Narra Zayn.

Durante el trayecto no hubo cruce de palabras, pero no me molestaba, el solo hecho de tenerla aquí conmigo hace que me sienta vivo. Cuando estamos en Stanhope St le pregunto:

"Te estás quedando con Jenna no?"- me dirijo hacía ella.

"Si, pero ahora ella vive en Bayham St"- me dice con la mirada fija en el camino. El sol se está ocultando, lo que quiere decir que son alrededor de las siete.

"Ohh"- es lo único que digo antes de doblar a la derecha.

"Tu me guías"- le digo y ella solo asiente. Brenna se encarga de decirme donde queda la casa de Jenna y una vez delante de la hermosa nueva casa de la hermana de Brenna, apago el motor del coche y miro a Brenna; antes de que ella pueda salir me apresuro para hacerlo yo primero y de esa manera abrir la puerta para ella.

"Gracias"- musita acomodando su bolso.

"No es nada"- digo. Ella hace ademán para irse pero yo la detengo. Brenna se da la vuelta quedando frente a mi, me acerco sigilosamente y la miro, tratando de guardar la imagen de su belleza, como no se si ella volverá a irse, como no se si esta es la última vez que la veré, por lo que decido contemplar cada parte de su esbelto cuerpo ahora que puedo.

"Me das un último beso?"- le pido sin pensarlo. No se si volveré a sentir el cosquilleo de sus labios acariciando los míos, ahora que puedo, tengo que aprovechar la mas mínima oportunidad.

Sin que me lo espere ella sujeta mi rostro con sus pequeñas manos y me besa, es increíble la forma tan dulce y sensual que ella tiene para besarme, es como si ambos quisiéramos recordar esto para siempre, un beso que ambos necesitábamos.

"No puedo creer que estés aquí"- le digo juntando nuestras frentes.

"Te amo"- dice aún con los ojos cerrados.

"Yo más princesa, yo más"- le digo acariciando su mejilla con mi pulgar, ella se aparta y se va dejándome solo, y con un millar de sentimientos.

Suspiro y finalmente me marcho.

Sin darme cuenta estoy conduciendo al cementerio, me detengo a comprar orquídeas moradas, las favoritas de mamá. Aparco el coche en el estacionamiento, está a punto de anochecer y no es bueno andar por aquí de noche, pero siento que debo hacerlo. Camino a paso rápido hasta la tumba de mi madre y me arrodillo frente a ella.

"Hola mamá, te traje tus flores favoritas"- susurro.

"Se que no vengo muy a menudo a verte y lo siento, pero es que he estado muy mal en estos días, hoy me recuperé un poco, vi a Brenna después de todo un año sin saber nada de ella, sigue igual de hermosa, lo único que se ha perdido es el brillo de sus ojos, pero eso es por mi culpa, le hice daño y me arrepiento de ello"- las lágrimas se avecinan.

"Me dijiste que no la dejara ir, pero ya era tarde mamá, ella ya no era parte de mi vida, se había ido, luego te fuiste tu y me dejaste completamente destrozado, no sabes como quisiera volver el tiempo atrás y hacer lo que sea para salvarte, aún así yo tuviera que morir, quisiera remediar los errores del pasado, pero si pudiéramos volver al pasado y cambiar los errores creo que le mundo no estaría en un guerra constante, hubiera paz"- digo con un nudo en la garganta, esto duele mas de lo que pensé.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!