Capitulo 35. Aclaraciones

90 3 0

Habían pasado dos semanas en las que Rosa fue recuperándose poco a poco .
Por fin le habían dado de alta y rezaba por no tener que volver a pisar un hospital en mucho tiempo .
Era sábado por la tarde y Lorena junto con Fernando se habían marchado a dar un largo paseo por la orilla de la playa con la pequeña Beatriz que ya empezaba a dar sus primeros pasos, además la tarde acompañaba ya que hacía una temperatura que apetecía que estuvieras en la calle , una suave brisa corria y el sol no era lo suficientemente molesto ,
ambos estaban en una etapa de la relación en la que iban al cine , a comer y cenar o podían quedarse en la orilla de la playa viendo las maravillosas puestas de sol , ambos confiaban el uno en el otro no había ningún secreto de lo contaban todo y sentían empatía ya que no hacía falta ninguna palabra para ver si el otro estaba triste o estaba feliz .
Fernando saco una botella de vino , una bolsa de ganchitos y extendió una manta en la playa , pusieron el carrito de la niña y ambos compartieron risas , entre copa y copa de vino entre patatas y por último saco unos bocadillos .
Esa misma tarde un nervioso  Salva había quedado con Ana justo cuando acabasen el turno que ambos tenían .
Cogio el móvil y le escribió un mensaje de texto al móvil de Ana :
<te espero a la salida no me falles te quiero S>
A Ana le empezaba a gustar ese punto misterioso que Salva mostraba hacia ella pero no tenía idea del plan que tendría para esa tarde .
Ana acababa de cruzar la puerta del Carlos Haya y él se encontraba justo en la puerta esperándola .
- ¿Vamos ? Dijo Salvador con cierto tono de interésado
Ana empezaba a pensar que era lo que el joven querría hacer .
- ¿ dónde ? No me fio yo mucho de ti Salva
El joven le dio un beso la cogio de las manos y después la miro para tranquilizarla .
Abrió la puerta del copiloto del flamante Toyota Yaris gris , se subió en el sitio del conductor y puso la Canción favorita de Ana .
Salvador le dio varias vueltas por la playa , hasta Gibralfaro , por la autovia y luego regreso hasta Gibralfaro para ver la puesta de sol que desde allí era preciosa .
Pero la pobre Ana estaba desconcertada había dado varias vueltas por la cuidad sin saber bien donde se dirigía .
Ana y Salva se fundieron en un beso estában solos en aquel mirador .
Después volvieron al coche y Salvador lo arranco.
- ¿ y ahora dónde vamos ? ¿Aún hay más ? Ana ya no sabía por dónde  Le iba a salir este chico , le parecía tan romantico lo del mirador de Gibralfaro y esa espléndida puesta de sol mirando hacia el mar , que no sabría con que iva a sorprenderla .
Salavador paro en una zona residencial nueva , justo en un nuevo de pisos cerca del hospital , le abrió la puerta del coche no sin antes quitarle las gafas y ponerle una venda .
Iba a darle la sorpresa de su vida , iba a abrirle la puerta a su futuro a su casa , quería que compartiesen una vida juntos y quería empezar esa misma noche.
La fue guiando por el edificio , con "puerta , escalón , ascensor "
"Huele a nuevo pensó Ana cuando cruzó la puerta de el que sería su nidito de amor .
Y Salva le quitó la venda una cena , con vino ; y un variado de pescado con una ensalada y un puding de chocolate le daban la bienvenida .
Salva fue descubriéndole a Ana un baño con ducha con hídromasaje , lavabo . Qué tenía dos puertas una que deba al salón y otra que daba a una habitación con cama de matrimonio dos mesillas de noche y vestidor .
La cocina daba al salón a través de una barra americana , era pequeña pero tenía todos el equipamiento .
El salón era pequeñito solo para dos como ellos querían .
Ana no sabía cómo reaccionar ni que decirle , le beso aceptó y degustaron la cena para pasar luego a los postres .
Por fin tras mucho tiempo Rosa pudo quedarse a solas con Marina .
Tenía grabado en la cabeza aquellas palabras que Marina le dijo cuando tan mal estaba.
Así se que dirigió hacia dónde estaba la muchacha la cual acunaba a la segunda de las niñas .
Y de espaldas a ella le dijo :
- tu yo tenemos una conversación pendiente .
Marina dejo a la niña en la cuna , un escalofrío recorrió su cuerpo ¿ Quizás Rosa se le iba a declarar ? ¿ Quizás sentía la joven lo mismo que ella ?
Cuando Marina se giró el rostro de Rosa decía todo lo contrario , su cara era lo contrario ; estaba bastante enfadada.
- si pensabas que se me iba a olvidar que has estado tratándome durante dos meses como una tonta , vas por muy mal camino .
- pero Rosa yo lo hice con la mejor de mis intenciones .
- Y una mierda , tú eres lesbiana y te aprovechaste de mi caso para ser madre , así que ahí tienes a tus hijas , no pienso quitártelas ni nada no soy tan mala , mañana mismo me marcho de aquí .
Acto seguido Rosa salió con una maleta en mano en busca de algún pequeño hostal donde alojarse .
Estaba completamente equivocada y había cambiado por completo el guión de la historia y dejó a Marina completamente destrozada en aquella habitación .

•La chica de la Habitación de al lado •Where stories live. Discover now