Capítulo 25

90K 3.7K 3K

Gracias por esos 200 seguidores y las 75K leídas.♥
Capítulo dedicado a
PupiRuffino :)

Una fina mano se deslizó por mi mejilla acariciándola lentamente y descendió hasta mi cuello, rodeándolo con cuidado para pasar a mi nuca y pasear los dedos por mi cabello. Era un tacto muy agradable, demasiado como para tratarse de mi hermana e imposible viniendo de mi madre, ya que ella me despertaba a cachetadas. No iba a mencionar a Ed siquiera, porque era obvio que él nunca me tocaría así. Entonces, la única persona que quedaba era…

-Hazza –susurró la voz de mi novio a mi lado-. Hazz, despierta.

Bingo.

-Hmm…

Me di media vuelta en el sofá, dándole la espalda.

-Amor, es hora de comer.

-Hm… déjam…

-¡HAROLD, DESPIERTA! –la retrasada de mi hermana no tardó en gritarme por detrás.

Louis y yo abrimos los ojos como platos y las risas no tardaron en llegar.

-¡Joder! ¿Has visto eso? –Exclamó Ed- ¡Juro que no había visto a nadie saltar de esa manera desde las pasadas olimpiadas! Se ha cagado, el ricitos.

Me incorporé poco a poco ignorando las burlas y comentarios de aquellos dos pimpollos y miré a Louis, quien me observaba agachado a mi altura en frente del sofá. Ahora podía verle con claridad debido a mi mente más despejada, y debo admitir que era hermoso. Aquella semana se había dejado crecer una pequeña barba apenas visible que le hacía parecer más varonil, más guapo, más hermoso incluso de lo que ya era. Perfecto.

-Estás aquí –suspiré aliviado y alcé los brazos en busca de un abrazo-. No ha sido un sueño.

-Ha sido una pesadilla –añadió Ed-. En el momento que le he visto me ha dado un susto. Mira que llegas a ser feo, primo. No entiendo cómo puedes tener parentesco conmigo.

-Cállate o te juro que lo de antes se volverá a repetir multiplicado por tres, idiota –gruñó Louis abrazándome con cariño.

¿Lo de antes? ¿Qué había pasado?

Fruncí el ceño y me hundí en su cuello tal y como siempre hacía, oliendo el dulce aroma de su perfume. Sentí sus ahora cálidos labios presionar mi hombro y lentamente ascender hasta besar parte de mi cuello y mandíbula. Suspiré con una sonrisa perdiéndome la noción del tiempo al encontrarme entre sus brazos.

-Ayúdame a levantarme, Lou. Me tiemblan las piernas.

Dicho y hecho me pasó una mano por los hombros y me agarró por el antebrazo con la otra, sujetándome con cuidado como si de un muñeco de porcelana se tratara. Todo me seguía dando vueltas y sentía un gran peso presionándome en la cabeza, como si alguien hubiera añadido tres quilos de piedras encima de ésta.

Arrugué la nariz cuando escuché las risas macabras de Ed a mis espaldas.

-Gemma, Ed, no riáis mucho que Harry no se siente bien –escuché decir a mi madre desde la cocina.

-Pero mamá, yo no he…

-¡Shh!

Otra persona más apuntada en la lista de la gente que no había podido ir a trabajar a causa de la tormenta, que por cierto, parecía haber disminuido.

-Vamos al baño, te irá bien mojarte la cara –susurró Louis antes de darme un beso en la mejilla-. He ayudado a tu madre a preparar la comida y, no es por presumir pero, los tacos que he preparado están buenísimos.

East Of Heaven ~ Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!