Capitulo 54

8.5K 599 4

~25 DE MAYO~

-¿Te gusta este entonces?

-¡Si! Es precioso, ¿no crees?
-Si, bueno...

-¿No te gusta? –Pregunté con un deje de desilusión.

-No es que no me guste, es solo que...

-No te gusta. Afirmé para dejar la percha con el vestido en su sitio.

-Si me gusta, Olivia. –Volvió a coger el vestido para mirarlo de arriba abajo. –Dios, no. Es horroroso. –Lo miré ofendida para darme la vuelta y salir de la tienda. –¡Olivia!

-¡Pues entonces elige uno tú!

-No te enfades. Te recuerdo que fuiste tú la que se encaprichó en que la acompañara. –Volví a mirarlo ofendida.

-Eres... Eres... Moví la mano sin saber muy bien que insulto usar para golpearlo en el pecho. –Ya no necesito tu ayuda. Además, es que no sé ni para que te la pedí la verdad.

-Ni yo. Supuestamente el chico no puede ver el traje de la novia...

-¡Agg! –Volví a darme la vuelta para seguir con mi camino.

¡Esto es increíble! Con lo ilusionada que estaba con que los dos eligieramos mi vestido...

-Oye, esperame. –Lo ignoré para seguir caminando hacia el parking. –¿A dónde vas?

-Quiero volver a casa.

-¿Por qué? Aún no hemos comprado el vestido.

-Ya me da igual ese absurdo vestido. –Dije cruzandome de brazos enfadada. –Abre el coche.

-Bueno, ya voy. –La alarma antirrobo del coche sonó y me metí dentro para ponerme el cinturón de seguridad. –¿No quieres ir a otro centro comercial donde hayan más tiendas así?

-No.

-Si es por mi comentario...

-Quiero volver a casa.Volví a decir para bajar la ventanilla y poner la radio a todo volumen.

Con eso se daría cuenta de que no quería hablarle.

•••

-¡Mami! ¿Y tú vestido? –Preguntó Elyssa nada más entramos por la puerta.

-Aún no lo he comprado, Elyssa.

-¿Por qué? ¿No iban a comprarlo? –Preguntó ahora Anna con Alexander en sus brazos.

-Si, pero a mi querido prometido no le gustó.

-Eh, no lo digas de esa manera tampoco. –Dijo Dylan y yo rodé los ojos para coger a mi hijo.

-¿Cómo estás, pequeño? ¿Me extrañaste?

-Mamama.

-Tomaré eso como un si.

-¿Y a papi no lo echaste de menos, campeón?

-No seas celoso.Dije y este me miró mal mientras que Anna reía.

-¿Se puede saber porqué pelean ahora?

-¡Por su culpa! –Dijimos los dos a la vez mientras que Anna y Elyssa reían.

-No seas mentiroso, Dylan. Tú fuiste el que arruinó el día de mi vestido.

-Ya está, ya. Ahora toda la culpa es mía ¿no? –Abrí la boca para insultarle pero callé al darme cuenta que estábamos con los niños.

-No te insulto porque están los niños delante...

-¡Insensato! –Ambos miramos asombrados a Elyssa mientras que ella fruncia el ceño. –¿Qué significa?

-¿En dónde escuchaste eso, Elyssa?

-No sé, sólo me vino a la cabeza. –Se encogió de hombros. –¿Pero qué significa?

-Pues una persona que muestra inmadurez e imprudencia.

-Ah... –Murmuró como si aun no supiera lo que significaba. –¿Y papá es un insensato?

-¿Qué? –Comencé a reír como una loca desquiciada al ver la cara que se le había quedado a Dylan. ¿Pero como era capaz de recordar esa palabra?

-Mi niña...

-No, no, déjala, Anna. –Le entregué a Alex que nos miraba a todos curioso. –Si, cariño. Papá es un insensato.

-Que graciosa ¿no? –Seguí riendo a pesar de que sabía de que se enfadaria conmigo.
-Bueno, bueno, me voy a hacer una llama. –Dije antes de coger mi bolso y subir al piso superior.

Si él no quería acompañarme a por mi vestido de novia, muy bien. Ya me las apañaría con otra persona.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!