Capitulo 17.

80 1 0

-Gracias, Harry.-respondo casi sollozando.-Muero de…

-Hambre.-me interrumpe sonriendo.-Bajemos y comamos algo, ¿qué dices?

Bajamos juntos del auto, Harry me abrazó por un costado para taparme de la lluvia; y otra sonrisa salió de mí sin explicación. Cuando por fin entramos al desordenado departamento sentí un calor que hizo que me sintiera mejor. Empecé a sacarme los buzos y camperas que tenía puesto, hasta quedar con solo un buzo de tela fina. Fue ahí cuando me di cuenta de que el frío y la tensión habían hecho que me baje la presión. Harry se dirigió a la cocina y empezó a preparar chocolate caliente; era un olor inconfundible. Aparentemente no había nadie, y que Louis no estaba. Me siento en el sillón, aliviada de poder estar cómoda, y suelto un largo suspiro. Sentía que el cuerpo me pesaba. En eso, saco mi IPod y entro a Twitter. Me actualicé un poco con las noticias, mi dedo bajaba y subía sobre inicio, mientras miraba pero sin ver. Aburrida, voy a mi conecta y allí veo cosas que me dejaron sin palabras: eran fotos mías y de los chicos en el auto, saliendo del partido de fútbol, mi foto con Harry abrazados de hasta hace unos momentos; y todo eso acompañado por insultos. Cada vez que leía más y más, solo lograba sentirme peor. Lo único bueno que vi fue que una chica, que en su biografía decía ser directioner, twitteo: “Que este con los chicos no quiere decir que sea put*, respeten”. Fue algo que me pareció increíble, ya que, entre millones de personas, solo una diga algo bueno. ¿Qué estaba pasando? Justo ahí Harry sale del baño, así que guardo rápido el IPod y sigo como si nada pasara. Estuve distraía durante toda conversación que entablamos con Harry, y él lo noto.

-¡Sam!-dijo palmeando mi mejilla, haciendo que me sobresaltara.- ¿Me estas escuchando al menos?

-Lo siento.-dije mientras le daba un sorbo al chocolate, intentando disimular.-Estoy muy distraída.

-Sí, lo noté.-dijo con un dejo de preocupación en la voz.- ¿En qué pensabas?

-Nada importante.-respondo intentando alivianar la situación.

-No te creo.-dijo desafiante.

Sé que no iba a lograr nada contándole sobre los insultos, pero quizás le interesaba saber y hacer algo. ¿O eso significaba meterlo en líos? ¿De quién  el problema en realidad? Estaba confundida, y decidí, en una fracción de segundo, que tenía que decirle.

-Sabes…-empiezo a decir, dejando la taza en la mesita.-Muchas personas me estuvieron insultando por Twitter. No sé qué hice o…

-No me sorprende Sam.-me interrumpió totalmente natural, como si me estuviera diciendo que todo eso es muy normal en su vida.

-¿Perdón?-contesto poniéndome furiosa.

-Que no es raro que te insulten…-Hace una pequeña pausa.-Quiero decir… Todas las chicas que están con nosotros son insultadas.

-¿Y así es como reaccionas?-digo intentando mantener la calma.

-Sam, no puedo insultar yo a las fans.-responde alarmado, viendo como mi cara se tornaba bordo.-Además, siempre pasa, y te acostumbras a…

-¿Me estás hablando en serio, Harry?-lo interrumpo totalmente enfadada, mientras me levanto.-Si esas chicas son tus “fans”,-digo haciendo comillas con los dedos- déjame decirte que en realidad no lo son, porque ellas te apoyarían hagas lo que hagas. ¡Y que a ti no te afecte no quiere decir a los demás tampoco! ¡Y no te estoy diciendo que las insultes, sino que me ayudes a no sentirme una basura!

-¡Sam, no eres una basura y me entendiste mal!-responde él igual de enojado que yo, también de pie.- ¡Además, parece que no puedo hacer ni decir nada cuando estás conmigo! ¡Es mi opinión y te estoy siendo sincero!

-¡No es eso!-respondo aún más enfadada.- ¡Y no estás siendo sincero conmigo! ¡Siempre te tomas todo con calma, parece que nada te importa, todo te da igual!

-¿Piensas que si no me importaras no te hubiera ido a buscar hoy al hospital, Sam?-dice Harry con la voz lenta y pausada, fulminándome con la mirada.- ¿O no te hubiera pedido perdón por lo que paso el otro día? ¿Por qué no piensas un poco más en las cosas antes de hablar?

Me quedé callada, mirándolo fijo. Harry tenía razón, en realidad si le importaba. Pero el caso era que reaccionó como si nada ante algo que me hacía mal, y eso me molestaba muchísimo. No quería pelear, y más cuando una hora antes lo necesitaba más que nunca y el acorrió a mí.

-Creo que es hora de que me vaya.-digo luego de una pausa de enfrentar miradas. Empecé a juntar mis cosas.-No quiero discutir contigo.

-¿Así enfrentas los problemas?-contesta.- ¿Solo te vas?

-Por ahora es lo que mejor se hacer.-respondo con los ojos llenos de lágrimas.- Gracias por ir a buscarme hoy de todos modos.-Y rápidamente dejo la habitación cerrando la puerta de un portazo. Escuché un: “¡Maldición!” seguido de un golpe, y eso hizo que me sintiera peor; estaba lastimando a Harry de algún modo. Cruce la calle corriendo, la lluvia ya había pasado, pero el frío aún consistía. Me senté en un banco de la plaza de enfrente y lloré con todas mis fuerzas.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!