Prólogo

46 8 2

¿Qué pasó ayer? No recuerda nada, solamente fragmentos, luces, voces, música, aire, unas cuantas de copas y un frenazo en seco delante de la puerta de su casa.

¿ Un frenazo?

Ella no conduce, pequeñas imágenes desordenadas le llegan a la cabeza como si fuera un tráiler de una película, un olor profundo a alcohol en la nariz, una fatiga que no la deja pensar con claridad y una chaqueta de cuero negro en el cabecero de la cama. Ese olor, le trae a la memoria una sonrisa, pero no una cualquiera, una sonrisa de picardía y a su vez compasiva.

Una mirada de ojos verdes gravada a fuego, ¿ Solo una mirada? Ni siquiera la silueta de la forma de los labios, ni la suavidad de las manos, ni su voz ni nada relacionada con él. Ni siquiera sabe si es un "él " o un "ella" solo lo deduce por la mirada y la chaqueta de cuero.

Se levanta de la cama mareada y dispuesta a recoger todos los libros y ropa de por medio.

-¿Y mi pañuelo de flores? ¿Dónde está?

De pronto suena un mensaje a un grupo de WhatsApp:

"Chicas... ¿Qué tal la resaca?".

Se le viene de repente una imagen a la cabeza y recuerda que anoche salió de fiesta con las amigas para celebrar el final de los exámenes.

Pídeme que te bese ¡Lee esta historia GRATIS!