Capítulo 3

228 19 1

El sol del crepúsculo se colaba desde la ventana en la habitación de Lisette. Durante todo el tiempo que estuvo en la ducha, no dejó de pensar en lo raro que se había comportado su mejor amiga. Aun así, lo dejó pasar. No tenía sentido mortificarse por algo tan simple cuando tenía problemas mucho peores. Ya vestida salió hasta la sala, donde encontró a sus dos hermanas conversando tan plácidamente.

– ¿Entonces no crees que sea una mentira? –le preguntó Lauren a Cassie, quien negó con la cabeza.

–Creo que todo es cierto. No puedo entender cómo nos enfrentaremos a la Dama Gris, podemos ser muy poderosas, pero no dudo que ella lo sea más.

–¿Eso significa que fallaremos? –Lisette se coló entre el espacio vacío que había entre un sillón y el otro. Se sentó junto a su hermana mayor.

–No. No fallaremos. No podemos. Debemos tomar esta misión y cumplirla como se debe. Yo llevó cuatro años manejando la magia, y Lauren, dos años, pronto será la ceremonia... –guardó silencio de repente, se mordió la lengua como reproche por haber hablado de más. Lo sabía, ya no había marcha atrás.

– ¿Qué ceremonia? –Lis se acomodó en su lugar, volviendo la vista fija hacia Cassie.

–Yo... eh...

–Nada –intervino Lauren.

– ¿Cómo que nada? ¿De qué ceremonia hablan?

Las dos se mantuvieron en silencio, como si de ese modo el error fuera a remediarse.

– ¡Díganme de qué ceremonia hablan!

–Lis... –Cassie suspiró–. Cuando hablaste de la inmortalidad... verás, las brujas y los brujos al cumplir la mayoría de edad tienen la obligación de asistir a una ceremonia. En ella deciden si desean vivir con la inmortalidad o dejar que su vida llegue a su fin con el paso de los años.

La menor movió la cabeza de un lado para otro, sin lograr comprender.

– ¿Estás diciendo que la inmortalidad es una opción?

–Eso mismo. No todos los brujos desean vivir para siempre, es por eso que hace más de mil años se creó esta ceremonia. Nos dan la posibilidad de elegir a los veintiún años.

– ¿Y qué es lo que cambia? Quiero decir, cuando se elige uno en vez del otro. ¿Qué sucede cuando se elige ser inmortal?

–Aparte de vivir para siempre, se aumenta la fuerza.

–Tú tienes veintidós, ¿cuál fue tu elección?

–Lisette... –intervino Lauren.

–No, Lau. Está bien. –Volteó a ver a la pequeña–. Elegí la mortalidad.

– ¿Qué? ¿Por qué?

–Cuando fue mi ceremonia, no quería saber mucho del mundo mágico.

–Pero... ¿no te arrepientes?

Su hermana negó con la cabeza.

–Al principio, sí. Pero ahora no, estoy bien con la idea de envejecer.

–Si tú lo dices... ¿Y hay alguna manera de que un inmortal pueda morir?

–Sí –esta vez, fue Lauren quien habló–. En realidad, que sea inmortal solo significa que puede vivir muchos años sin envejecer, no que definitivamente su presencia en el mundo sea eterna. Solo un hechizo realmente poderoso puede debilitar a un inmortal hasta matarlo –hizo una pausa, pensando si realmente lo demás de la historia valía la pena comentarlo–. Y un cazador.

Cazadores vs Brujas¡Lee esta historia GRATIS!