La Hipótesis: Activación - Síntesis

1.1K 11 0
                                              

Según J. Allan Hobson no existe una entidad no física que influya en los sueños tal como el inconsciente, se trata más de las neuronas que se encienden en las diferentes áreas del cerebro como lo pueden ser en el área del equilibrio y sentir la sensación de caerse.

El sueño, las imágenes y las experiencias que sentimos al soñar, es un mero intento del cerebro, de sintetizar y organizar los inputs (entradas de información) suscitados por la activación cíclica y aleatoria de ciertas zonas colinérgicas (procesos neuroquímicos que usan moléculas de acetilcolina como neurotransmisor) del tallo cerebral.

Estas zonas segregan acetilcolina, -que suscita la fase REM (Rapid Eye Movemens) del dormir, en la cual es mucho más probable soñar; a su vez, inhiben a, y son inhibidas por, otras zonas que secretan norepinefrina y serotonina, dos neurotransmisores.

Cada 90 minutos se invierte este equilibrio químico; las zonas colinérgicas se imponen sobre las demás, generando el estado REM e induciendo disparos al azar de las zonas perceptuales (sobre todo oculares) y motrices del cerebro.
La corteza, que no distingue la vigilia del sueño interpreta estos disparos como inputs del mundo exterior e intenta ordenarlos lo mejor que puede creando una secuencia de imágenes tan carentes de sentido, como enigmáticas.
Luego las zonas que emiten serotonina y norepirefrina se activan, inhibiendo la secreción de acetilcolina y sacando a la persona de la fase REM.

Y así, una y otra vez, hasta el amanecer. Una noche y otra noche y otra y así toda la vida.  

Y finalmente según Ernest Hartmann, psiquiatra, alega que "el sueño es una consecuencia directa de procesos cerebrales concretos", que domina y a su vez estimula las diferentes neuronas con dopamina, que hacen que se produzcan conductas instintivas en el sueño; pero que a su vez guardan estrecha relación con el estado emocional del soñador y nos ayudan a adaptarnos a los eventos vitales, estresantes y traumaticos. Al igual que Freud, asume que nuestros sueños versan sobre problemas irresueltos. Hartmann señala que la actividad onírica tiene seis características principales:

1.- Soñar es un proceso que consiste en hacer conexiones. Cuando soñamos efectuamos conexiones en las "redes de nuestra mente". Nuestro cortex cerebral es una vasta red de neuronas conectadas entre si. Se calcula que existen entre 20 y 100 billones de neuronas y que cada una podría tener hasta 10.000 sinapsis. Ademas, dichas conexiones se fortalecen con el uso. Igualmente, pensemos que cada sinapsis tiene una probabilidad continua de actividad.

2.- Al soñar las conexiones son mas amplias e inclusivas. En el sueño, el cerebro esta conectado a elementos de la red neutral de un modo mas extenso e inclusivo que en la vigilia; por caso, podemos relacionar material reciente con viejas memorias y diferentes personas, objetos o lugares entre si. Este carácter extraño y creativo d los sueños sugiere que durante los mismos efectuamos conexiones mas amplias que en el ordinario estilo de pensamiento (el de la vigilia).

3.- El proceso conectivo esta guiado por la emoción. Al soñar, este proceso de realizar amplias conexiones no es aleatorio, si no que esta guiado por la emoción dominante del soñador. Los sueños no son tan disparatados o arbitrarios como pudiera parecer. Nuestro cerebro podría emplear asociaciones de muy variado tipos en los sueños ( puede ser en función de los sonidos o rimas, los colores, la relación conceptual o científica, etc.), pero lo que se observa es una conexión d tipo emocional. Es decir, los distintos elementos que aparecen en el sueño es relacionan entre si por evocar aspectos emocionales parecidos. Ademas, el tinte emocional de los sueños suele ser mas negativo que positivo (se sueña mas con eventos que nos preocupan). Igualmente, Hartmann se refiere a la emoción como un tipo de perturbación en las conexiones o redes de la mente.

4.-  Los sueños contextualizan la emoción dominante. Los sueños recogen las emociones mas relevantes para la persona. Por ejemplo, el miedo o el temor se representan frecuentemente como un maremoto, un huracán, un vendaval, etc; que vienen hacia uno sin posibilidad de escapar. Esto parece corresponder, entre otras cosas, a su sentimiento de perdida de apoyo, al haberse sentido atacado o dolido en su grupo afectivo o social. Un hombre quien su esposa abandona llevándose a su hijo pequeño y dejándolo con otros dos hijos mayores sueña que se encuentra en un pequeño barco azotado por una tempestad. Otras formas comunes de representar el estrés son las imágenes de ser lanzado al mar desde un bote o barco, estar perdido en algún lugar desconocido, dar vueltas sin sentido por curiosas construcciones sin lograr orientarse, andar o conducir sin rumbo por un área solitaria, etc. Todas estas escenas o figuraciones claramente recogen los sentimientos de vulnerabilidad, de confucion, de dolor, la sensación de estar perdido.

5.- Los sueños se asemejan a una metáfora creadora. A través de los aspectos sensoriales que son predominantes en los sueños, principalmente las modalidades visual y espacial, se construye una metáfora que da cuenta del estado emocional de la persona. Generalmente, se trata de una metáfora pictórica o de una escena en movimiento, que tiene un impacto especial que la convierte en la imagen mas saliente del sueño. Los demás factores, menos salientes, que aparecen serian como elementos metonimicos. Es decir, todo sueño tiene un fondo de continuidad del argumento y la imaginaria, una secuencia narrativa, por lo que casi siempre hay mas aspectos, aparte de esa imagen principal.

6.- Los sueños son casi terapéuticos. Según Hartmann, la finalidad de toda esta serie de amplias conexiones que se efectúan cuando soñamos, es superar el malestar emocional irresuelto, integrando el material nuevo con el antiguo. El soñar jugaría un papel esencial en la integración o en la conexión de estas memorias doloras. Precisamente, para posibilitar dicha integración, se efectúan al soñar conexiones de manera mas amplia con la guía de la emoción dominante, que es contextualizada en el sueño a través de metáforas explicativas. Por ejemplo, uno de los primeros aspectos es dotar al soñante de un lugar seguro, permitirle que cuente la historia ocurrida las veces que quiera y como desee, etc; en el caso de los sueños, el lugar seguro es la cama; al principio uno puede tener sueños recurrentes acerca de emociones similares.


La Interpretación de Los SueñosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora