Capítulo 65 final

3.6K 266 609

N/A: en el capítulo irá un video, es sumamente importante que lo vean y lean completa la canción, o si no pierde toda la gracia... Por eso deben leer el capítulo con conexión a internet. Léanlo hasta el final, por si acaso alguno quiere dejarlo a medias, no lo haga... Si no carga el video, está el nombre de la canción y lo pueden buscar en you tube ( obvio traducción español 😉 ). (Kimi to boku no banka traducción español )
-----

Estaba todo el equipo reunido, se turnaban para pasar a ver a Hinata que estaba en coma inducido, obviamente Kageyama era el que siempre estaba ahí la mayor parte del tiempo.

Incluso fue Tanaka Yuu, Kageyama no se opuso para que lo viera...

Pasó el tiempo...

Tanaka se iba yendo, Kageyama tenía un trofeo en sus manos.

-    Yo creo que le encantará ver el trofeo – dijo Tanaka con una sonrisa triste.

-    Sí, es lo que más quería – respondió Kageyama, atrás suyo estaban los demás integrantes de Karasuno.

-    Ya... Me retiro – dijo Tanaka con los ojos llorosos, dando pasos cansados, casi arrastrando los pies.

-    Nos vemos – respondió Kageyama que agarró fuerte el trofeo y caminó resoluto.

Kageyama estaba nervioso, extremadamente nervioso, tenía miedo de no poder dar la talla, de errar las palabras, quería ser lo más elocuente posible.

- Hola Hinata, te traigo un regalo – aún tenía el trofeo en sus manos, el cual agarraba fuertemente – sí, es esto – lo levantó, ganamos el interescolar... todos nos esforzamos al máximo porque así tú lo habrías querido, ahora vamos a las nacionales... – una lágrima se le arrancó, "no iba a llorar, me dije a mí mismo que no lo haría, mierda..." – perdón, perdón Hinata... – suspiró, se sorbeó la nariz – bueno, fueron partidos bien reñidos, nos hiciste falta, mucha falta, sobretodo a mí – otra vez las malditas lágrimas corrieron por su rostro – perdón... bueno, te cuento que el último partido fue contra ese engreído de Ushijima, fue dificilísimo pero lo logramos y todo porque tú nos estabas dando fuerza, todos corrimos, saltamos, rematamos, sacamos y recibimos como nunca por ti, porque sabíamos que es lo que a ti te hubiera gustado amor... Hinata yo... – dejó el trofeo sobre el cemento – yo... – casi no podía hablar del llanto que lo poseyó – yo... Te extraño... Te extraño muchísimo, tanto que duele, siento un vacío en el pecho, ahora sé que nunca más me veré reflejado en tus hermosos ojos, nunca más escucharé ese fuaaaaaw y el crunsh... Nunca más habrá una pulga saltarina hiperactiva alrededor mío, nadie me sacará de mis casillas, nadie me hará reír y enojar al mismo tiempo, nunca más sentiré tu aroma, el que tanto amaba, nunca más sentiré tu calor, nunca más gozaré de tus travesuras, insinuaciones y maldades, nunca jamás volveré a verte llegar en bicicleta, nunca más haré una carrera para ver quién llega antes al entrenamiento, nunca más podré tener esta relación tan especial, fue única y lo seguirá siendo... ¿Sabes?, me dijeron que en estos casos es bueno poner canciones, hay una canción que quiero que escuches... Es esta... Se llama kimi to boku no banka... Escúchala por favor...





Kageyama cantó la canción con lágrimas en los ojos...

- ¿viste que es linda?... Siempre que la canto es para ti amor, espero que mis sentimiento logren alcanzarte... ¿Me escuchas amor?... – Kageyama miró al cielo, estaba despejado, los colores anaranjados del atardecer le recordaron los cabellos de su novio  – ¿me escuchas mi pequeño?... Te amo... Oh Dios... – se agachó – Quiero volver a reír y conversar contigo... - se limpió las lágrimas con la manga de su polerón - perdón por haber cumplido nuestro sueño de ganar el interescolar solo, pero así lo habrías querido, ¿no? - miró al cielo esperando una respuesta que nunca llegó - nunca más crearé recuerdos contigo pero los que tengo brillarán por siempre en mi alma - se tocó el pecho sobre su corazón y agarró con fuerza su ropa - he crecido, todo lo que ha pasado me ha hecho madurar, me pregunto si llegaré a ser un buen adulto - se sonrió burlesco de sí mismo - en tu ausencia pasaron cosas malas, me habría gustado que hubieras estado a mi lado... - hizo pequeños "no" con su cabeza - Te quería contar que extraño nuestras discusiones, incluso extraño cuando nos peleábamos y nos decíamos adiós - otra vez la sonrisa socarrona se dibujó en su rostro - sí, es cierto, sigo siendo testarudo... - suspiró -  Quisiera volver a ver tu hermosa y burlona sonrisa, la extraño demasiado... - sus ojos estaban inundados de lágrimas que intentaba, por todos los medios, contener - estoy tan pero tan agradecido de haberte conocido... cuando estoy en silencio escucho tu voz, ese fuaaaw y  creo, por fin, entender lo que querías decir... Siempre cantaré esa canción pensando en ti... Amor,  hay algo que quería darte pero estaba esperando el momento perfecto y creo que ya no lo habrá – Kageyama sacó un anillo de su bolsillo y lo dejó sobre la tumba de Hinata – toma amor, nunca te lo di y estoy absolutamente arrepentido, es el anillo que compré ese día en la feria, el que te conté, ¿recuerdas? – se arrodilló, se tapó la cara y gritó - ¡Hinataaaaaaaaaaaaaaa!, me lo prometiste – golpeó el suelo con sus puños –  me prometiste que volaríamos juntos, ¿por qué te fuiste antes?, volaste solo y muy alto, no te puedo alcanzar... no cumpliste tu promesa, me dejaste acá solo, ¿qué haré ahora?... ¡Hinataaaaaaaaaaaaaaaaa!. – los compañeros se acercaron...

Volemos (yaoi) [ Haikyuu] [kagehina] ¡Lee esta historia GRATIS!