capitulo 29

3.9K 247 69

- Mama es necesario que haga esto?

- Sabes que si Jack. Es la presentación oficial de tu hermana como nueva Jefa de los 12 clanes.- le dije mientras acomodada su ropa.- Y tu has aceptado ser su Guardia personal.

- Ya se que he aceptado ser su Guardia. Pero no implica que este usando esta ropa- me decia mientras estiraba los brazos

- Es la ropa de la Guardia.

-Nunca se la vi puesta a Octavia - me reía porque sus quejas no tenían fin. Y Realmente la ropa era horrible

- Octavia no la usa porque es la mano derecha de Kim, su entrenadora.- ultimando los detalles de que todo estuviera listo para mañana- Has visto a tu hermana?

- Debe estar en las zonas de luchas, se pasa ahí mucho tiempo.- me iba a decir algo más pero se para.

- Que pasa?- me siento a su lado.

- Extraña mucho a Ma. Y yo también la extraño - me susurra.

- Yo también la extraño -le dije abrazandolo. Le dibun beso en la cabeza y me levanté para ir a buscar a Kim.

Las áreas de lucha estaban alejadas del centro de Polis. Por un lado me gustaba porque me permitía recorrer Polis y asegurarme de que no falte nada a casa habitante de aquí.
Lo niños se acercaban a mi gritando Whanheda, ni me gustaba ese título, lo odiaba de hecho.  Pero aquí lo tenía que usar.

En las primeras áreas ya pude distinguir a Kim y Octavia.
Kim peleaba duro, utilizaba dos palos de madera como armas para luchar contra Octavia. Y Octavia sólo una lanza de madera.
Kim se ha convertido en toda una guerrera magistral, cada golpe, cada movimiento, era anticipado por ella. Su rapidez y deseo por las peleas la han llevado a convertirse en una de más jóvenes guerreras de Polis.
Octavia hace su mejor esfuerzo para mantenerle el ritmo a una Kim totalmente imparable.
Su rostro se nota la concentración de la pelea, pero sus ojos demuestran tal tristeza que me parte el alma.
Recuerdo el dia que dijo que iba a ser la mejor guerrera para que su mami estuviera orgullosa de ella y lo ha conseguido. Tan sólo si...

- Ma!- la voz de Kim me saca de mis pensamientos. Una sudoroso Kim viene corriendo abrazarme.

- Bebé, no es que me queje del abrazo -le decía mientras trataba de separarla de mi- pero realmente hueles mal.

Kim rompe en risa, era tan igual a su madre, hasta el mismo sonido y la misma forma de reír de Lexa.

- Hey Clarke, como estas? - Octavia se acerca a mi pero sólo me da la mano

- Ya estoy toda sucia puedes abrazarme O.- ella sonríe y me abraza haciendo que Kim se tiré encima nuestro unificando el abrazo.- Kim ya te puedes bajar, Kim!

- Mama?- logró escuchar a lo lejos una voz. De repente siento como Kim salta de nosotros y se para a mi lado.
Levantó la vista para ver como Kara se acercaba a nosotras.

- Hola amor- O. Se acerca a su hija y la besa en la cabeza.- Que tal el entrenamiento.?

De cerca veía la conversación de madre e hija. Voy a preguntarle a Kim sobre su presentación pero no puedo al verla tan concentrada en algo. Sigo su vista y ahí sólo esta Kara.
Kim esta quieta como estatua y sólo la mira. Sus ojos brillan,  la tristeza de hace un rato desaparece. Y ahí está su mirada. La mirada de Lexa, esa mirada que me daba y a mi me daba vuelta el mundo.

- Si la miras así, vas hacerle un agujero en la cara- le susurró al oído.

Kim pierde el total color de su cara y me mira.

- No...- le pongo la mano en el hombro y niego con la cabeza.

- Cuando quieras hablar aquí voy a estar- le apreté más el brazo, dándole confianza. Ella asiente con la cabeza.  Y vuelve a mirar a Kara que era una copia exacta de Octavia, sólo con el pequeño detalle de que su piel era del mismo color de Lincoln.

- Me venias buscar por algo?- me dice sin dejar de mirarla

- Te venía a buscar para probarte el vestido de mañana. - ella suspira

- No quiero hacerlo ma. No si mama no esta.- girar para darme la espalda. Se que no quiere que la vea llorar. Es tan dura... es tan Lexa.

- Lo se bebe, pero es algo que dejó dicho y encargado expresamente tu madre.

- Dame unos minutos y voy.- me dejo en medio de la arena y fue hasta los aseos.

- No quiere saber nada con mañana? - la pregunta de Octavia me sorprendió

- Tanto se le nota?- le digo sonriendo

- Sólo si la conoces mucho. Y todos los hematomas que tiene mi cuerpo lo comprueban.- me dice señslandose cada parte de su cuerpo.

- Ha avanzado mucho, verdad?

- Demaciado, Para alguien de su edad. Esta lista Clarke.

- Lo sé O.

El día pasaba rápido. No sentía las horas pasar sólo en cansancio estancarse en mis hombros.
Me sentía sola a pesar de tener a mis hijos, a mi madre y a mis dos icondisonales amigas, me sentía sola. Extrañaba Demaciado a Lexa.
No me acostumbraba a su ausencia.
Cada noche era lo mismo, el mismo ritual de soledad. Su lado de la cama era frío como su ausencia.
El día amanecía y ni el calor de los rayos de sol podía calentar esa ausencia que día a día crecía en mi.

Hoy era el dia en el que Kim probaba que era digna al trono de los 12 clanes. 
Así como Lexa lo hizo a sus 16 años hoy era el turno de Kim. Si ella
Ganaba sus tres pruebas. Se convertía en princesa legitima con derecho al  trono.
Mi hija con 16 años luchaba por lo que tanto deseo de pequeña sólo le faltaba algo para que esrubiera completamente feliz.

Recorrí el salón, viendo que todo estuviera perfecto para la presentación de los candidatos al trono.
Como si mi hija mi hija no tuviera preocupaciones. Varios clanes han aprovechado la  ausencia de Lexa para poner un candidato al trono.
Por más que haya protestado el Consejo había votado como valido la incorporación de más guerreros.
En total eran 6 candidatos incluida Kim.
El medio día se hizo presente y con el todos los candidatos.  Todos estaban parados en medio de la sala.
Como era de esperarse Kim no uso su vestido. Sino usaba un pantalón de lino blanco junto una camisa del mismo color. Haciendo resaltar su piel tostada por el sol.
Sus ojos azules verdosos brillaban de orgullo. Tenía el pelo recogido como su madre cada vez que iba a un lucha.
No podia evitar hacer las comparaciones. Kim era tan Lexa.

-El día de hoy se demostrará quien va a ser el siguiente en suceder al trono.- Kim parada en medio de la sala junto a los 5 hombres con los cuales tendría que luchar para alcanzar su objetivo.
Atrás de Ella se encontraba Octavia. Cada candidato tenía que estar presetente con su tutor de espada.
Ella me mira y asienta con la cabeza. Quiere que no me preocupe pero lo hago igual.

- Ahora haremos el sorteo para las peleas y después de estas peleas sólo quedarán 3 candidatos para la siguiente prueba. Eso quiere....-un ruido hace resonar la sala, haciendo que todas las miradas vayan a la puerta.
Las grandes y pesadas puertas se abren dejando pasar una enérgica comandante.

- Espero no haberme retrasado mucho- dice Lexa con una sonrisa.


Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!