La leyenda de la Serpiente Estelar, segunda parte

1.3K 157 20

El Dios de la Guerra, de piel azulada, cubierto con su manto de plumas de colibrí y los rasgos de su rostro hermoso oscurecidos por una franja negra, cargando su escudo ornamentado con oro y plumas preciosas, extendió la mano.

El animal se volvió relámpago y el relámpago se volvió hacha en las manos del Dios Colibrí del Sur, azul y llameante.

— ¿Tú cuidarás de ellos? —preguntó el dios al hombre que seguía hundiendo la rodilla en la tierra reseca y que dijo que si, sólo con la cabeza, con miedo de enojar al Dios más terrible de todos cuantos existían.

Aquel poderoso ser extendió el hacha de nuevo hacía el hombre y el arma se volvió Serpiente de Fuego, está vez de color rojo.

Velozmente se envolvió en torno al cuerpo del hombre.

Quemándolo vivo.

Las llamas lo cubrieron por entero mientras que la serpiente lo rodeaba cien veces viajando por su cuerpo como un remolino cada vez más rápido, hasta que dejó de distinguirse la forma del animal.

El hombre parecía atado por muchos aros de fuego. También parecía estar sufriendo.

Y de pronto, la serpiente volvió a la mano del dios.

Los gritos del hombre habían atraído a sus compañeros que corrieron a defenderlo con sus vidas hasta que vieron quien estaba con él.

Todos los hombres bajaron su rodilla al suelo y eso dio gustó al dios, ya que vio valor en esos corazones y respeto.

—Este hombre los cuidara.  El fuego de mi arma vive en su sangre. —Dicho eso, el dios desapareció para siempre.

Nunca más lo volvieron a ver, ni se volvió a saber nada de ningún animal de fuego...


Ba ' Wa¡Lee esta historia GRATIS!