Maryse Lightwood

7.3K 418 60

Alysha sigue con el mismo vestuario

------------------------------------------------

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

------------------------------------------------

Alysha caminaba por los pasillos cuando se encontró a Clary sentada en el suelo, abrazando un cuaderno. 

-Supongo que le debes tener mucho apego a eso- dijo mientras se sentaba a su lado. La del pelo naranja se secó una lágrima indiscreta y se sorbió los mocos. Aly la miró mientras se abrazaba las rodillas- Déjame adivinar... Alec. 

-Es tan imbécil- se quejó la más pequeña. Aly sonrió un poco. 

-Sólo es Alec. No le hagas caso. Es más fácil ignorarle que intentar contraatacar. 

-Tú lo haces- le recordó Clary. La pelirroja sonrió. 

-Porque se me da de miedo pincharle. No puedo evitarlo. Me sale de natural- ambas sonrieron- Sea lo que sea lo que haya hecho, no lo pienses demasiado. 

-Me ha quitado el colgante por el que veía a mi madre. 

-¿El fragmento de portal que llevabas al cuello?- preguntó con el ceño fruncido. 

-¿Sabías que era un portal?- la pelirroja rodó los ojos. 

-Soy medio bruja. No hay que ser un genio para reconocer un portal cuando lo ves- se levantó y se sacudió y alisó el vestido antes de tenderle la mano a Clary- No lo pienses más. Y por el amor de Dios, no escuches a Alec- la del pelo naranja se rió un poco y Aly sonrió antes de alejarse por dónde había venido. 

------------------------------------------------  

-Estad preparados, me esperéis o no- le estaba diciendo Maryse a su hijo mayor mientras se separaba de darle un beso en la mejilla. A ver, rebobinemos: después de una charla super amigable entre Clary e Izzy había llegado la madre de los hermanos. Y ahora estaban reunidos en un círculo. ¿Lo bueno del asunto? Maryse aún no había notado la presencia de Alysha. 

-Lo estoy, lo estamos- dijo Alec, después de mirar por encima del hombro de su madre y cruzar una mirada con Aly. La pelirroja sonrió y le guiñó un ojo con picardía. El moreno quiso rodar los ojos pero se contuvo. 

-Luego hablaremos del Instituto- prosiguió su madre- Tenemos problemas más graves. Los seelies han dejado de comunicarse con la Clave y no dicen por qué. Imagino que siguen molestos por pedirles que enviaran exploradores a  buscar a Valentine. Pero nadie de su reino nos lo dice. 

-Tengo amigos seelies- dijo Isabelle. 

-Sí. Sé de tus amistades- respondió su madre con cinismo- Isabelle. No nos juntamos con seres del submundo por buenos motivos. Un mal gesto, una mala palabra... 

-Aunque parezca mentira, no somos tan irascibles- Alysha no pudo contenerse y habló. La mujer se quedó helada antes de volverse y encontrarse con la pelirroja cruzada de brazos- En realidad somos muy amigables. Siempre y cuando no nos toquen las narices. Cosa que hacéis muy a menudo a mi parecer. 

Two Different Hearts || Alec Lightwood [1] (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!