Capítulo 24

88.9K 3.8K 3.4K

¡Hey!
Me he fijado en que no solo hay chicas leyendo mi novela, sinó que también hay algunos chicos quienes votan y comentan. Me gustaría que supierais que me encantan vuestros comentarios, sois lo mejor.

Y, en especial, me gustaría dedicar éste capítulo a  0nlyweird porque es adorable y siempre me saca una gran sonrisa al escribir sus comentarios.
Un saludo :D

7:43 a.m.

-Harry, el primo de Louis ya está aquí –Gemma frunció el ceño mirando por la ventada de al lado de la puerta de entrada, sus brazos cruzados sobre el pecho.

-Con la pinta de matón que tiene, y lo puntual que es –me quejé dejando a Dusty en el sofá- ¡Todavía no me he puesto los zapatos!

-Si dejaras al gato en paz, quizás ya estarías arreglado –gruñó, abriendo la puerta lentamente para salir hacia fuera-. Espabila y no le hagas esperar.

-¡Pero es pronto todavía!

-Harry, haz caso a tu hermana –me ordenó mi madre desde arriba.

Rodé los ojos y vi como Gemma cogía el paraguas y salía a toda prisa hacia fuera llevando sus zapatillas con forma de conejito rosa. Ya está, se había vuelto loca.

Terminé de ponerme los zapatos a toda prisa y corrí a por mi mochila. Cuando ya me encontraba dispuesto a salir me percaté de que no llevaba las llaves, así que tuve que volver a subir a mi habitación para cogerlas.

-¡Hasta la noche mamá! –Grité y miré a Dusty-. Nos vemos luego, Dus.

Salí de casa a toda prisa cogiendo mi paraguas y miré el reloj de mi muñeca. 7:48 a.m.

Mientras corría pude ver algo que nunca imaginé que vería. Gemma y Ed reían animadamente en el interior del coche. Sí, Ed la había dejado pasar a SU coche, y compartían una conversación realmente animada. Gemma riendo. Ed riendo. GEMMA Y ED RIENDO. Los seres más antipáticos que jamás había visto estaban… riendo… juntos.

Estaba seguro que maquinaban algo malévolo en mi contra.

De repente noté como mis pies deslizaron por el suelo a causa del agua, las suelas de goma de las Converse no ayudaban mucho los días lluviosos. Así que bueno, me pegué de morros contra el cristal del coche, llamando la atención de ambos.

La puerta de abrió, yo me sobé la nariz con fastidio.

-¡Harry! –Gruñó mi hermana- ¡Mira que llegas a ser torpe! Me avergüenzas delante de Ed.

¿Gemma preocupándose por la opinión de alguien? Ay. Aquí pasaba algo raro.

Escuché una risita por parte del pelirrojo en el interior del coche.

-Niño, acepto que te guste mi coche, pero no te lo comas que no necesito –sonó divertido.

Gemma salió del coche entre risas y abrió el paraguas al instante, empezaba a llover fuerte.

-Hablamos luego Ed –le sonrió tiernamente, de una manera que nunca había visto en ella-. Me gustaría… A mi madre y a mí nos gustaría que alguien cercano a Louis se pasara por casa, ya sabes, para conocer mejor a la familia…

Le di vueltas al paraguas impacientemente, me estaba mojando los pies.

-Gemma, llegaré tarde –me quejé.

-A mí también me gustaría pasar tiempo con… vosotras –dijo él, ambos ignorándome-. Vuelvo luego, ahora tengo que llevar el niño al instituto.

East Of Heaven ~ Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!