este era con una especie de tigre.

— ¿Qué pasó, Andrea? ¿Qué hacen tú y Logan aquí? —Me sentía desorientado, me dolía la cabeza, me habían quitado los lentes oscuros por lo que la luz me daba aún más migraña. —Pero primero, ¿me podrías pasar mis lentes oscuros?

Andrea soltó y guardó su medallón, mientras me pasaba mis lentes y comenzaba a hablar.

—Aren te desmayaste cuando estabas por salir de la clase de historia, bueno salir exactamente no, el profesor dijo que tenías como intenciones de hablar con él, pero a medio camino comenzaste a caer, y decías que la persona que estaba gritando que se callara, pero no había nadie gritando, según el profesor. Luego de eso te trajeron a la enfermería, cuando Logan y yo salimos de matemática, que por cierto para mí fue un asco, y fuimos a la cafetería y no te encontramos en la mesa de siempre, comenzamos a preguntar por ti, una chica creo que se llama Emily, dijo que ella vio como el profesor Durán te llevaba en brazos a la enfermería.

Ya me comenzaba a acordar. Iba a hablar con el profesor para cambiarme de grupo, para no estar con los dos novatos, y luego la Oscuridad. Pero no se lo puedo contar a nadie, comenzarían a hacer preguntas, que la verdad no quiero responder, así que evadiré el tema como solo yo sé hacerlo y pongo mi mejor cara de póker y digo:

—Ah sí, ya me acorde, aunque no sé porque me desmayé. —Eres el peor mejor amigo por no contarles—. En fin, ya estoy mejor —dije sentándome en la camilla de la enfermería del instituto, y... ¿qué saben ustedes de los chicos nuevos, los que iniciaron este semestre?

Logan me mira con esa mirada que dice ¿Qué ocultas? Pero no comenta nada, en cambio Andrea me dice:

—Bueno, este año entraron seis estudiantes nuevos, dos de ellos estaban en matemática conmigo, se sentaron al lado mío, eran una chica rubia, ojos café y un chico, que debo decir estaba como tú, o sea tenía el cuerpazo con una cara que uff...

Antes de que yo la interrumpiera, Logan se me adelanta.

—Ya pues, creo que se te mojaron las bragas. Aren, conmigo en Química avanzada estaban dos chicas, creo que una se llama Agnetha y la otra Nathaly. La que se llama Agnetha es de ojos ámbar y el cabello castaño le llega hasta la espalda baja, y la otra, Nathaly, es de tez bronceada con ojos verdes y el cabello ondulado de un color que es como un lila. Había otros dos en el cafetín, pero no me fijé bien.

—Yo sí, les digo, tuve una pequeña diferencia con el muchacho, creo que se llama Carlos, no, era algo así como chan, no, ya me acordé el muchacho se llama Chase, es moreno, cabello ondulado y ojos como azul, algo musculoso y la chica es Cindy, cabello rojo, tez clara, ojos ámbar. Ella me dijo que eran transferidos de China. Claro, me dijo eso, antes de que lanzara al fulano Chase a dos puestos de distancia de mi asiento. Saben que no soporto a los novatos, mucho menos que estos se sienten en mi lugar. —Me sentía pésimo por no decirles lo que escuché que dijo la tal Cindy, pero no veía motivo para preocuparlos por eso, mis problemas son míos y yo veo como los resuelvo.

Logan me dio unas palmadas en la espalda mientras Andrea me felicitaba.

—Esa es la actitud, no puedes dejar que cualquiera venga y se siente en nuestros puestos designados, pero son nuevos, debiste haberles advertido antes de entrar en acción, porque conociéndote como te conozco, comenzaste a pelear sin decirles que ese lugar es exclusivo.

—Algo así. Ella me preguntó que cómo estaba y yo le dije que molesto porque dos novatos estaban en mi lugar, y el tal Chase, se paró con intenciones de darme un golpe en la cara. Pero saben que nuestros padres insistieron en que fuéramos en todas esa clases de lucha y defensa personal, solo le agarré el antebrazo a centímetros de mi cara y luego solo lo revoleé a la parte de atrás. Él quería seguir peleando pero la chica lo detuvo.

Andrea y Logan me miraron como diciendo sé que no nos estás contando todo. Logan fue el que habló.

—Por lo menos saben que ahora no se pueden meter con ninguno de nosotros, si no quieren terminar en el piso.

Lo miré que mi cara de póker (o sea mi cara de siempre, que usaba para no demostrar emociones).

—Sabes que opino que la violencia se utiliza como último método y solo para defenderse no para atacar.

—Sí, sí lo que digas, pero...

Cuando iba a seguir hablando, la enfermera del instituto pasó por la puerta, me miró sentado con mis lentes oscuros puestos y puso mala cara.

—Usted jovencito debería estar acostado, pero al parecer ya se siente mejor, solo déjeme revisar su presión y luego puede salir a su almuerzo, y ustedes dos —dijo señalando a Andrea y a Logan—, me hacen el favor y se me retiran mientras yo examino a Aren.

Mientras la enfermera empezaba a revisarme todo menos los ojos, por razones obvias, yo estaba en mi mundo sacando cuentas, este año entraron seis alumnos nuevos y hay dos en cada clase de cada uno de mis mejores amigos, además está el comentario de Cindy, algo me dice que ellos no están aquí para ver clases, están aquí para vigilarnos, pero la pregunta es ¿por qué?

Tendré que conocer a los otros cuatros para hacerme una idea. Ya sé que haré el resto de las clases.


Orígenes: Hijo De La Oscuridad ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora