Capítulo 12

3.3K 173 6

Había pasado una semana desde que Lauren y yo nos habíamos convertido en pareja, y sinceramente, me enamoraba más y más cada día que pasaba. Eramos el apoyo de la otra, donde nos podíamos refugiar cuando algo iba mal.

Como estaba pasando con Lauren, últimamente estaba teniendo muchas pesadillas, desde que pasó lo de su tío, y se despierta llorando casi cada noche. Me hace daño verla así de herida y sufriendo tanto. Pero sé que no puedo hacer nada mas, tan sólo estar a su lado y agarrar su mano.

Lauren necesitaba tiempo para olvidarse de todo y para darse cuenta de que ya no serán capaces de herirla porque están en la cárcel.

"Camila, por favor...", miré a los ojos de Lauren, que parecían estar buscando mi alma, mientras me ofrecía un trozo de pizza. Desde que me sinceré con ella sobre mi problema con la comida, ha estado haciéndome comer una vez al día quiera o no.

Aunque me es difícil comer, siento que está comenzando a ser mas fácil cada día que pasa, y todo es gracias a Lauren. Me alegra tener a alguien como ella en mi vida que me ayuda con todo esto y se quedará a mi lado cuando las cosas sean difíciles.

Los ojos de Lauren me pedían que agarrara ese trozo de pizza, y no podía ignorar su mirada, así que tomé el trozo de pizza con mis temblorosas manos.

"Gracias...", susurró cuando comencé a dar pequeños mordiscos, y le sonreí mientras continuaba comiendo. La primera vez que comí por ella, acabe vomitando porque hacia mucho que no comía. Pero ahora puedo comer y conseguir no vomitarlo.

Se que estoy mejorando, lo puedo sentir. Puedo sentir que estoy consiguiendo el peso indicado para alguien de mi edad. Obviamente, no peso lo que debería porque hacia mucho que no comía, pero estoy ganando peso, y dentro de mi se que por fin estaré sana.

"No sabes lo orgullosa que estoy", me dijo suavemente cuando había acabado el trozo de pizza y tomó mi mano por encima de la mesa. Era el descanso para comer en la escuela. Lauren y yo los habíamos pasado todos juntas desde que empezó a venir a mi mismo colegio.

A Ally, Normani y Dinah no les importaba, se alegraban de que fuese amiga de alguien más porque no estaban acostumbradas a que me abriera con alguien que no fuesen ellas.

Todavía tenia que contarles lo que Lauren y yo eramos antes de que pudiesen unirse a nuestras comidas. No habíamos sido muy sutiles sobre lo nuestro, pero tampoco lo habíamos anunciado. No quería que comieran con nosotras y tener que ocultar lo mio con Lauren.

Todavía no sabían nada, ni siquiera sabían donde vivía. Sabía que se lo tendría que contar pronto, pero no quería perderlas por como era mi vida.

No les iba a contar sobre el problema de Lauren, ni tampoco sobre el mío, pero teníamos que contarles que Lauren vivía conmigo.

"Te quiero mucho", le contesté y Lauren sonrío ampliamente, para después besar mis manos. Por ese tipo de cosas hacia que me enamorara cada día mas de ella. "¿Se lo vamos a contar hoy a las chicas?", pregunté cuando soltó mis manos y asintió.

"Sí, eso creo, ¿estás segura?", la forma en la que su mirada me exploraba me hizo reír, porque sabía que no le importaba quien supiese sobre nuestra relación y quien no.

"Vale, se lo contaremos esta noche", concordé. No podía estar más rato sin besarla, así que agarre su mano y la guié hasta uno de los armarios mas cercanos en los pasillos.

Dos horas después, las tres cinco estábamos en mi casa, la mano de Lauren estaba enlazada con la mía, mientras las otras tres estaban subiendo por las escaleras hasta mi habitación, mis padres estaban en el parque con Sofia. "Sentaos ahí", apunte a la otra cama que mis padres habían comprado.

Se suponía que era la cama de Lauren, pero ella siempre dormía conmigo, así que era una cama de repuesto.

Las tres se sentaron con miradas confusas, y me senté en el regazo de Lauren. "Necesito que me prometáis algo", comenté con seriedad mirando a cada una de ellas, que asintieron con las cabezas. "No me odiéis cuando os cuente esto", de nuevo, asintieron.

"Mi familia es pobre, como ya habréis notado. A penas podemos permitirnos vivir en esta pequeña casa, por eso nunca habíais venido a mi casa y esta es la primera vez. Me daba vergüenza, y siento no haberlo contado antes", les dije en voz baja.

Ally, Normani y Dinah eran tres de las personas más ricas que iban a nuestro colegio, y ese era uno de los motivos por los que nunca les había contado los problemas en mi casa.

"Y... una cosa más... Camila y yo estamos saliendo"

Behind closed doors (Camren) (Traducción)¡Lee esta historia GRATIS!