Capitulo 33.

71 1 0

Lloré durante toda la carta. No podía calmar mis lágrimas, todo lo que ahí decía era muy fuerte. Me relajo un poco, e intento entender un poco lo que intentaba decirme: primero que nada, durante todo este tiempo en el colegio estuve en frente de mi tío, Smith Woompert. Por eso tenía tanto interés en mí, por qué me reconoció de alguna forma y supo que yo era su sobrina. Quiero hablar con él, después de todo es lo más cercano a Dan que tengo. Luego, mi descarado padre abandono a mi mamá, y haciendo eso me abandono a mí: fue y es un asco de persona. Sin embargo, él había vuelto por mí luego de un tiempo, él quería conocerme. No culpo a mi madre por querer haberlo matado (yo hubiera hecho lo mismo), pero sí hizo mal en no mostrarme las cartas; y eso me enojaba. Eso era un tema entre mi padre y yo, y ella no tenía por qué entrometerse. Si Brenda me las hubiera entregado antes, quizás yo ya hubiera conocido a Dan; y eso hacía que me llene de furia. Me daba a entender que ella solo quería protegerme, pero lo hizo de una manera incorrecta. Ahora entendía todo… Entendía que por estas razones ella nunca quería hablar ni recordar temas sobre Dan, porque le rompió el poco corazón que intentaba ser feliz de Brenda. ¿Conocerlo? Ahora que sabía cómo habían sido las cosas, sentía cierta curiosidad por querer encontrarme con él, por poder darle ese abrazo que nunca tuvimos. Pero sabía que eso iba a ser difícil. Y, por sobre todas las cosas, quería decirle todo esto a mi mamá.

Siendo fuerte y enfrentando la realidad, me dedico a completar la extensa hoja con los datos de Cambridge. Con el pequeño papel que había dentro del sobre me alcanza y me sobra, lo cual me produjo un alivio.

Me cambió de ropa, me pongo algo más formal, y salgo directo a Cambridge. Quería entregar cuanto antes la ficha, rendir el examen y empezar a estudiar. Era lo que más quería, y lo que había desencadenado tantos misterios en mi vida.

Una vez dentro de Cambridge, me acerco a la recepción como la primera vez; y me atendió la misma mujer que antes.

-Buen día, ¿con que ha vuelto?-dice con su perfil altanero.

-Sí, aquí está la planilla-respondo firme, dejando la ficha sobre el mostrador.- ¿Cuándo es el examen de ingreso?

-Es en solo una semana, el 4 de agosto a las 11.30 de la mañana.-responde la mujer, aún más seria que antes.-Y si lo apruebas, las clases comienzan el 1º de septiembre.

-Bien, nos veremos en agosto entonces. Gracias.-respondo seria pero amable.

-Oh.-exclama la mujer mientras se agacha para buscar un papel.-No somos tan agrios, aquí tienes un resumen sobre lo que debes estudiar. Espero que te sirva.

-Muchas gracias.-digo mientras lo tomo y me voy.

La señora quería imponer un perfil educado y extremadamente serio, pero en el fondo solo quería ayudarme; lo cual me hizo sentir más tranquila. Mientras me dirijo a la puerta, examinó las hojas y eran alrededor de 20. No era exactamente un resumen, pero era poco a comparación de lo que debería estudiar después. Finalmente dejo el edificio, y no encuentro mejor lugar para ir que la plaza a la cuál siempre voy. Me siento en el banco de siempre, el cual está en el medio de la concurrida plaza, y me encuentro con que también hay mucha gente. ¿Qué mejor que ir al “hueco” de Harry y mío? Esta vez no esperaba encontrarlo, porque cuando deseo algo nunca pasa, siempre suceden cuando no lo espero. Además, quería estar un rato sola. Sin embargo, ahí estaba él de nuevo.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!