Capítulo 22 - El Mensaje

Comenzar desde el principio

Recordó a Fok diciéndole esa mañana que debería darse una vuelta y notó solo entonces que a pesar de su miedo, Fok había sabido que lo quería sólo a él desde el primer día en que fue a verlo.

Emocionado como un chiquillo caminó por la florería y escogió un regalo especial.

Al día siguiente a Fok le despertó el sonido de alguien tocando la puerta, como Drug salía a correr por las mañanas tuvo que resignarse a abrir. Medio dormido como estaba se descolocó aún más al ver al repartidor con un ramo de flores.

-Entrega para Fok Gener – Fok asintió y firmó sin decir nada. ¿Drink le habia mandado flores? Vagamente recordaba que habían hablado de flores, de golpe el recuerdo le despertó y los nervios se apoderaron de él, había comprado aquella maceta en un impulso. ¿Drink habría averiguado ya lo que significaba? ¿Lo habría considerado o lo habría descartado como casualidad? Nervioso revisó las flores y encontró una tarjeta con el logo de la florería de un lado y en la parte posterior un código QR en la esquina, sabía lo que era porque le habían preguntado si quería incluir una en su maceta cuando compró la de Drink. 

 Buscó su celular y con manos temblorosas escaneó el código, el resultado no tardó en aparecer, era una imagen de las flores que tenía en las manos:

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

 Buscó su celular y con manos temblorosas escaneó el código, el resultado no tardó en aparecer, era una imagen de las flores que tenía en las manos:

Sonrió con infinita ternura y volvió a mirar la tarjeta de la florería, bajo el logo recitaba "Díselo con Flores" parecía que eso podía funcionar para ellos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Sonrió con infinita ternura y volvió a mirar la tarjeta de la florería, bajo el logo recitaba "Díselo con Flores" parecía que eso podía funcionar para ellos.

Fok estaba aún observando la tarjeta cuando un agitado Drug entró a la habitación.

-Vaya... ¿Y esas flores?- preguntó extrañado y Fok se talló los ojos, Drug no podía creerlo ¿Fok estaba llorando?

-Creo que son la respuesta- Drug no entendía que estaba pasando ahí en realidad.

-¿La respuesta a qué?- Fok soltó una risita mientras pasaba los dedos por los perfectos pétalos naranja.

-A un miedo en particular- respondió simplemente y Drug supo que no obtendría más de él. Pero lo que sea que fuera se alegraba por Fok, no lo había visto jamás tan feliz.

Esa noche cuando el timbre sonó, Drink estaba inquieto, tal como estaban las cosas y teniendo en cuenta los miedos de Fok era posible que se hubiese dejado llevar demasiado rápido y quizá acababa de arruinar el buen camino que había estado llevando su relación.

-¿Si?- habló por el intercomunicador, le había dado a Fok una copia de la llave y el código así que no esperaba que fuera él.

-¿Drink? Soy yo, Fok ¿puedes abrirme? Tengo las manos ocupadas- sonaba alegre, al parecer no lo había echado a perder aún, no importaba si Fok no quería mencionarlo, sentía que acababa de dar un paso más a liberarlo de sus miedos. Cuando golpeó la puerta le abrió con una sonrisa que fue reemplazada por la sorpresa al ver a un Fok con una enorme sonrisa y un aún más enorme ramo de rosas en manos.

-Hola- le saludó y Drink, desconcertado, no pudo pensar en nada qué decir.

-Hola- Ese era un enorme ramo de rosas rojas- ¿y... esas?- comenzó a sonreír, el estómago le hormigueaba y no mejoró cuando Fok se las tendió.

-Son para ti...- Drink notó que le temblaban las manos solo cuando el ramo se acudió en ellas y temió tirarlas.

-Vaya...gra...- se aclaró la garganta- gracias- estaban parados aún en la puerta como idiotas pero a ninguno pareció importarle.

-Esta vez...- Fok pasó duro, estaba nervioso pero emocionado- Esta vez no quité el código QR- Drink reaccionó entonces, aquello era más que un simple ramo de rosas, era la repuesta de Fok.

Drink no contestó con palabras, sintiéndose como un colegial entró a la casa dejando a Fok en la puerta, tenía que ser una respuesta favorable, las rosas eran el símbolo universal del amor ¿verdad?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Drink no contestó con palabras, sintiéndose como un colegial entró a la casa dejando a Fok en la puerta, tenía que ser una respuesta favorable, las rosas eran el símbolo universal del amor ¿verdad?

Sacó el celular de sus pantalones y buscó la tarjeta en las rosas, nada más encontrarla la escaneó y el medio segundo que la imagen tardó en aparecer se le hizo eterno.

Se quedó quieto, releyendo el mensaje en su pantalla y los ojos se le inundaron de lágrimas, Fok le rodeó por la cintura y Drink colocó su mano libre sobre las ajenas que se entrelazaban en su vientre

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Se quedó quieto, releyendo el mensaje en su pantalla y los ojos se le inundaron de lágrimas, Fok le rodeó por la cintura y Drink colocó su mano libre sobre las ajenas que se entrelazaban en su vientre.

-No lo haré...- le respondió y Fok hundió su rostro en la espalda del hombre que tanto amaba. Se sentía bien, se sentía genial por fin haberle dejado saber lo que sentía.

Debió ser el momento, la seguridad de que Drink lo aceptaba, el ver su reacción ante el ramo de rosas, quizá solo fue que el clima era perfecto ese día, pero sin darse cuenta las palabras salieron de sus labios en un susurro que acarició los oídos de Drink.

-Te amo...


Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!