CAPÍTULO V

7 3 0

Tres días más tarde recibo esa llamada tan esperada, cojo el teléfono y hablo con el médico para comprobar que todo está correcto, cuelgo y preparo las cosas, mañana es la operación.

Vaya día más intenso llevo, estoy nerviosa quien lo diría...

No paro de dar vueltas, de rayarme la cabeza, de ver los pros y los contra, una sola cosa falla y... no me lo quiero ni imaginar.

Es de noche, estoy en la cama dando vueltas de un lado a otro, no puedo dormir, son los nervios...

Me levanto bueno eso de levantarme no es del todo correcto más que nada porque no he pegado ojo, no he dormido en toda la noche, pero ya es la hora, ahora sí que sí.

Me visto, cojo mis cosas y voy rumbo a aquel hospital, estoy impaciente, bueno para que me voy a engaña, estoy cagadita, llego y lo primero es ponerme la pulsera de identificación, más tarde me dan asiento en una de la salas de allí, justo a mi lado esta él... ese chico de 18 años con una perfecta sonrisa, no puedo evitar mirar su camilla cuando aparece ese médico.

-¡Ya es la hora!- me dice con su bata verde, unos guantes y una mascarilla que no me deja verle con claridad la expresión de la cara

-Estoy preparada.- le contesto con una sonrisa un poco obligada.

Tengo que reconocer que tenía miedo y que no estaba del todo preparada pero cuanto antes mejor.

Entro en aquella habitación tan oscura, con tantas máquinas, batas verdes, a centímetros de mí estaba Hugo, es tan guapo... Nos pusieron el oxígeno y la anestesia, y con pequeños y silenciosos movimientos le agarré de la mano fuerte.

- Siempre dicen que para comprobar que no se te ha olvidado nada después de la operación el truco es pensar una frase, decir la primera parte mientras hace efecto la anestesia y cuando te despiertas si eres capaz de recordar el final significa que no has olvidado nada- me dice elDoctor mirándome fijamente a los ojos sin pestañear.

-Vale- respondo nerviosa

-¿Estás preparada?- pregunta

-¡Sí!- le respondo

Se me viene a la cabeza la frase perfecta " Lo difícil se consigue...

Pídeme que te bese ¡Lee esta historia GRATIS!