Capitulo 22.

70 1 0

La clase había terminado, ya estaba libre. Salí a la calle y respire el hermoso aire puro y frío de Londres. Decidí caminar, ya que me encanta, y además el día estaba muy soleado: raro en Londres, ya que siempre está lloviendo. Caminé unos 10 minutos, absorta escuchando música con mis auriculares, cuando Zayn paso corriendo como un rayo a mi lado. No tenía ropa deportiva, creo que escapaba de algo…

-¡¡Zayn!!

-¡Sam!-exclamó agitado, volviendo hacia mí, mientras intentaba descansar apoyándose en mis hombros.-Las fans me persiguen… Y perdí a los chicos…-prosiguió jadeando.

-Reí a carcajadas.- ¿Y por qué no…?-empecé a decir calmada, pero vi venir a una masa de personas gritando histéricamente y, con un rápido movimiento, tomé a Zayn del brazo.- ¡Corre!-grité mientras lo tironeaba para que corra.

Corrimos lo más rápido que pudimos: Zayn tropezó con sus propios pies y no podía levantarse de la manera en que reíamos, yo casi me choco con un poste de luz; un desastre total. Finalmente logré visualizar un pequeño hueco que había entre un local de ropa y la librería del colegio, que estaba en penumbra. Nos metimos ahí rápidamente, vimos a las fans pasar totalmente alteradas, nos apoyamos contra la pared, exhaustos, y nos echamos a reír como nunca. Fueron ese tipo de risas y carcajadas que te hacen doler la panza, de las que empiezas a golpear todo porque no puedes parar. Mientras intentábamos reponer algo de aire y parar de reír, suena el teléfono de Zayn. Él aún estaba riendo y no podía atender, así que sacó su teléfono y se lo quité de las manos.

-Ho… Hola.-intenté contestar en medio de las carcajdas.

-¿Zayn?-preguntó Liam, preocupado.- ¿Dónde te metiste? ¿Cuántas veces te dije que no te separes de nosotros? Paul va a matarnos. ¿Zayn? ¿Estás ahí?

-Liam,-dije mientras me calmaba un poco y respiraba hondo.- soy Sam.

Estoy con Zayn.

-¿Sam?-Se escuchó que preguntaron en el fondo con voz totalmente ronca, era Harry.

-¡¡Sam!!-me regañó Liam.- ¿En que se metieron? ¿Dónde están?

Como pude le explique donde estábamos, era difícil describir un hueco entremedio de dos locales. Colgué y le devolví el celular a Zayn, que se había sentado y ya había logrado controlarse. Me senté a su lado a esperar a los chicos, mientras él me explicaba cómo había llegado a correr desesperadamente.

-Cuando recién terminábamos la entrevista en la radio BBC1,-empezó.- fuimos al bar que hay en frente a tomar algo, ya sabes. Luego teníamos una firma de autógrafos (aún la tenemos) en el museo de Artes y Esculturas de Londres. Louis propuso ir caminando, sabes cómo es él… Cuestión que tuvimos que escapar de Paul, y apenas salimos a la esquina las fans nos vieron y nos empezaron a correr. En medio del alboroto me perdí…

-Su vida sí que es estresante.-dije en forma sarcástica, sonriendo.

-Claro que lo es.-responde Zayn dándome un empujoncito en el hombro.-Es más, ahora tendré que soportar las protestas de Liam.

Justo ahí llegó una camioneta negra: Paul bajo inmediatamente con aire de enojado, y los chicos lo siguieron bastante divertidos.

-¿Cómo se les ocurre hacer esto?-empezó a decir Paul, una vez que Zayn se había levantado y, unido con los chicos, formaban un circulo alrededor de Paul.-Algún día van a terminar conmigo y no tendrán a nadie que los soporte.-prosiguió sin notar que yo estaba allí.

-Te comprendo Paul, no son fáciles de llevar.-digo apareciendo entre Niall y Louis.- Puedo darte clases de terapia, si quieres.

-Oh mi dios.-contestó Paul sorprendido, con los ojos muy abiertos. Todos rieron ante mi respuesta y ante lo vergonzoso que se puso Paul por ser tan despistado, ya que regañaba a los chicos por eso y él era exactamente igual.-Lo siento…

-Sam.-digo completando su oración y le tiendo una mano.

-Un placer, soy el loco manager de esta banda que no me deja en paz.-terminó de decir con una sonrisa y estrechando mi mano.-Lamento tener que irnos, pero llegarán tarde…

-Está bien, sigan con lo suyo.-lo interrumpo.

-Ven Sam, te llevamos.-dijo Niall.

-Claro que no, llegaran tarde.

-Te llamaremos, Sam.-dice Louis y me choca la mano.

-Adiós chicos.

Seguido a eso, se subieron a la camioneta y se fueron. De verdad iban a llegar tarde y yo no quiere retrasarlos en nada. Harry no me dijo nada y creo que con suerte solo me miró. Empecé a caminar de nuevo en mi dirección y la camioneta negra desapareció.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!