Capítulo 31.

2.8K 185 25

   Al amanecer del día siguiente, un grupo de exploradores que Lexa había mandado la noche anterior, la advirtió de la presencia del ejército de Azgeda moviéndose rápidamente hacía ellos. Todo estaba ocurriendo según lo previsto y esa era una buena noticia para la Comandante y los suyos. Jugarían en un terreno que conocían y que tenían preparado para la batalla. Por primera vez en mucho tiempo, llevaban ventaja al ejército de Azgeda. La Comandante no tardó mucho en ordenar a los suyos que se preparasen. Se adelantarían unos kilómetros más para pillarlos por sorpresa. Al mismo tiempo, otra parte del ejército de Lexa había sido colocado en un punto alejado de éstos, listos para atacar a Azgeda por el costado, listos para ayudar a los suyos en un movimiento sorpresa. En seguida, la Comandante mandó a alguien para que avisase a éstos de lo ocurrido, para que también se preparasen. 

    Fue en ese momento cuando una Octavia lista para la batalla y con un arma Skaikru entre sus brazos, entró en la tienda de la Comandante, que ya se había pintado el rostro y parecía también preparada para lo que se avecinaba. 

     - Heda, todos están listos- le comunicó con firmeza. Lexa asintió con la cabeza. La rapidez de los suyos en combate no era algo que la asombrase porque después de todo, habían sido entrenados para eso, pero quizás, ese arma, no servía contra Azgeda. 

   - Saldremos en un rato. Que vayan preparando los caballos- ordenó. Octavia asintió, y cuando se dispuso a salir de la tienda para avisar a los demás, tuvo que detenerse al ver como un guardia de Lexa traía a Clarke, Bellamy y Raven hasta ellos. 

    Ambas se quedaron paralizadas al ver a los tres allí de pie, aunque Lexa, no podía ocultar su repentino cabreo y su sorpresa, que eran demasiado grandes en ese momento. Sus ojos se agrandaron con firmeza al comprobar la presencia de Clarke entre ellos, al comprobar como se había saltado sus normas, al comprobar como estaba poniendo en riesgo su vida.

    - ¿Qué hacéis aquí?- preguntó Octavia con un pequeño nudo en la garganta, con sus ojos clavados en Raven, que no dudó ni un segundo en abrazarla y besarla. 

    - Maldita sea, Clarke- Lexa apartó la mirada de ambas, dándoles un poco de intimidad y la posó sobre la rubia. - ¿Qué parte de tú te quedas en Arkadia no has entendido? 

    Clarke se acercó a ella con lentitud, amenazando con querer quitarle toda esa firmeza de un plumazo. Pero Lexa, completamente decepcionada y asustada por la vida de la chica que tenía en frente, subió la barbilla y mostró la seriedad y la fuerza que debía mostrar en ese momento. 

    - No voy a dejar que acabes con esto tú sola- le susurró cerca de sus labios, tan cerca que su aliento consiguió acariciarla por completo, removiéndola, estremeciéndola. Tuvo que apretar el puño para contener las ganas de besarla, de empujarla hasta su cama y hacerle ver que quién mandaba era ella, que no debía haberla desobedecido, pero en seguida, cuando se dio cuenta de que aquello no estaba bien, se deshizo de esos pensamientos. 

   - ¡Todos fuera! Dejadnos solas- ordenó mientras se alejaba un poco de la rubia, que comprendió que con "todos fuera" sólo se refería a los demás, los cuales en seguida se marcharon para dejar a la Comandante a solas con la recién llegada. 

    Lexa, completamente frustrada y sin saber qué hacer se llevó las manos a la espalda y caminó de un lado al otro por su tienda, intentando pensar en alguna solución inmediata, pero ya no había tiempo, ya no podía mandarlos de vuelta a casa. El ejército de Azgeda se estaba acercando y podían matarlos en el camino. Quedarse en el campamento que los suyos habían montado tampoco era buena idea, ya que tampoco era seguro. Por mucho que adelantasen al ejército para alejarlos de ese punto, no podía correr riesgo. La cabeza empezó a darle vueltas de repente, en cuanto la posibilidad de perder a Clarke se atravesó en su pecho. Apoyó sus manos con fuerza en la mesa de madera que tenía cerca de la cama, golpeándola para calmar la ira que le había producido la llegada de la rubia. ¿Cómo podía haber hecho eso? 

May we meet again. ¡Lee esta historia GRATIS!