-Pues será mejor que tomes asiento.-dijo señalando el último escalón de la escalera que acabábamos de bajar. Me senté y él se sentó a mi lado, muy cerca de mí.

-Vale ahora cuéntame que paso.

-Bueno, todo empezó cuando me fije en la chica mala.-dijo bajando la cabeza, cogió aire para proseguir.-Mantorok y los suyos la enviaron para que echara un vistazo a los alrededores de tu reino. Yo la encontré y ella se hizo la niña buena, me sedujo y acabamos pasando la noche juntos.-paró un segundo para mirarme, estaba avergonzado.

-Continúa.-le dije yo mirándolo a los ojos.

-Cuando desperté ella no estaba a mi lado, mi ropa había desaparecido junto con mis armas y las llaves de las mazmorras donde teníamos presos a cientos de monstruos. Ella los liberó a todos por mi culpa, cuando tu padre se enteró me desterró, me echó de tu reino y no pude volver nunca, y me encantaba jugar contigo cuando eras pequeña, fue una de las razones por las que más odié irme.

-Cometiste un gran error, pero no creo que debas ser culpado por ello. Tú no sabías ni tenias forma de saber que aquella chica te haría eso y jugaría contigo de tal forma.

-Bueno tus padres no lo creyeron así y me echaron.

-Lo siento pero tampoco les voy a quitar la razón a mis padres, yo no sé cómo habría afrontado esa situación.-dije mirando al suelo, era una situación muy complicada.- déjame hacerte una pregunta.

-Adelante.

-¿Qué paso con esos cientos de monstruos, donde están ahora?

-A la mayoría los volvimos a encerrar, pero no en las mazmorras con una simple llave si no con un conjuro que hizo una de las brujas más poderosas que existían, la madre de Noemí. El conjuro formulaba que con sangre real la gran puerta del infierno se cerraba y que solo con sangre real sus puertas se volverían a abrir dando paso a una guerra muy dura.

-Con sangre real… Por eso Mantorok quería a mis padres y por eso ahora me quiere a mí.-entendí yo.

 -Exacto, pero no es solo por eso, para eso no hace falta que tenga toda tu sangre, para lo que necesita toda tu sangre es para llenarse él de poder, la sangre real de tu familia le daría a Mantorok todo el poder que necesita para destruir nuestro mundo.

-¿Y por qué solo la sangre real de mi familia? Hay muchos más reinos con reyes y sangre real por todas partes.

-Tu familia es la original, sois como Adán y Eva, para que me entiendas, sois como los creadores de este mundo, la familia más antigua, vuestra sangre es mil veces más poderosa que la de cualquier otra familia real.

-Genial…-claro está era una ironía, esto no tenía nada de genial.

-Bueno lo mejor será que vayamos a por Kreachby ya.-dijo Caleb levantándose, yo me levante con él y cuando bajé un escalón más este se rompió y justo cuando iba a caer Caleb me cogió para protegerme, él recibió el golpe contra el suelo con la espalda mientras que yo quedé encima de su pecho.

-¿Estás bien?-le pregunte sin moverme, temía que se hubiera hecho daño y al moverme le lastimase.

-Sí, estoy bien, no ha sido nada.

-No deberías haberlo hecho.-le reproché yo.

-Claro que debía, reina.

-Vale acepto que soy reina pero también soy torpe y no me pasa nada por caerme de vez en cuando.-reí yo, él se unió a mi risa mientras seguíamos en el suelo.

-¡¿Qué hacéis?!-escuché la voz de Harry en la parte alta de la escalera.

Caleb y yo nos levantamos al momento.

-Harry, cariño.-empecé a decir yo.-me iba a caer y Caleb amortiguo la caída.

Harry bajó las escaleras en un abrir y cerrar de ojos y me agarro por la cintura, escuche que susurró algo como “por esto quería acompañarte” pero no le di importancia. Caleb se aparto a un lado de la escalera mientras que Harry me daba pequeños empujones para que siguiera adelante.

-Tú, guardia, enséñanos el camino y vete.-dijo Harry con un tono de voz que no me gusto nada.

-Harry, tranquilízate.-le susurré en el oído. Él me miró algo mal y no me hizo ni caso. Caleb pasó por mi lado y me miró afectado, acongojado, me dio mucha pena ya que antes de que llegara Harry con sus estúpidos celos, estábamos hablando tranquilamente.

Caminamos tras Caleb durante unos cortos minutos hasta que paro delante de una puerta, lo que sería el laboratorio de Kreachby.

-Ya te puedes largar.-le dijo Harry a Caleb de malas maneras.

-Caleb no te vayas.-dije yo y miré mal a Harry. Él me devolvió la mala mirada y me soltó, ya que llevaba todo el camino agarrándome por la espalda.

-Caleb si se va, ya esta tardando en irse.-me desafió Harry.

-He dicho que Caleb no se va, soy yo la que toma las decisiones aquí, porque a lo mejor el que se tiene que ir eres tú Harry.-le desafié yo esta vez. Me había cansado, parecía bipolar, pasaba de cariñoso y dulce a celoso y posesivo en medio segundo y no se lo iba a permitir.

-Por favor no os peleéis por mi culpa, Nerea tal vez sea mejor que me vaya y ya está.-me dijo Caleb que se había puesto a mi lado. Yo lo miré y él automáticamente entendió que yo quería que se quedara. Vale estaba cabreada con Harry y eso se notaba demasiado, odiaba que fuera tan posesivo conmigo, me hacía dudar ¿creería él qué le iba a dejar y por eso no me dejaba acercarme a otros chicos? En este mundo todo el mundo es diferente a los humanos físicamente, pero en lo que son sentimientos son iguales, punto a favor para mí, al menos algo podía entender.

Harry me miro enfadado, desafiándome, y yo lo miré de igual manera, a cabezonería nadie me ganaría así que tenía claro que haríamos lo que yo quisiera, solo me faltaba hacérselo entender a mi chico.

--------------------------------------------------------------------------------

 He tardado un tiempo pero por fin aquí está un nuevo capítulo, es cortito pero no he tenido mucho tiempo, aun que haya pasado bastante tiempo entre un capitulo y otro estuve de vacaciones y estudiando para las recuperaciones etc, etc. Pero ya esta, ya vuelvo a tener tiempo y espero poder subir capítulos muy seguidos, muchísimas gracias por leer mi novela^^ me haría muuuy feliz que comentaseis que os parece y eso para saber si os gusta, es muy importante vuestra opinión, bueno un abrazo! gracias por leer!

Twitter dedicado a la historia: @_UnMP_

Un mundo paraleloHistorias gratis que te encantarán