00.

12.2K 921 216

[NIALL]

-Hace once años-

—¡No estas haciendolo bien, maldición!

Detuve un estremecimento que amenazó con hacer temblar todo mi cuerpo ante la voz enojada de mi padre y levanté la escopeta, apoyandola sobre el tronco caido donde estaba escondido. El pequeño ciervo a unos metros de distancia ni siquiera se dio cuenta cuando apunte el cañon hacia él. No queria hacer esto, no queria matarlo pero no tenia muchas opciones.

Sentí a Jonah temblar contra mi cuerpo, logrando que mi dedo dudara sobre el gatillo. Mi pequeño hermano solo tenia siete años recien cumplidos. Joder, él habia festejado el haber visto a Bambi cuando vio el ciervo. Y ahora papá me estaba obligando a matar a un puto dibujo animado frente a él.

—No lo hagas, Ni —susurró su voz pequeña en mi oido—. No mates a Bambi.

—Cubrete los ojos, Jonah. —pedi suavemente, sabiendo que si yo no lo hacia papá obligaria al pequeño a tomar la escopeta.

Los grandes ojos azules de Jonah se cristalizaron cuando se pego más contra mi costado y cerro sus ojos fuertemente. Tomando un respiro, le di un vistazo a mi padre captando la mirada de desaprobación que estaba dedicandole a mi pequeño hermano. Jonah era él más debil de todos nosotros, habia nacido antes de tiempo y aun seguia siendo muy pequeño para su edad. Papá siempre habia dicho que seria debil cuando creciera. Y eso en el diccionario de el gran Robert Horan era malo.

Tomando un respiro, volvi a concentrarme en el pequeño animal quien seguia comiendo sin percatarse de nada. Colocando mejor mi dedo sobre el gatillo, lo apreté rápidamente antes de arrepentirme. El sonido de la explosión del arma hizo eco en el bosque seguida por el llanto ahogado de Jonah contra mi brazo.

—¡Joder, deja de llorar! —papá lo arranco de mi lado antes de que pudiese hacer nada, sacudiendo su pequeño cuerpo con fuerza y logrando que llorara aun más fuerte—. ¡Te dije que dejarás de llorar!

—L-lo siento. —tartamudeo.

—Papá —intenté llamar la atención sin animarme a acercarme—. ¡Le haces daño, dejalo! ¡Papá!

—¡Callate! —su mano impacto contra mi mejilla, senti la sangre inundar mi boca dejando el fuerte sabor a hierro sobre mi lengua mientras caia sobre la fria y humeda tierra—. ¡Deja de llorar, Jonah! ¡Los hombres no lloran, ¿entiendes?!

—Si, papi.

—Entonces, detente de una jodida vez. —gruño cerca de su rostro. Moviendome rapidamente, evite que Jonah golpeara su cabeza contra el tronco caido cuando papá lo empujo hacia el suelo—. Iré por el venado, quedense aquí.

Lo observé alejarse hacia el lugar donde el venado muerto yacia antes de acercarme a Jonah y levantarlo, dejandolo sobre sus pies antes de limpiar su ropa y su rostro. Sus labios estaban cerrados y palidos y supe por los hipidos que movian su cuerpo que estaba aguantando el llanto.

—Mirame, Joy —pedi, tomando su barbilla con mis dedos y obligandolo a mirarme—. Llorar esta bien.

—Papá dijo que los hombres no lloran —hipo—. No debo llorar.

Me mordí el labio, mirando por donde mi padre se habia ido—. Papá es un imbecil —aseguré—, llorar esta bien, solo... no lo hagas frente a él.

—Tu nunca lloras, Ni.

—Si lo hago, Jonah, solo que no frente a ti —explique—. No quiero que te pongas triste por mi.

Su pequeña mano se levanto, acariciando mi mejilla suavemente—. No eres feliz aquí, ¿verdad, Ni?

—¡Niall, ven ayudarme aquí! —la voz de papá atravezó el claro logrando que me pusiera de pie de un salto.

Jonah miró el lugar de donde provenia su voz con miedo—. Todo esta bien —susurré, dandole un guiño y una media sonrisa—. Solo quedate cerca de mi y no mires.

—¿Ni?

—¿Mmm? —miré el lugar donde estaba papá, controlando que no estuviese mirando antes de girarme a Jonah.

—Si algun día te vas... ¿me llevarás contigo?

Le sonreí—. Por supuesto, Joy, así sea dentro de una maleta, te iras conmigo.

Eso logró que la luminosidad en su aniñado rostro volviese mientras lo ayudaba a pasar sobre el arbol caido y nos dirigiamos hacia papá. Era una mierda saber desde ese momento que a veces las promesas no pueden ser cumplidas.

La locura de Niall |Nacel/Diall| AdF#3¡Lee esta historia GRATIS!