Capitulo 5.

91 1 0

Cuando estábamos a una cuadra del departamento, le indiqué a Harry donde frenar, y así lo hizo.

-Bajo las bolsas y vuelvo, no vayan a querer irse.-digo bromeando golpeando a Louis en el hombro, y finalmente bajo, pasando por arriba de Zayn.

Me dirigí al baúl, lo abrí y saqué las bolsas. Apenas cierro la tapa, Harry aparece detrás de mí haciendo que me asuste.

-¡Harry!-exclamo mientras me llevo la mano libre al pecho-Me asustaste.

-Lo siento.-dice mientras sonríe hacia abajo- ¿Te ayudo? No creo que puedas tu sola.

-El hecho de que él se tome el tiempo de ofrecerme ayuda hizo que mi estómago diera un pequeño salto, como si hubiera subido y bajado una escalera de repente, y estaba segura de que mi mirada se había alumbrado.-Claro.-contesté sonriendo y le entregué algunas bolsas.

Seguido a eso, entramos al edificio y llamé al ascensor. Harry me miro preocupado, con la mirada tensa.

-¿Pasó algo?-pregunté girando mi cabeza para verlo.

-No, solo que… Le tengo miedo a los ascensores.-dijo avergonzado mientras se tapaba la cara con las manos.

-Reí y le di un pequeño empujoncito, por lo cual él se quitó las manos de la cara-Ven, vamos por las escaleras.-Él me sonrío.

Subimos las escaleras que había a un lado del ascensor; fue bastante dificultoso con todas las bolsas, pero Harry se mostró bastante aliviado, muy aliviado diría yo.

Llegamos a la puerta 45, abrí y lo hice pasar. En realidad, entro él solo, aparentemente, no era nada tímido. Acomodamos un poco las bolsas en la mesa del comedor, y a los cinco minutos ya estábamos bajando de nuevo las escaleras. Había cierto silencio incómodo, y decidí romper con él antes de que realmente se convirtiera en una situación que nadie quiere experimentar.

-¿Y por qué te asustan los ascensores?

-Claramente las mejillas de Harry se estaban tornando cada vez un poco más rojas, pero lo supo disimular muy bien.-No lo sé.-contesta entre risas.-Nunca me gustaron.

Yo solo sonreí incrédulamente, y subimos al auto. Al rato, llegamos a un bar cerca de allí. Tenía paredes vidriadas y una increíble vista al “Big Ben”. Por dentro tenía muchas mesas redondas, y en el centro una barra que exhibía diferentes bebidas. Era un lugar espectacular.

Al entrar, ya había cuatro chicas sentadas en una mesa junto a la gran pared vidriada. Una tenía el pelo fucsia potente con ojos celestes, muy bonita, y la reconocí de inmediato. Era una integrante de Little Mix, Perrie, una banda de chicas que había surgido del programa “The x Factor”, su música era muy buena. Luego vi una muchacha llena de rulos color castaño, y otra con solo algunas ondas morochas. Ambas daban la impresión de ser muy finas. Por último, una rubia con pelo lacio y flequillo recto, de ojos claros y muy delgada. También era muy bonita. Estaba mirando su celular, distraída, sin hablarse con las otras tres.

Automáticamente me sentí un poco opacada. Al ver que todas estaban tan arregladas, bien vestidas, y reprendían un aroma a educación y finalidad, un pequeño nudo se formó en mi estómago.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!