Episodio 5

4.6K 318 30

El camino hacia la guarida de Bane estaba siendo bastante silencioso, algo que Catia agradecía. Todavía no se había recuperado del todo desde que la habían drogado aunque al menos ya podía hacer magia sin marearse.

- Perdona -dijo la pelirroja echando una mirada hacia ella desde el retrovisor -soy nueva en esto del mundo de las sombras. ¿Quién eres?

Catia fue a contestar pero el rubio que iba delante se le adelantó.

- Es Catia Whitemore, la hija de una de las familias de brujos más poderosas de este lado del mundo -en su voz podía notarse la emoción creciendo con cada palabra.

- No lo digas como si fuese lo más impresionante que has oído en tu vida -respondió Catia.

- A Jace pocas cosas le parecen impresionantes. Deberías sentirte alagada -dijo el arquero mirando por la ventanilla.

- No veo qué hay de impresionante en unos padres que pasan más tiempo con los demonios a los que invocan y con los que hacen tratos que con su propia hija, a la que por cierto arrojan a los brazos de un lunático para salvar sus vidas - Catia no se había dado cuenta de que mientras hablaba la pelirroja había aparcado en lo que desde fuera parecía un almacén -ya hemos llegado - dijo pasando por encima de Izzy y saliendo del coche sin esperar a nadie.

- ¿Os habéis dado cuenta de que hasta emocionándome por algo que no es matar demonios, acabo cabreando a alguien?- dijo Jace sin entender muy bien lo que acababa de pasar.

- Claro. Hagas lo que hagas sigues siendo insoportable -contestó la pelirroja saliendo del coche.

- Suerte que aún soy atractivo.

---------><---------

Cuando todos se habían acercado a la puerta del almacén se encontraron a Catia con los ojos cerrados y el ceño fruncido.

- ¿Qué pasa? -preguntó Jace

Catia levantó un dedo para indicar que se callara. Transcurrieron unos segundos hasta que habló.

- Algo va mal -dijo abriendo los ojos -aquí escondíamos a varios brujos de Valentine, pero no siento la magia de todos.

Comenzó a abrir la puerta cuando el arquero le cogió el brazo.

- Tú y Clary os quedáis aquí. Estoy cansado de cuidar de vosotras.

- Te recuerdo que fui yo quien te salvó el culo primero, así que aparta -se quedaron mirando unos segundos hasta que él quitó el brazo y Catia entró en el almacén, no sin antes girarse hacia el chico -y por cierto, de nada por matar a aquel demonio. No volverá a pasar.

Una vez dentro los shadowhunters sacaron sus armas y, alertas, caminaron hacia la guarida de Magnus.

- Esto ha sido muy fácil- susurró Izzy

De pronto, a lo lejos, vieron como un brujo caía muerto al suelo y un miembro del Círculo sacaba su cuchillo serafín de la espalda de éste. Desde donde se encontraba Catia vio cómo otros dos shadowhunters acorralaban a su amiga Zoe en una esquina. Sin pensarlo dos veces salió corriendo hacia ella llamando la atención del otro shadowhunter. En cuanto llegó hasta Zoe, no le fue difícil acabar con los dos hombres. Cuando la niña estuvo a salvo se aseguró de que no le había pasado nada. La niña no pudo contener las lágrimas y se abalanzó sobre los brazos de Catia.

- Shhh, tranquila. Ya estás a salvo

Se separó de ella y le secó las lágrimas.

- Tenemos que salir de aquí, ¿vale? Hay que encontrar a Magnus -Zoe asintió. Comenzaron a caminar pero el hombre que había matado al brujo les cortó el paso.

Mi Guerrero (Alec Lightwood)¡Lee esta historia GRATIS!