34. "No quiero quedarme".

7.7K 626 17

Discúlpenme si hay horrores ORTOgráficos. 

34. "No quiero quedarme".

|Narra Megan|

Ahora que Ethan estaba en su viaje de trabajo, lo de la custodia de Nick ya estaba hablado y empapelado. Al principio solo serían unas visitas a la casa de Gina para que la conociera a ella y a los demás familiares. Y me tocaba a mí llevarlo y quedarme allí con él. Desde que Ethan se fue, Nick ha ido un par de veces. Esas veces solo nos quedamos un par de horas, pero ahora iríamos todo el día a su casa y él se estaba comportando muy mal por no querer ir.

-¡Pero no quiero! –Refunfuñó cruzándose de brazos y quedándose fijo para que no me acercara más al timbre de la casa-.

-Nick, deja de hablarme en ese tono. –Regañé-. Vamos a ir porque tienes que terminar de conocerlos, pronto verás que te agradarán. –Me costaba decir aquello, pero era cierto, Gina y su esposo eran un amor de persona junto a Nick-. ¿Entendido?

-Pero quiero a papi... lo quiero aquí... -Sus mejillas sonrojadas me alarmaban que iba a llorar y que se encontraba muy molesto-.

-Papi estará aquí en poco tiempo. –Me arrodillé junto a él-.

-Lo quiero ya. –Habló en un tono bajo. Justo después escuché la puerta principal de la gran casa abrirse a mis espaldas y tan solo volteé la cabeza hacia Gina-.

-Déjame un segundo. –Le dije sin saludar. No esperaba que se fuera de la entrada y tampoco lo hizo-. Nick... él vendrá pronto. Él también quiere estar contigo.

-¿Y por qué no está? Dijo que solo serían unos días. –Se echó a llorar ignorando que Gina estaba allí presente-.

-¿Quieres hablar con él? –Lo abracé y lo sentí asentir sin parar de llorar-. No llores ¿Está bien?

Saqué mi móvil y me fijé en la hora, ahora probablemente estuviera entrando a alguna reunión pero tenía que llamarle. Cuando contestó no parecía muy contento.

-Megan, espero que sea importante porque estaba en una junta.

-Nick quiere hablar contigo. –Dije de una vez-.

-¿Qué pasó? –Ahora aparte de alterado estaba preocupado-.

-Solo habla con él ¿Sí? –No dejé que contestara porque le di el móvil a Nick quien se limpió torpemente las lágrimas de su cara y lo tomó con dificultad por lo grande que era para sus pequeñas manos-.

-¿Papi? Te extraño mucho. –Su voz de niño pequeño era aún más notable e este estado y más palabras se le enredaban, como "estlaño" en lugar de "extraño"-. Yo también. ¿Por qué no vienes? –Le tembló el labio inferior, y vi a Gina, quien se secaba una lágrima antes de que se derramara por su mejilla-. Pero no quiero estar aquí. –Ella suspiró-. Bueno... perdón. Está bien, papá. Y yo a ti. –Me tendió el teléfono y lo tomé poniéndolo en mi oreja-.

-¿Y bien? –Pregunté mirando a Nick saludar tímidamente con la mano hacia Gina-.

-Ya está, ya está.

-¿Qué dijiste? –Vi cómo se acercaba a la los escalones de entrada-.

-Solo que no estuviera triste y que cada noche me vería. Eso lo tranquilizó un poco. Por favor no dejes que se porte mal frente a ellos. –Me sorprendía la tolerancia de mi hermano al hablar de ellos como si a él lo hubieran tratado muy bien, pero supongo que eso es parte de ser hermana mayor, protegerlo desde muy pequeño, protegernos mutuamente-. ¿Bien?

Papá de Repuesto.¡Lee esta historia GRATIS!