¿Quién eres? 1

15.1K 378 46

Ha pasado un mes desde que Daniela y Nicole trabajan juntas, sin embargo, el trato se ha mantenido en lo estrictamente profesional.

Para Daniela, era todo un misterio la seriedad de Nicole, no podía decir que la hubiese tratado mal o que la tratara con indiferencia, sencillamente evitaba entablar cualquier conversación que no tuviese relación con el trabajo y por más esfuerzos que hacía por romper el hielo, Nicole siempre encontraba la manera de enfriar otra vez las cosas.

Daniela siempre se había caracterizado por ser muy extrovertida y bromista. No era que le gustara ser el centro de atención de todo, simplemente le gustaba compartir con las personas a su alrededor y ser alegre y dinámica, por lo que procuraba que sus compañeros de trabajo fuesen un poco más que simple compañía de medio tiempo. Ésta característica era la que hacía que le fuese más difícil pasar por alto el no poder romper el hielo con Nicole, siendo la persona con la que compartía la oficina todos los días hasta las 5:00 pm, le parecía absurdo que aún no pudiesen hablar de otra cosa que no fuera el trabajo.

Desde el primer día que entró a la oficina se dio cuenta de lo buena profesional que era, Nicole había demostrado ser muy creativa y detallista en su trabajo al igual que Daniela, así que en ese sentido se habían complementado muy bien. Sin embargo en lo personal, todo podía resumirse en que NO HABÍA RELACIÓN ALGUNA.

En un principio pensaba que si Nicole no quería relacionarse con nadie en la oficina, incluyéndola a ella, debía tener sus razones y que tal vez lo mejor era dejar las cosas como estaban, pero cada día que pasaba la invadía las dudas de si todo aquel comportamiento se debía a algo que había dicho o hecho, por lo que ese día, Daniela decidió que era el momento de preguntar.

· ¿Nicole?

· ¿Umm? – Le respondió sin levantar la mirada de la computadora.

Sus escritorios estaban uno al lado del otro, por lo que Daniela podía ver que Nicole estaba muy concentrada en su trabajo.

· ¿Puedo preguntarte algo?

· Claro – Contestó quedamente

Por un momento dudó de si era el momento propicio o no, pero pensó que era mejor hacerlo de una vez.

· ¿He hecho algo que te haya molestado?

· ¿Qué? – En ese instante Nicole se volvió hacia ella con el ceño fruncido en señal de no entender la pregunta.

· ¿Que si he hecho o dicho algo que te haya molestado?

· No ... - Negó con la cabeza - ¿Por qué lo preguntas?

· Bueno es que ... ya tenemos un mes trabajando juntas y por más que he intentado acercarme a ti pues ... siempre lo evitas, así que pensé que ... no sé ... ¿tal vez es por mí? – Dijo dubitativamente.

Nicole la miró unos instantes antes de contestar. No se había dado cuenta que en su afán de pasar desapercibida le estaba dando una idea errónea a su compañera.

· No Daniela, no se trata de eso – Le dijo un poco apenada – Es solo que no soy muy buena en esto de ser amigable. Lamento si te hice sentir incómoda.

Nicole tenía suficientes razones para no querer involucrarse con nadie en el trabajo, una mala experiencia en su trabajo anterior le había enseñado que los compañeros de trabajo eran sólo eso, pretender algo más, era darles permiso para involucrarse en su vida privada, opinar o hasta juzgar sobre ello, así que prefería aparentar que no era buena relacionándose con los demás. Siempre había sido tímida, pero eso no le había impedido relacionarse. Esta actitud frívola hacia los demás, era simplemente una elección. Pero debía reconocer que Daniela le parecía diferente a los demás, y en más de una ocasión tuvo la tentación de darle y darse una oportunidad de conocerla, sin embargo, al recordar su reciente mala experiencia, la hacía olvidar esa idea. Pero ahora, al escuchar la inquietud de Daniela, sintió que debía bajar un poco la guardia, después de todo, el hablar o ser agradable con ella no significaba abrir de par en par las hojas de su vida.

Y llegaste tú¡Lee esta historia GRATIS!