Fruncio El Ceño.

2.5K 183 174

Percy.

Me encontraba otra vez en la puerta de la cabaña de los hijos de Hades, traía un ramo de rosas negras en la mano, obvio el color favorito de Nico.

Estaba esperando la señal de Annabeth para que nadie me vea dejando las flores, estaba muy nervioso, era el séptimo en esta semana, pero aún se sentía como si fuera el primero.

Desde que llegó el nunca he visto que haga un solo gesto más que fruncir el ceño a la comida y la verdad para mí eso es bonito, aún... ¿qué es eso?... ¿Qué carajos hace Annabeth?... Ohh la señal.

Tire las rosas y toque la puerta, salí corriendo y me metí a un arbusto que estaba cerca de la cabaña.

-todo un héroe hehe sesos de alga- me sobresalté, Annabeth estaba a mi lado -hay sale- voltee.

Nico se veía hermoso con su pelo negro despeinado, sus ojos negros brillando, su chamarra y pantalones negro, todo de negro, solo traían una sudadera blanca que apenas y se diferenciaba. Estaba mirando a todos lados y hasta que bajo su vista, vio las Rosas

¡¡¡Que sonría!!! ¡¡¡Qué sonría!!! Me repetía, ¿Fruncio Ceño?, ¡Le Fruncio el ceño a algo que no es la comida! ¡¡Este es el día más feliz de mi corta y peligrosa vida!!

Se metió a su cabaña, ¡si le gusto!

-¡¡Lo viste, viste su expresión!!- Le grite a Annabeth mientras salíamos cuidadosos de los arbustos.

-yo lo vi igual- levanto los hombros -No entiendo lo que le vez-

-lo que tú le vez a Will Solance- rete y ella me fulminó con la mirada -Solo que Nico es mucho mejor-trate de mejorar las cosas antes de que muriera sin ser amado o mejor dicho correspondido, pero no funcionó. Corre Percy corre.

Sonreí y ella rodó los ojos.

-Solo es un amigo.- enfatizó Annabeth la ultima palabra -Bueno me voy iré a ver qué tanto a avanzado en el conocimiento de medicinas- Annabeth se marchó sin más y decidí meterme a la Cabaña para pensar. Obviamente no en Nico, no.

Nico.

¡Percy! ¡Percy Jackson! Desde que he llegado a este lugar, todos hablan de él, eso me molestaba antes, pero ahora lo veo como alguien normal. Ningún semidiós puede ser normal, ¡ya lo sé, no critiquen!

Él es muy guapo, tiene unos bellos ojos que podría jurar que en vez de pupilas tiene el mar en pequeño en cada uno, aparte de que el es muy alegre es un gran líder y no se diga de el cuerpo que trae, es tan... Me perdí... ¡Si! Me gusta ¿Y qué?

¡Ah! Y si sé que tiene novia, es la Rubia Teñida Naturalmente de Annabeth Chase, ellos hacen una bonita pareja lo tengo que admitir, pero admítanlo, conmigo sería más divina la... ¿quién carajos es?

Me pare a abrir la puerta, al momento de abrir la puerta, me di cuenta que no había nadie ¡Malditos hijos de hérmes! Pero al bajar la mirada, vi un ramo de flores.

El séptimo Ramo y lo peor que apenas es el cuarto día de la semana, solo fruncí el ceño, esperando que alguien me gritara que eran de él o ella o no se, pero no llegó ese momento así que las tome y las puse en el florero con los otros seis florería, todo sería diferente si fuera de Percy y hablando de Percy ya tengo hambre.

-¡Hanzel!- grite haciendo que un bulto se cayera de la cama y de allí apareció ella.

-¡Qué carajos Nico!- gritó sobándose la cabeza.

-Tengo hambre y tú enamorado o tal vez la mía nos trajo flores otra vez- Lamentablemente ni ella ni yo sabíamos para quién eran las flores.

-Espera, me cambiare, ¿No crees que ya es tiempo de averiguar quién es? Esto ya lleva más de un año y esa persona no ha parado de traer flores, si los hijos de Dementer se enteraran- mencionó Hazel mientras se iba a cambiar.

Tú No Eres Mi Tipo. Percico¡Lee esta historia GRATIS!