CAPÍTULO VI

9 2 0

-Lo imposible se intenta"- digo en voz alta.

-¿Cómo?- dice una enfermera

- Que sí, que me acuerdo de la frase " Lo difícil se consigue, lo imposible se intenta"- vuelvo a decir emocionada.

Ella se empieza a reír - eso será cosa del Doctor Montero- me dice

Por fin acabó todo, desperté de aquella operación, abrí los ojos y dije la frase.

Más tarde me reincorporo y le pregunto - ¿ Y Hugo? ,¿Dónde está?

-Se ha marchado a casa - me contesta la enfermera

- Pero... ¿Está bien?- pregunto

-Si, si tranquila, conseguimos que se despertara pero tu operación se complicó y tuviste una parada cardíaca así que llevas tres días sedada- responde

- ¿ Ya me puedo marchar a casa ?- Pregunto con una sonrisa de oreja a oreja

- No, lo siento, debes estar unos días en observación,

Estaba deseando volver a verlo, escuchar su voz e ir al instituto, vuelta a la rutina, vuelta aquel instituto, después de una semana sin aparecer por allí.

Recojo mis cosas y pienso en Hugo ¿Le habrán contado lo ocurrido?, anda que irse sin decirme nada...

En estos instantes mi cabeza es una bomba de relojería.. parece que fue ayer cuando Hugo y yo nos cruzamos en el pasillo y me tiró las cosas al suelo... y han ocurrido tantas cosas en un periodo muy corto de tiempo que no soy capaz de asimilarlo.

Pídeme que te bese ¡Lee esta historia GRATIS!