VI

2.9K 194 10

Lauren POV.

Camila me miraba sorprendida, no se esperaba que la siguiera. Me había visto besándome con Alice, no sé si ese es su nombre, quizás es Amy, no lo recuerdo y tampoco me interesa hacerlo, no me voy a acostar con ella otra vez.

— ¿Qué quieres, Lauren? —su mirada reflejaba curiosidad.

— ¿Vas a ir andando a casa? —quité mi mano de su brazo.

— Si —contesté simplemente.

— Ven —agarré su mano y empecé a caminar en dirección a mi Range Rover.

Camila no se quejó, solo caminó a mi lado en silencio. Es la primera vez que llevo a una chica de la mano. También es la primera vez que me molesta que una chica vaya andando cuando puedo llevarla en coche.

Llegamos a mi Range Rover que estaba cerca del paso de cebra donde estaba antes Camila. Le abrí la puerta del copiloto y ella entró susurrando un gracias.

— No me importaría llevarte a casa todos los días —comenté cuando estaba en el asiento del conductor abrochándome el cinturón.

— No hace falta, puedo ir andando —dijo cuando arranqué el coche.

— No irás andando cuando puedo llevarte sin ningún problema —no dejaría que se fuera andando todos los días.

— Dentro de poco tendré coche, solo serán uno días.

— No voy a cambiar de opinión. Te llevaré a casa hasta que tengas coche y si te niegas lo hago a la fuerza —lo dije con seriedad para que supiera que no iba en broma.

— Tranquila, no tendrás que utilizar la fuerza —noté su voz un tanto nerviosa.

— Perfecto. ¿Qué tal las clases? —cambié de tema.

— Bien. No me ha costado adaptarme —sabía que no le costaría porque según Dinah era una buena estudiante.

— Me alegro.

— ¿Qué tal te va a ti el curso? —la miré rápidamente antes de contestar.

— Bien —aparqué el coche en la entrada de su casa. No habíamos tardado nada en llegar.

— Gracias por traerme —se desabrochó el cinturón.

— ¿Por las mañanas vas andando también? —le pregunté antes de que se fuera.

— Si estás pensando en llevarme a clase por las mañanas, te diré que no voy a permitir que lo hagas —me miraba fijamente. Esos ojos chocolates son los mejores que he visto en mi vida.

— Tendrás que permitirlo —levanté mi ceja derecha en desafío.

— No —se cruzó de brazos. Quise sonreír ante eso, se veía muy tierna.

— Lo harás —imité su postura. Nos mirábamos seriamente sin decir una palabra.

Unos segundos después una sonrisa inundó el rostro de Camila, haciendo que otra apareciera en el mío.

— ¿Por qué te empeñas en llevarme? Puedo ir andando, no soy inválida —colocó sus manos sobre su regazo. Hize lo mismo girándome un poco para verla mejor.

— No quiero que lo hagas —de esta forma podría pasar tiempo con ella y conocerla mejor.

— Te dejaré que me lleves, solo porque tienes cara de hacerlo aunque te diga que no —le sonreí, no se equivocaba, lo haría de todos modos.

— ¿A qué hora paso a recogerte? —le pregunté.

— Entro a clases a las diez.

— A menos 10 estaré aquí —no tenía clase a segunda hora, a si que podría venir a recogerla.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!