Me quede un rato más en la cafetería, Lee de vez en cuando me habla pero casi la mayoría del tiempo atiende a las personas. Vi a Hye entrar de nuevo, pero, no esta sola, entonces Lee me hizo señas de que me esconda detrás del mostrador, rápidamente fui allí y él se agachó para hablarme.

–Siempre se sientan dónde estabas sentada, aquí tranquilamente vas a escuchar que hablan–susurró, asenti con la cabeza y él se levantó rápidamente.

–Lee, ¿puedes traer dos licuados? –preguntó Hye, porque claramente es la voz de Hye.

–Hace rato estabas tomando café– le contestó Lee.

–¿Y?

–Esta bien– dijo suspirando y rodeando sus ojos.

Lee fue a la cocina y yo me concentré en escuchar lo que hablan.

–____ cree que estamos saliendo, Jimin– dijo Hye.

–Mierda, pues no es así, ¿se lo dijiste?–esa es la voz de Jimin.

–Si, de todas formas sigue sin creerme.

–Tan necia como siempre– puedo jurar que mientras dice eso está sonriendo.

–Ya lo sé, pero bueno. Es hora de hablar, ella seguro ahora está en su departamento. Tal vez le avise a MinHo que vamos y que le diga a ____ para que prepare unas palomitas y vemos alguna película, ¿te parece?

–Me encanta la idea, así puedo pasar tiempo con ella.

–Espera le marcó a MinHo.

Escuche los ruidos del teléfono de Hye y al parecer lo puso en altavoz para que Jimin escuche.

Hola – es la voz de MinHo.

MinHo~, ¿está _____ en el departamento?

Aún no ha llegado, creí que estaba contigo.

MinHo, no juegues con mis sentimientos. Yo a ____ la deje hace 30 minutos.

No ha llegado. No te estoy mintiendo.

Te llamo luego, la voy a llamar.

Esta bien, avísame cualquier cosa.

Puse en silencio mi teléfono y escuche como ella me marca, mire mi teléfono y en el identificador de llamadas aparece Hye.

–Hye, aquí están los licuados –es la voz de Lee.

–¿Sabes algo de ____?

—Si—cállate Lee–, salió de aquí hace unos minutos, tal vez ya esté cerca de su departamento.

–Oh, está bien. Pero me preocupa que no atienda el teléfono– habló Hye.

–Yo no sacaría mi teléfono en la calle– dijo Lee.

–Tienes razón, la llamaré más tarde.

–Si.

Lee volvió a donde estoy, me dio las llaves de un auto y me miró.

–¿Sabes manejar un auto? –me preguntó.

–No –dije y reí.

–¿Moto?– dijo luego de haber rodeado sus ojos.

–Si.

–Ten –me dio las llaves de una moto y lo mire–. Y si, es mío. El auto es de mi hermano que trabaja aquí también y la moto es mía. Luego iré a tu departamento a buscar mi moto. Vete antes de que Hye se ponga más histérica.

–Gracias–lo abracé y salí sin que ellos me vean, por la parte trasera.

Vi la moto, ya que es la única que esta allí y es bastante linda, me subí, me puse el casco y salí de allí. No me imagino lo preocupado que debe estar MinHo, muero. Y me gustaría haberme quedado a seguir escuchando de que hablaban Jimin y Hye. Llegue rápido y deje la moto en el estacionamiento, entre al apartamento y vi a MinHo sentado con su teléfono en la mano.

–Oppa– le dije.

–_____ –dijo y se levanto rápido, me abrazo y me dio un beso en el cuello, aveces cuando hace cosas así, me da miedo, siento que me va a violar uno de estos días–. ¿Dónde estabas?, Hye me llamo y me preocupo cuando me dijo que tú no estabas con ella.

–Estaba detrás del mostrador escuchando que hablaba con Jimin. Estos dos se traen algo, MinHo–dije, me separe del abrazo y lo mire–. De todas formas, estoy bien. Tranquilo.

–Oh Dios, está bien.

Me tire en el sillón y mi teléfono comenzó a sonar. Es Hye, atendí la llamada y ella se puso a gritar como histérica.

–¡____!, estúpida. Me tenías preocupada, ¿puedo ir a tu apartamento con Jimin?

¿A qué quieren venir?

A ver una película. O algo– me dijo.

Hye, sabes que me incomoda estar con Jimin.

Si, por eso. Quiero que se vuelvan a llevar mejor.

¿Para qué?, Hye, yo no quiero llevarme mejor con Jimin. Es mi ex, no lo necesito.

–____, no seas necia. Ya vamos, prepara palomitas.

No entiendo para que le digo que no, si va a hacer lo que quiere.

»Mi ex novio es Park Jimin. [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!