CAPÍTULO XII

6 2 2

Lunes 7.15 de la mañana ya voy para clase con las chicas, Zaira no para de hablar de lo especial que es Darío, Alejandra y Julia no paran de reírse y yo como siempre voy a mi mundo, pensando en mis cosas, llegamos nos sentamos en los bancos y los chicos se sientan al lado nuestra Darío se acerca a Zaira le de dice algo al oído y le da un beso, parece que la relación esta cuajando, están cogidos de la mano y Dario fumándose un cigarro, a Zaira eso le da un poco de asco, así que le quita el cigarro y lo apaga, hace como la que se enfada y el otro le pide perdón con cara de pena.


Al rato suena el timbre y comienzan las clases.


-Vamos a por el primer examen de la semana chicos- dice Marío.


-Nos la van a meter doblada- salta Darío


-¿Habrás estudiado no?- le pregunta Zaira.


-Claro mi amor, sabes que soy un chico aplicado- dice Darío con ironía.


-Como suspendas ya sabes...- comenta Zaira con aire de dominación.


-¿ Qué sé?.- pregunta Darío.


-Pues que te castigo...- Zaira y sus comentarios tan chulescos.


-¿ Qué me castigas?- pregunta Darío sorprendido


- Si,si, así que ya sabes aplícate el cuento caperucito, que yo no perdono- le responde con picardía.


Nos empezamos a reír todos, se acerca Zaira a nosotras.


-Lo tengo asustado al pobre, pero en el fondo me encanta- nos dice riéndose.


-Que mala eres.- comentamos todas a la vez.


Seguimos andando por el pasillo y se me acerca Darío.


-¿ Me dejas el libro para darle un repasillo?- suelta en el aire.


-¡Oye!.- que es contigo me dice tocándome el hombro derecho con la punta de los dedos.


- Ah si, dime.- le digo


-¿ Qué si me dejas tu libro para repasar?


-¿Ahora?, no es un poco tarde- le digo.


-Bueno yo lo intento, salve se quien pueda.


-Pero...¿Has estudiado algo?.


-Nada... vamos que me van a fundir y ya veras Zaira.


-No pasará nada, solo te reñirá y ya veras como para el próximo estudias.


-¿Solo eso? Que va, que va, estoy seguro que me deja a dos velas, unos días, hasta que estudie y apruebe.


No puedo evitar reírme a carcajadas, se le ve asustado aunque sabe que Zaira no es mala, pero le impone.



Comenzamos con Literatura, me siento y el profesor reparte el examen, me concentro, lo leo de arriba abajo y vamos manos a la obra.



Rin-rin-ri, suena el timbre son las 11.00 es la hora del recreo un descansito en la cafetería, que me lo merezco, después de tanto trabajo, el recreo se me pasa volando y volvemos a clase, es imposible no pensar en todo lo que ha pasado en solo unos meses,mi cabeza no rinde cuentas, las clases se me hacen eternas.



Qué ganas de acabar todo esto, despejarme las ideas y volver a la normalidad, es todo tan raro, han pasado tantas cosas en tan poco tiempo que aún no me lo creo, quien me iba a decir a mi hace 2 meses que cambiaría tanto mi vida, que algo que veía imposible ahora es mi día a día, que ese chico que solo veía por los pasillos rondaba en mi mente cada minuto y cada segundo de mi vida como bien se dice "El mundo es redondo y da muchas vueltas, que hoy estas aquí y mañana, mañana no lo se."



Llegó a casa, suelto la mochila y el famoso blog, que recuerdos de Hugo, no puedo evitar que mi mente se desvié del tema y piense en Hugo me siento y me pongo a comer, mi madre llega y me da una carta certificada con mi nombre, me resulto raro, la abro y comienzo a leer detenidamente. No me lo podía creer, me han concedido la beca que solicité el verano pasado a Inglaterra , aquella que solicité con tanto entusiasmo y con tantas ganas. Por fin es mía, tengo la beca de Cambridge en mis manos, es increíble pensar que podría estudiar en la prestigiosa "University of Cambridge", por lo que leo se la han concedido a 20 estudiantes de la provincia y yo estoy entre ellos.



Tengo muchísimas ganas, es el sueño de mi vida y ahora que lo he conseguido no me hace tanta ilusión, lo pienso bien y detenidamente, es un cambio en mi vida muy radical, dejaría atrás mis amigos, mi familia, mis aficiones y a Hugo, es un cambio tan brusco y en tan poco tiempo... tengo que decidirme... solo 15 días, ya que debe salir el vuelo, lo pienso mil veces pero es que es imposible, se lo comento a mis amigas.


-Chicas...- digo algo preocupada


-¿Qué pasa? ¿ Qué ocurre?- pregunta Julia algo preocupada.-Pues... Que me han concedido la beca de Cambridge...


-¿Enserio?- pregunta Alejandra


-Que guay- dice Zaira


-Enhorabuena- menciona Julia


-¿ Cuándo la party? - expone Zaira con sus ganas siempre de fiesta.


-Chicas no sé si irme...


-¿Cómo? La oportunidad de tu vida y quieres desaprovecharla.


-¿Será broma no?


- Nena los trenes solo pasan una vez en la vida o te subes o lo pierdes y luego te arrepientes.


- Ya lo sé chicas pero es que...


- No hay es que... que valga.


-Por una vez piensa en ti y en lo mejor.


Lo pienso en frío durante unos segundos, y me dejo guiar por lo que me sale del corazón.


-La acepto, típica locura de adolescente, lo hecho, hecho está- expongo en voz alta.


Quizás me arrepienta pienso una y otra vez, pero por otro lado será una experiencia más vivida.



Tengo mil cosas que hacer, una maleta para todo un año, renovar el DNI, hacer 2 fotos, despedirme de mi gente y de Hugo, comprarme ropa nueva... Me pongo a organizarlo todo, se me pasa el tiempo y los días volando, queda 1 día y me marcho.


Es domingo y me voy a pasar a ver a Hugo y despedirme, estoy nerviosa ya que eso de llevarme un año sin verlo después de estar acostumbrada a verlo cada día, llego aquel hospital otra vez después de 2 semanas sin ir por exámenes y por todas las cosas que tenía que hacer, estaba muy ocupada, llego aquella habitación otra vez esa puerta y ese número que me tortura cada día ese 228... entro y ahí sigue él con esas máquinas a los laterales y ese tubo en la nariz, me quedo un rato mirándolo y pensando en él, me acerco y le doy un beso en la mejilla en ese momento entra Pablo por la puerta, lo ve, le saludo y me despido.


-Espera...- me dijo. Me giro y lo miro, se acerca sigilosamente.


-Después de lo que pasó... creo que estas semanas me han venido bien para pensar y aceptarlo todo, me parece bien que te guste mi hermano y yo no te voy a decir nada pero al menos quedemos como amigos, que nos saludemos y cuando uno lo necesite puede contar con el otro- me dice algo cabizbajo.


-Por mi parte bien- contesto.


Le doy dos besos y salgo por la puerta, cuando voy a mitad del pasillo freno y vuelvo a la habitación, entro de nuevo y hablo con Pablo, le cuento lo de Inglaterra, me sonríe y me da enhorabuena, vuelvo a marcharme.



Son casi las 20.30 de la tarde quedan apenas 12 horas para coger el avión, estar en otro país y comenzar una nueva vida.



Ceno algo ligero y me acuesto para estar descansada para mañana, no puedo dormir, no paro de moverme de un lado a otro de la cama, me tapo, me destapo, me pongo boca arriba, después boca abajo, me levanto, voy al servicio... llevo toda la noche sin pegar ojo


Pídeme que te bese ¡Lee esta historia GRATIS!