Capítulo 8

4.2K 231 9

"¿Camila?", me giré en los brazos de Lauren cuando escuché su voz ronca y nuestros ojos se encontraron. Me sonrió, sus ojos verdes estaban cristalizados. "¿Cantarías para mi?", me pidió Lauren escondiendo su cabeza tímidamente y yo reí mientras metía un mechón detrás de su oreja y asentía.

Settle down with me

Cover me up

Cuddle me in

Lie down with me

Hold me in your arms

Comencé a cantar en voz baja sin dejar de mirar los de Lauren. Me sonreía cansadamente y tarareaba la letra. ¿Podía ser tan adorable?

Lauren era la persona más maravillosa que había conocido. Me entendía y sentía que con ella podía ser como era de verdad sin necesidad de fingir.

Your heart's against my chest

Lips pressed to my neck

I've fallen for your eyes

But they don't know me yet

Lauren reía de una forma adorable haciendo que las mariposas de mi estómago se volvieran locas. Nunca había sentido esto por nadie; nunca me había sentido tan cerca de alguien como ya lo hacía de Lauren.

Cada vez que me miraba parecía olvidar todo lo malo de mi vida y me permitía ser feliz de verdad. Ella me permitía ser feliz por la persona que era.

En mi ojos ella era perfecta.

And the feeling I forget

I'm in love now

Podía sentir que me estaba enamorando de Lauren, y sabía que debería estar asustada porque nos conocíamos de poco, pero no lo estaba. De hecho, sentía todo lo contrario a miedo.

Cuando estaba con Lauren, por fin me sentía segura, como si tuviera a alguien ahí para mi y para ayudarme cuando necesitaba a alguien. Estar con ella me hacía sentir cosas que nunca había sentido y sabía que mis sentimientos iban a continuar creciendo con el tiempo.

Pero no me importaba.

Kiss me like you wanna be loved

Wanna be loved

Wanna be loved

La forma en la que nos besamos antes se repetía en mi mente una y otra vez. Nunca en mi vida me había sentido así. Mi mente quedó en blanco cuando nuestros labios se tocaron.

Sentí que ardía, como si estuviera atrapada en un sueño y alguien me hubiera despertado de repente. Me había besado de verdad; Lauren Michelle Jauregui Morgado me había besado a mi, Karla Camila Cabello.

This feels like I've fallen in love

Fallen in love

Fallen in love

Cuando terminé ese verso Lauren se había quedado dormida aún con una pequeña sonrisa dibujada en su rostro mientras pequeños sonidos se escapaban de sus labios, ligeramente separados.

Me incline hacia delante y besé su frente con delicadeza. "Buenas noches, preciosa", susurré antes de girarme en sus brazos de nuevo.

~Al día siguiente~

Las clases acababan de terminar y mi madre había mandado un mensaje a Lauren diciéndole que no teníamos que darnos prisa en llegar porque ya había dejado uno de sus trabajos. Sonreí porque por fin podría ser una adolescente de verdad y podría vivir un poco en lugar de estar encerrada en casa  con Sofia.

Amaba a esa pequeña más que a nada, pero necesitaba un descanso de toda su locura.

También nos dijo que mi padre había ido a comisaría para contarles sobre la situación de Lauren.

Eso hacía que Lauren y yo tuviéramos algo de tiempo a solas, lo cual me alegró porque necesitábamos hablar sobre qué eramos y qué significó ese beso para las dos. Necesitaba saber si ella sintió lo que yo sentí y si ella realmente quería comprobar si podíamos llegar a ser más que amigas.

También tenía que hablarle sobre lo que me hacía a mi misma, porque necesitaba que me ayudara. Ella tendría que haber notado que algo pasaba porque cada vez que me ofrecía comida yo la rechazaba y le decía que no tenía hambre.

Pero tenía mucho miedo, ¿qué se supone que tendría que decirle? ¿Pensaría que soy una idiota y me odiaría o se quedaría conmigo y me ayudaría a superarlo? Sabía que la segunda era más probable, pero la otra posibilidad me aterraba.

"Camz, ¿donde me llevas?", Lauren gimoteó mientras la arrastraba por el bosque, sus ojos se abrían al esquivar las ramas con pinchos de los arboles.

Rodé los ojos juguetonamente, "Cálmate Jauregui. Ya estamos aquí". Lauren giró la cabeza y sus ojos se abrieron al ver lo que había delante de nosotras. Su boca se abrió, y se volvió a cerrar unos segundos, incapaz de formular palabra.

"C-camila", tartamudeó y sonreí. Frente a nosotras, detrás de todos los horribles árboles, ramas y terribles lagos, se escondía una cascada. El agua era clara, las burbujas creaban un sonido que se oía en todo el lugar.

Sin decir nada, tomé su mano y la guié hasta un gran roble. Me senté apoyando la espalda en él e hice que se sentara entre mis brazos para poder rodearla con mis brazos. "Lauren, te he traído aquí porque tengo que hablar contigo sobre un par de cosas", Lauren giró su cuerpo y acabó con medio encima de mi, lo que causó que las mejillas de ambas se tornaran rojas.

Alzó sus cejas y sentí como mis ojos se llenaban de lágrimas por lo que estaba a punto de contarle. Nunca se lo había contado a nadie, y aunque no conocía a Lauren de hace mucho, ya confiaba en ella más que en nadie.

Evité mirarle a los ojos para explicárselo con más facilidad, mantuve la mirada en la hierba que nos rodeaba. "¿Es sobre que no comes? ¿Y que vomitas si lo haces?", mi mandíbula cayó cuando las suaves palabras de Lauren llegaron a mis oídos.

¿Lo sabía? Lauren puso su dedo bajo mi barbilla y alzó mi cabeza para que la mirara de nuevo. "Estoy aquí para ayudar en cualquier cosa que necesites, Camila. No estás sola en esto, y te prometo que voy a ayudarte, como tu hiciste conmigo", me prometió.

"No tienes que hacerte eso, cariño. Camila, eres la persona más hermosa que alguna vez haya visto y tienes la mejor personalidad que jamás haya visto en una persona", lágrimas comenzaron a caer por mis mejillas con las palabrass de Lauren.

Nunca nadie me había dicho algo así, jamás. "Para mi, Camila, eres perfecta justo como eres y no tienes que perder peso o cambiarte para complacer a la gente. Si no ven lo increíble que eres, el problema lo tienen ellos", Lauren me hablaba suavemente, su voz a penas era un susurro.

"Lauren, yo-", mi voz se rompió y sacudí la cabeza mientras mi cerebro intentaba procesar lo que me acababa de decir. "De verdad, no sé que hice para merecerte", susurré y ella pegó su frente a la mía.

Negó, "eres tú, eso hiciste", y después se inclinó para colocar sus labios sobre los míos.

Behind closed doors (Camren) (Traducción)¡Lee esta historia GRATIS!