Capítulo 9: La oscuridad inminente

128 6 2
                                          

34° 44' 15.72" Norte, 120° 32' 54.09" Oeste.
Comando Espacial de las Fuerzas Aéreas, Base Aérea de Vanderberg, Estados Unidos.
19 de octubre de 2012.
18:00 GMT+1.

Como todas las mañanas el teniente Dan Edwards se encontraba en su puesto de analista en el Comando del Componente Funcional Unido para el Espacio(35). Llevaba en ese destino desde que el JFCC Space fue trasladado desde las instalaciones subterráneas de la base de la Montaña Cheyenne, en Colorado Springs, hasta la base de Vandenberg. Ahí se unificaron las tareas de control, seguimiento y aplicación de la fuerza en todas las operaciones espaciales que pudiesen implicar a los Estados Unidos. Esto iba desde el lanzamiento de satélites y pruebas de misiles, hasta el seguimiento de cualquier objeto que entrara en la atmósfera terrestre. Debido a la cada vez más ingente cantidad de basura espacial orbitando alrededor del planeta, era imprescindible hacer un seguimiento de la misma. Al conocer exactamente su posición, se podían evitar colisiones con lanzamientos o intentar prevenir que los restos se estrellaran en núcleos de población.

35) Más conocido por sus siglas en inglés JFCC Space.

Es por ello que, desde hacía dos años, el JFCC Space trabajaba estrechamente con la NASA en un nuevo programa para rastrear objetos en la órbita utilizando tanto sensores en la superficie como satélites militares en el espacio. El objetivo era conseguir trazar un mapa completo de la basura. Con él se planificaría un sistema de eliminación compuesto por un láser calorífico de gran alcance, con el que desviar la trayectoria de los desperdicios. Así se forzaría una reentrada violenta en la atmósfera que los destruyera de forma segura y evitase daños colaterales.

Normalmente la NASA tenía a sus propios analistas para hacer seguimientos, pero a veces requerían la ayuda del JFCC Space. Aquí era donde Dan Edwards entraba en escena. Era el encargado de filtrar las peticiones y designar su prioridad antes de reenviarlas a sus compañeros de seguimiento orbital militar. La verdad es que era un trabajo bastante aburrido, lejos de lo que había pensado que haría cuando salió de la Academia del Aire y aceptaron su petición de ingreso en el 22º Escuadrón de Operaciones Espaciales. Cada día llegaba a su mesa y se ponía delante del ordenador. Revisaba los emails con los datos de las peticiones, los clasificaba y los reenviaba, ya está. El primer año pensó que algún día les tocaría rastrear algún objeto peligroso y que él sería la clave para detectarlo y neutralizarlo a tiempo, pero tras cinco años nada parecido a una urgencia había llegado a sus manos. Hasta esa mañana.

En su bandeja de entrada tenía varios emails con peticiones. De entre todas destacaba una por estar marcada como urgente. Lo extraño es que había sido enviada la noche antes pero nadie la había visto ni tramitado. Seguramente el analista del turno anterior se había despistado. Era un novato que no llevaba ni dos meses en el escuadrón. En fin, Dan se resignó y leyó el mensaje que acompañaba la petición.

De: George Patson
Para: Centro de Rastreo de JFCC Space
Asunto: [URGENTE] 2012 UA. Prioridad 1. Trayectoria de Impacto del 100%.

2012 UA, detectado por astrónomo aficionado (Charles Bradway) a las 06:12 GMT +1 del 14 de octubre de 2012. Se le presume inicialmente asteroide del borde exterior del Sistema Solar. Tras recibir petición de clasificación se procedió a su observación en la trayectoria y coordenadas previstas, según los datos iniciales. No se encontró. El técnico de guardia decidió ampliar campo de búsqueda incluyendo trayectorias potenciales completas.

2012 UA detectado en la órbita lejana de Marte a las 09:35 GMT+1 del 18 de octubre de 2012.

Los datos indican aceleración anómala del objeto, que descarta que se trate de un asteroide normal o un cometa. Desconocemos por completo su origen pero descartamos que sea del Sistema Solar.

La marca de Odín: El despertarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora