Capitulo 37.

68 1 0

Me despedí de ella al ver que casi era la hora de verme con Niall. Cuando me fui, seguía afligida y bastante pálida, pero yo tenía un peso menos encima; y eso me hacía muy bien. Una vez que me crucé a Starbucks, me siento en una mesa redonda y alta, con banquetas de madera de la misma estatura. Hago los pedidos, ya que sé que es lo que a Niall le gusta: chocolate caliente y una galleta de chocolate con chips. Diez minutos pasados las tres, por fin llega.

-Perdón por la tardanza, Sam.-dice agitado, mientras me choca su mano y luego chocamos con un puño, señal de que ese es nuestro saludo.-Es difícil movilizarme, ya sabes…

-No hay problema.-digo con una sonrisa.-Tengo muchas noticias para…

-¡Pediste chocolate caliente!-me interrumpe dándole un sorbo al chocolate.-Bien, comienza ya.

Y ahí empecé mi relato: primero le conté sobre la carta. Creo que se sorprendió mucho, no esperaba las grandes sorpresas que ésta contenía.

-Sabes…-empieza a decir, suspirando.-Creo que apenas puedas, debes hablar con este Smith. Él sabrá decirte dónde está tu papá ahora.

-Sí, pero aún no lo encontré en el colegio.-hago una pequeña pausa, y tomo un largo sorbo de chocolate.

-No importa, ya lo encontrarás. Y quizás tampoco tuviste que haberle dicho todo eso a tu mamá, Sam.-Agrega.- Para ella fue muy difícil, y no lo hizo apropósito.

-Niall, gracias a ella ahora no conozco a mi papá. Pero no me enfadé tanto.-Me apresuro en agregar, viendo su cara de indignación ante mi respuesta.

-Es culpa de los dos: Brenda y Dan. No creas que tu mamá pensaba que lo que hacía estaba  bien, simplemente lo hizo pensando en ti.

-Puede ser.-respondo poco convencida.- ¿Dices que debo abrir las cartas que antes me mandaba mi padre?

-Claro que debes.-responde decidido.- Eso te ayudaré aún más a conocerlo, ¿no crees?

-Sí, pero si encuentro algo que no quiero saber…

-Vamos Sam, no me digas que ahora tienes miedo de encontrar alguna revelación.

Yo reí ante su respuesta. Sentía que con él el tema no era tan difícil y triste de hablar, al contrario, era mucho más fácil y fluido. En unos pocos segundos, decidí que iba a abrir las cartas que Dan me enviaba, quería enfrentar la realidad olvidando que paso en el pasado.

Cuando terminamos de hablar de ese tema, le conté sobre mi encuentro con Harry, su ruptura con Taylor y sobre nuestra salida de hoy.

-Esto es genial.-dice Niall cuando terminé de explicar, sus ojos brillaban de emoción. Agarró mi galleta (ya no sabía que más comer) y continuó-: Harry nos contó todo. Según él, terminó con Taylor porque ya era demasiada actuación, y también mucha presión. Por fin logró entenderlo, ¿no? Todos nos alegramos mucho, y cuando dijo que te invitó a salir… Imagina nuestras reacciones.

-Reí ante ese pensamiento: ellos gritando y saltando arriba de Harry.-Me las imagino muy bien.-respondo aun sonriendo.

-De todos modos, intenta no hacerte ilusiones, Sam. No sabes que pasará. Aunque…-dice desviando la mirada, misterioso.- ¡Amaría que tú y Harry estén juntos! ¡Sería mi sueño!-grita levantando los brazos.

-Largo una carcajada, y le agarro los brazos por encima de la mesa para que los baje.-Shh, baja la voz.-digo aún entre risas.-No estoy ilusionada.

-Claro que lo estás.-contesta él arqueando una ceja.

-Cállate Niall.-digo bromeando, y le doy un empujoncito.

Cuando terminamos de hablar de mí, empezamos a hablar sobre él. Me contó que la gira “Take Me Home” empezaría dentro de un mes, el 1º de septiembre, el mismo día que empiezo Cambridge si es que entro. ¿Alguna otra casualidad? Luego me explicó sobre su viaje a África: lo harían en medio del tour, alrededor de noviembre. Por supuesto que me alegre por ellos, eran unos grandes artistas y muy bondadosos; pero no pude ocultar mi depresión por no poder verlos por muchos meses.

-Hey Sam,-dice Niall intentando animarme, palmeándome la cara.- nos mantendremos en contacto, hablaremos por Skype. No nos olvidaremos de ti, y más vale que tú tampoco de nosotros.

-Nunca me olvidaría de ustedes, son mis mejores amigos.-digo con una sonrisa, y Niall hace lo mismo. Nos separamos un poco y él mira su celular. Luego dice:

-Debo irme.-dice mientras mandaba un mensaje-Tenemos que grabar un par de…

-¡Espera!- lo interrumpo. Acababa de acordarme de una última pero importante cosa.- Le doy clases a una niña, Stephanie, que es Directioner y quiere conocerlos.

-¡Claro que sí!-responde Niall, animado.- Podemos verla en tu departamento y estar todo el día con ella, más tranquilos. ¿Qué dices?

-Le encantará.-respondo con una sonrisa.

-Bien, ¿vamos? Tengo el auto, te llevo.

Niall pagó nuestra cuenta (no me dejo pagar ni un centavo) y dejamos el lugar. Cuando estacionó en frente del departamento y antes de que me baje, me dice:

-Suerte hoy en la noche. Y no bebas, pórtate bien.

-Reí.-Lo haré, créeme. Gracias por todo, Niall.-termino de decir y lo abrazo.

Cuando subí por el ascensor y entré en el departamento, vi en mi reloj que era muy temprano; ¿y qué mejor que dormir una siesta? Me acosté tranquilamente en el sillón y me desmayo del cansancio.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!