Capitulo 40.

66 1 0

Luego de eso, no sabía exactamente qué hacer: todos estaban entretenidos conociendo e interactuando con gente, Harry ya había saludado a medio boliche, y no sabía dónde se habían metido Danielle y Liam; me sentía un poco perdida. Sin embargo, mis pensamientos matutinos no iban a dejar que yo pase una mala noche, así que lo tomo a Harry del brazo y, medio entre gritos, le digo:

-Buscaré tragos. ¡No te vayas muy lejos!

Él se ríe y me dijo algo que no logré entender. Me dirijo hacia una barra, pido dos tragos que se me ocurrieron en el momento, y un chico realmente lindo se me acerca.

-¿Vodka?-pregunta viendo los vasos en mis manos.

-¿Qué mejor?-respondo embobada, mirando sus hermosos rasgos faciales.

-¡Me gusta tu actitud!-dice sonriendo satisfactoriamente.- Ten mi número.-termina de decir, y me da un papel con un número escrito.- ¿Cómo te llamas?

No pude responder porque sentí que era demasiado apuesto como para que esté hablando conmigo. Me quedé mirando fijo sus ojos color miel, y justo ahí pasa un fotógrafo por delante nuestro, así que con un movimiento rápido nos tomamos la foto.

-¡Te veo luego persona sin nombre!-grita mientras se aleja.

Así paso con varias personas: me hablaban y nos tomábamos fotografías, compartíamos tragos; era divertido eso de que les “guste” conocerme, ya que algunos enserio estaban muy interesados. Seguramente Harry también tenía un millón de pretendientes a su alrededor, pero en ese momento sentí que no me importaba.

Luego de hablar con una modelo morena y compartir tragos, me di cuenta de que hacia media hora le había dicho a Harry que iba a buscar bebidas. Algo preocupada y pasada de copas, vuelvo hacia el lugar de la pista dónde le había dicho a Harry que se quede, y, para mi suerte, aún seguía ahí. Estaba rodeado de varias personas, chicas y chicos, incluidos Danielle y Liam; parecía muy divertido. Apenas me vio me presentó con los demás que yo no conocía entre gritos (aparentemente no se había dado cuenta de que había pasado media hora desde nuestro último encuentro, estaba más pasado de copas que yo), le di el trago (que en realidad era el de la chica morena) y empezamos a bailar. Bueno, en realidad no sé si bailar exactamente, solo movernos y reír un rato.

Así el tiempo pasó: Harry estaba cada vez más borracho, y me daba cuenta de que era algo que no podía controlar. Yo, en cambio, no lo estaba tanto, aunque no estaba muy segura; me sentía consiente y a la vez no, pero era divertido.

En un momento, vuelvo a la barra a pedir otros tragos, y pierdo de vista a Harry y a los demás. Aun manteniendo el espíritu de la fiesta, voy hacia la escalera, dónde nos encontraríamos si yo me perdía. Sin embargo, sabía que no irían allí, era obvio; por lo tanto, no los vi. Con un pensamiento rápido, subo la escalera, disimulada, como si estuviera invitada a subir; y cuando llego al final de ésta para abrir la puerta, me encuentro con un guardaespaldas no muy agradable.

-Si no tienes pase, no entrarás.-dice serio, poniendo una mano en frente de mí.

-¿Y quién es usted para decirme eso?-contesto arriesgada, quitando su mano de enfrente mío.-Mis amigos están arriba, déjeme pasar.

-¿Con quién viniste?-pregunta suspirando.

-Danielle Peazer, Harr…

-¿Y qué me hace saber que eres amiga de ellos?-Me pregunta intentando desafiarme. Estoy por dar el mejor suspiro de mi vida para contestarle cualquier barbaridad, cuando aparece Harry por la puerta.

-Heeeey-dice un poco tambaleante, empujando con gracia al guardaespaldas.-Ella está conmigo, muchacho.

Él lo mira un poco desconcertado, pero finalmente me deja pasar. Cuando entro,  puedo ver que el sector vip es como yo me imaginé que era: solo una pequeña habitación cuadrada con otro estilo de música, menos gente, una sola barra de tragos y sin fotógrafos; algo más privado.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!