Reto 7

170 4 5

Consigna: Escribe una historia ficticia sobre un encuentro con una celebridad en un restaurante.  


FELIZ ANIVERSARIO 


—Este lugar está a tope —señalé algo evidente. El restaurante donde celebraríamos nuestro tercer aniversario de noviazgo estaba completamente repleto.

—¿Tienen reservación? —preguntó la mujer detrás del mostrador en la entrada al lugar. Miré a mi novio asentir y entregar una tarjeta, entonces uno de los meseros nos condujo a una terraza donde pasaríamos un gran momento. O al menos era lo que yo estaba esperando.

—En unos minutos traerán su comida —anunció el joven y se retiró después de una sonrisa y una reverencia. Lo vi irse y escuché el tono telefónico del celular de mi novio. Le miré suplicante, realmente esperaba que no atendiera la llamada, pero solo dijo: —Lo siento —y caminó a unos pasos de mí.

Por mi parte dirigí la mirada a la calle. No quería verlo hablar de negocios cuando en lo único que debería estar concentrado era en mí; además, yo como él, sabía cómo terminaría esto.

—Tengo que volver a la oficina —dijo una vez que se acercó a la mesa. Apretando los labios mientras alzaba una ceja, aún sin darle la cara, solo hice —Mmm.

—Es importante, lo lamento nena —dijo y me tragué las ganas de estrellarle la botella de vino tinto en la cabeza. Y es que, escucharle decir que algo era importante, para mí, era restarle importancia a lo que estábamos pasando, la celebración de nuestro aniversario—. Te amo —dijo intentando besarme, pero saqué la cara del paso de sus labios y ni siquiera contesté a su despedida.

—Idiota —musité mientras con respiraciones profundas mantenía mis lágrimas a raya.

De rato la gerente del restaurante salió a la terraza y dijo: —Su esposo me explicó la situación, ¿gusta que sirvamos lo que se les preparó o quiere que le traiga una carta?.

—La carta por favor —pedí pensando que no me comería una comida para dos. Ella asintió y pretendió irse.

Caminó a la entrada al restaurante y, antes de entrar, vaciló. Parecía que algo quería decirme. Me miró con indecisión por unos segundos y, después de hacer un gesto algo extraño, se dirigió hasta mí para al fin hablar.

—Señora, ¿le molestaría compartir la mesa? —preguntó. Le miré confundida—. Hay un cliente regular esperando por una mesa —explicó— él no hizo reservación pero es alguien importante para nosotros, realmente no quiero negarle el servicio —terminó realmente apenada.

—No tengo ningún problema —dije entendiendo su postura y pensando que realmente no me molestaría un poco de compañía— y, si el señor no tiene conflicto con el menú que prepararon para nosotros, mi esposo estará encantado de invitarle a comer. —Ambas sonreímos.

De rato volvió dirigiendo a un hombre alto y poco fornido que traía gafas de sol y un cubre bocas blanco. «Genial, comeré con un rarito» Pensé, pero no había vuelta atrás.

La comida se sirvió y, después de unos minutos donde solo el sonido de cubiertos chocando con los platos se escuchaba, dijo él: —Lamento la irrupción, no era mi intención molestarle. —Me sorprendió un poco que notara mi molestia, pero fue demasiado poco. Yo era bastante trasparente, a mi todo se me notaba, así que, pensándolo bien, no era tan raro que se hubiese percatado de ello.

—Es cierto que estoy molesta —dije—, pero no eres tú la causa. Lamento si di esa impresión —y le regalé una amable sonrisa, la voz de ese hombre me ponía de buen humor—. La verdad es que estoy bastante agradecida contigo, comer sola en mi aniversario sería bastante deprimente.

52 RETOS DE ESCRITURA 2016¡Lee esta historia GRATIS!