Capítulo 1.

9.5K 625 398

Mi teléfono suena con aquella torturante musiquita y yo quiero pegarme un tiro en la sien. No quiero. Me niego a levantarme. Solo me espera otro pesado día y nada me consuela. Nada más que el hermoso hermano de mi mejor amigo.

Park Haejin.

Así es. Estoy perdidamente enamorado del hermano mayor de mi mejor amigo. Lo he estado desde los 10 años, cuando tuve la dicha de conocer a mi amigo Jimin, quién para mi suerte se ha acercado al niño más tímido que puedan haber conocido.

Jimin es una persona extrovertida al igual que su hermano y su amistad fue un regalo que agradezco todos los días. Nunca fui bueno para hacer amistades. Ni siquiera me considero bueno para entablar una conversación decente, pero con Jimin no era necesario, con él jamás te aburrías, siempre sacaba algún tema nuevo de qué hablar.

No conocí a Haejin hasta el cumpleaños de mi amigo en el cual fui invitado.

Flashback.

-¡Feliz cumpleaños, Jimin!- Le digo a mi amigo tendiendo un gran paquete entre mis brazos.

-¡Kookie, viniste! Creí que rechazarías mi invitación como todas las veces anteriores.- Su rostro entristece y no puedo evitar sentirme culpable.

Era verdad, no solía salir de casa así que cada vez que él me invitaba, lograba persuadirlo para negarme.

-Lo siento por eso...- Dije tímido.- No volverá a pasar.

-¿Lo prometes?

-Lo prometo.- Su rostro se ilumina apartándose para dejarme pasar. Entro dubitativo ya que hay un montón de chicos corriendo de un lado a otro, divirtiéndose con algún juego que desconozco por ahora.

Pero hay un niño que no juega, sino que está con la madre de Jimin ayudando a organizar la fiesta.

A pesar de ser pequeño, su rostro es serio y sirve con devoción cada petición.

No puedo dejar de verlo porque me cautiva con la hermosa sonrisa que le regala a un grupito de chicas que suspiran por él.

Siento un choque en mi espalda y sin poder evitarlo caigo de rodillas al frente, apoyando mis manos en el suelo para no golpear mi cabeza contra el piso.

-¡Kook!- Grita mi Jimin acercándose.- ¿Estás bien?

Me levanto con su ayuda, sacudiendo mi ropa en el trayecto, notando como aquel niño maduro me mira algo divertido.

-Estoy bien.- Susurro muerto de la vergüenza. Su primera impresión de mi será que soy un debilucho.

-Ven. Vamos a que te laves las manos y bebas o comas algo.- Jimin siempre fue amable, su madre y su padre lo eran y al parecer su hermano también. ¿Cómo supe que era su hermano? Simple, se parecen muchísimo a excepción de la altura y unos cuantos rasgos que compartían entre los padres.

Me acompaña al baño y me lavo las manos.

Cuando termino nos dirigimos al centro de la fiesta donde se sirven todo tipo de comida de copetín. Jimin se separa de mí, ya que su madre lo llama.

De la mesa, me atraen unos mini sándwiches y me acerco a tomar uno pero alguien lo toma primero. Subo mi mirada y desearía no haberlo hecho.

-Toma.- Me dice tendiendo aquel sándwich que se ve apetecible, aunque no me atrae tanto como aquel niño.- ¿Cómo te llamas?- A pesar de que su tono es amable, no logro articular palabra alguna.- Te vi caer.- Continúa al notar que no contestaré, provocando un sonrojo en mí de proporciones inimaginables.- ¿Estás bien?

Asiento eufórico con la intención de terminar esa conversación e irme de allí.

Tomo otro sándwich rechazando el ofrecido y aparto mi mirada de él.

STAY BY ME [Jikook] [+18]¡Lee esta historia GRATIS!