Oscurece rapido 5

351K 6.5K 440

Me desperté gracias a la luz que se filtraba por mi ventana, abri lentamente mi ojos mientras me desparramaba por la cama intentando estirarme, el leve revoltijo en mi estómago gracias al alcohol me hizo recordar la terrible noche que había pasado. Luego que Marion halla conocido a Harry, ella no se había separado de el ni por un segundo, me tuve que volver con una borracha Amy en taxi.  

Nota mental:  

NO dejar que mi padre se meta en mi vida social o que intente crear una.  

Luego de varios intentos me termine levantando, me lavé la cara, los dientes y me hice una colita. Baje con el pijama casero, el día estaba hermoso para pasarlo afuera, encontré a mi padre comiendo sus cereales que segun el le dan fortaleza para el día mientras leía el diario, obviamente la sección de deportes.  

-¡Oh aquí esta la transnochadora! -Dijo divertido mientras dejaba el diario de un lado y con la mano derecha sostenía la cuchara con algunos cereales en ella que luego se lleva a la boca. Revolee los ojos para luego abrir la heladera en busca de mi jugo- 

-No me hagas hablar de eso, sigo enojada contigo- Dije mientras me servía el jugo y me sentaba en la mesa con cara de pocos amigos. 

-Tu siempre estas enojada por algo. Cuéntame como estuvo y emite los comentarios de chicos - Dijo haciendo una mueca mientras masticaba, tomé de mi jugo - 

-No te preocupes, no los hubo. En resumen fue aburrido, Marion y sus amigas se emborracharon y yo simplemente estuve mirándolas. -Luego recordé al chico de los tatuajes- Estaba uno de tus chicos -Dije como el que no quiere la cosa, el frunció el ceño mientras revolvía lentamente los cereales- 

-¿William? El se la pasa de fiesta en fiesta -Negué con la cabeza- 

-Harry...- Miré para otro lado intentado récordar su apellido, dudaba si en algún momento me lo había dicho. Mi padre frunció el ceño- 

-Styles. ¡Maldito sea! Le dije que no salga, tiene que entrenar fuerte ese chico no entiende nada-suspiro frustrado esta ves borrando todo rastro de diversión. Luego me miro- ¿se te acerco? ¿Estaba borracho? - ¿qué le pasaba? -  

-No papa, sólo se presentó y que yo sepa no parecía borracho- El hizo una mueca- 

-¿Segura? Ese chico es igual de rápido en el ring con las mujeres - ¿Acaso no confiaba en su hija? - 

-Te dije que no papa, tranquilo. -El se quedó mirándome por unos segundos para luego suspirar- 

-A veces me olvido que tienes dieciocho- Dijo mirando ahora la leche sin cereales con la mirada perdida- todo pasó tan rápido -Revoleé los ojos- 

-Papa no me hagas llorar- Dije divertida- Se te va a hacer tarde - Eso era una excusa, sólo por que odiaba cuando mi papa se ponía sensible aunque eran pocas las veces- 

-Tienes razón. -Dijo parándose con el tazon y llevándolo al fregadero- Nos vemos más tarde Rocky, te llamo. -Dijo agarrando su bolso y desapareciendo por la puerta-

La brisa revolvía mi pelo mientras leía un libro bajo la sombra de el gran árbol de la plaza central, el clima estaba perfecto, suspire dejando que las palabras de esta bella historia crearán imágenes en mi mente que me llevarán a otro lugar y otra vida, el sol estaba bajando en cualquier momento el día precioso iba a desaparecer para suplantarse por la oscuridad de la noche. 

-¿Día productivo no? - escuché una voz burlona, levanté mi mirada para encontrarme con el ruludo, llevaba una musculosa, unos pantalones deportivos junto a un bolso colgado en el hombro y por su aspecto se podía decir que salía de entrenar. 

-Aprovecho el día - dije cortante para volver a centrar mi mirada en las hojas , sin prestar atención del todo- 

-Tienes que dejar de ser tan simpática - Volví a mirarlo, el estaba conteniendo una sonrisa- ¿Te molesta si te acompaño por un rato? -Dijo sentándose al lado mío y apoyando su espalda en el árbol, para luego estirar la piernas cruzando un pie arriba del otro . Sabía que no le interesaba mi respuesta, pase una hoja de mi ahora olvidado libro para hacer como que me daba igual - 

-Es una plaza pública- dije sin despegar mi mirada de las redacciones, el abrió su bolso y tomó de su botella, Harry se aclaró la voz- 

-Hoy tu padre me ha explotado por suerte me dio un descanzo para ira mi casa a respirar- Dijo suavemente, asenti lentamente con la cabeza sin mirarlo- Al parecer piensa que tengo intensiones o algo contigo - dijo divertido, levanté mi rostro que ahora me quemaba para encontrarme con su mirada- 

-Mi padre a veces puede ser exagerado- Dije encogiendome de hombros, el hizo una mueca- 

-Me da igual, es igual a todos los padres que he conocido - Dijo indiferente, frunci el ceño sin entender del todo lo que quiso decir- 

-No entiendo - dije mirándolo, el ahora centraba su atención en su celular que hace pocos segundos había vibrado- 

-Nada pecas, tal vez en otro momento te explique. Lamentablemente me tengo que ir - Dijo sobrante mientras se levantaba- Será mejor que no te quedes por mucho tiempo, esta por oscurecer y esta zona no es segura - Levanté una ceja- 

-se cuidarme sola. Gracias, Styles - el negó con la cabeza sonriendo de lado- 

- como quieras, cariño. Nos vemos - dijo agarrando el bolso y desapareciendo por la calle contraria a la que había venido, me quede mirando su espalda triangular y el vaivén de sus musculosos brazos mientras caminaba-

No llevaba la cuenta de cuanto tiempo había pasado desde que se había ido Harry, sólo sabía que quería terminar el capítulo de esta maravillosa historia pero se me hacia difícil cuando ya la luz había desaparecido. Mire a mi alrededor no había ni un alma, en mi barrio las cosas eran muy peligrosas no era seguro andar sólo por las noches obviamente no en todos los lugares, pero la plaza claramente era de los prohibidos. Me paré pasando mis manos por mi pantalón para sacarme los restos de pasto, agarre mi bolso de hombro y guarde el libro, comencé a caminar bajo las farolas, las madres con sus bebés, las ancianas que alimentaban los pájaros, habían desaparecido por completo, dejando una solitaria plaza que daba terror.  

Comencé a caminar para el lado en el que el chico de los tatuajes se había ido, ya que quedaba más cerca el gimnasio que mi casa y no me quería arriesgar, de seguro mi padre estaba ahí así que me volvería con el. Camine a paso rápido, cualquier ruido me ponía alerta pero en el momento que vi cuatro siluetas apoyadas en la entrada de un callejón mi piel se erizó, camine a paso rápido prácticamente corriendo cambiandome de vereda antes de pasar por delante de ellos. 

-Hola linda, ¿Por qué no vienes con nosotros? -Dijo un Moreno alto mientras salía un poco más de la boca del callejón. Seguí caminando si prestar atención-  

-¡Oh vamos! Ven a divertirte un rato - Esa era otra voz, luego rompieron en risas. Seguro se estaban drogando, seguí caminando ya estaba cerca faltaban sólo unas cuadras pero crei morir cuando escuché unos pasos apurados atrás mío. 

-¡Vamos niña ven aquí!-su tono de voz era agresivo, ¿Mierda por que no me dejaban en paz?. Sentí la respiración de uno de los chicos básicamente en mi nuca, pero vi una sombra salir del otro lado de la vereda 

-Alejate de ella - Dijo una voz demandante y masculina-

--------------------------------------------- 

Oh oh ¿quien será?

:)

Las reglas del boxeador (Incompleta)¡Lee esta historia GRATIS!