Nunca digas nunca

44.2K 4.1K 667


~Capítulo 19~

{Isabella}

«—Nunca mataría por ti, antes te mato yo primero, pero nunca LuzBel, nunca mataré por ti.»

«—Nunca digas nunca White.»

Nunca digas nunca.

Una y otra vez, esas palabras se repetían en mi mente, palabras tan ciertas para mi desgracia. Sangre salpicó mi rostro y lloré como una Magdalena al ver al hombre caer frente a mí con un disparo en la cabeza, disparo que provoqué yo.

Haciendo verídico tal dicho.

En la distracción que mi acto provocó LuzBel logró derribar al tipo que lo retenía por la espalda, agarró una de sus armas que había caído al suelo durante la pelea y lo mató.

Esa fue la gota que derramó el vaso.

Caí de rodillas completamente en shock por lo que estaba presenciando, por lo que hice, había matado a alguien y no había excusa, me sentía culpable por mi acto y más al sentirme aliviada de qué fue ese tipo y no LuzBel.

—Oye bonita, mírame —pidió el susodicho al llegar frente a mí, se agachó para quedar a mi altura y me tomó de las mejillas para hacer que lo viera a él y no al cuerpo sin vida del tipo —. Era él o yo y de verdad agradezco que te decidieras por mí y que esta vez no te fallara la puntería —intentó bromear para aminorar la situación, eso no iba a funcionar. —S-soy...soy u-una asesina —titubeé comenzando a sollozar, él me miró frustrado por mi reacción. Sabía que quería hacerme sentir mejor, pero nada podía cambiar lo que sentía en aquellos momentos.

—No nena, no lo eres, fue en defensa...en mi defensa, era lo que tenías que hacer y no había vuelta atrás, eran ellos o nosotros —aunque lo planteara de esa manera no me convencía; nos miramos a los ojos y con sus pulgares limpió las lágrimas de mis mejillas.

—¡NENA! —ambos escuchamos el grito de Elliot, llegó a mí y de inmediato se arrodilló a mi lado, me arrebató de las manos de LuzBel y este se quitó volviendo a su actitud fría y lo ignoré. Elliot intentó limpiar la sangre de mi rostro —¿Estás bien? —preguntó revisando que no estuviese herida, llevé mis manos a sus muñecas y lo detuve.

—No estoy herida y tampoco estoy bien —me miró con preocupación —maté a una persona Elliot —me quejé y no me arrepentía, eso era lo que me hacía sentir como la mierda.

—Escúchame Isa, no eres una asesina, ese hombre se lo merecía, él no se hubiera puesto a pensar en si matarte o no, lo hubiese hecho y ya —trató de consolarme —era su vida o la nuestra.

Lo plantearan como lo plantearan, no me sentía mejor. Lo abracé y me fundí en sus brazos tratando de encontrar consuelo, tratando de creer en sus palabras, lloré con mi rostro metido entre el hueco de su cuello, él me abrazó y sobaba mi espalda para consolarme.

Maldita manera de celebrar mi cumpleaños jamás podría olvidar el día en que me convertí en asesina, así haya sido en defensa o no.

—Sé que la primera vez duele y sientes remordimiento —susurró en mi oído y sentí que mi cuerpo se heló —pero pronto pasará amor —aseguró, me solté de inmediato de su agarre y lo miré asustada.

—¡Elliot! ¿Tú ya has matado? —pregunté horrorizada y vi que observó a LuzBel, fue una de esas miradas que dicen mucho sin necesidad de palabras, que encierran mucho y, sin embargo, no se pueden dejar salir, después me observó a mí —¡Respóndeme Elliot! —exigí.

Corazón de Hielo ® (18+)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora