Cap 2.18

519 16 2

SANDRA

Me levanté por la mañana y fui a la cocina a tomar café. Lo necesitaba con urgencia para despertarme un poco. Cuando llegué, cogí la cafetera y mi taza y vertí café hasta el borde de la taza. Me dí la vuelta para ir a mi habitación y ví que Drake salía de su habitación únicamente en calzoncillos.

-Drake ponte algo más de ropa para ir por casa.-dije mientras Drake seguía caminando hacia la cocina.

Fui hacia mi habitación, cogí la cesta que tenía con la ropa sucia que había acumulado y salí al pasillo. Fui hacia la entrada de la habitación de Drake porque pensé que él también tendría algo para lavar.

-¡Drake! ¿Tienes algo para lavar?-dije entrando en su habitación.

Había una chica debajo de las sábanas. Los zapatos me recordaba haberlos visto puesto en alguna persona conocida. Tiré de la sábana y la tiré al suelo. Había una chica tumbada. Y esa chica , era la hermana de Andrew, Laura.

-¿Qué haces aquí?-pregunté en un susurro.

-¿Tú qué crees?-abrí los ojos completamente.

-¿Y Blas qué?

-Blas es un amigo.-dijo sentándose en la cama apoyándose en el cabecero.

-¿Nada más?

-Nada más.-dijo mientras negaba con la cabeza.

-Bueno, pues que seáis muy felices. Y que dure-dije mientras me levantaba y cogía la cesta con la ropa suya-. ¿Tienes algo para lavar? Te puedes quedar aquí todo el día.

-Pues eso.-dijo mientras señalaba la ropa que había en la silla.

Cogí la ropa que había en la silla y alguna tirada por el suelo y fui a poner la lavadora. Pasamos el día entero los tres ahí metidos, bueno ellos dos, yo me fui por la tarde a dar una vuelta porque no aguantaba más a esos dos tortolitos.

Paseaba por las calles mirando algunos escaparates, cuando ví que en una de las tiendas, estaban Blas y Dani. Entré en la tienda y me acerqué a ellos dos. Estaban viendo un pequeño collar con un pequeño cristal con forma de un signo del zodiaco.

-¿Es para María?-me miraron.-Quédate mejor con la letra de cristal. 

-No es para María-dijo Blas mientras cogía el collar de las manos de Dani.

-¿Entonces para quién...-entonces caí en la cuenta.-Bueno, tengo que irme, nos vemos luego. Adiós.

Salí de la tienda y fui corriendo hasta mi casa. Sabía que Drake y Laura estarían allí, y eso era justo lo que quería. Cerré la puerta de un portazo y fui directamente a su habitación. Abrí la puerta de golpe y les miré tumbados en la cama abrazados. 

Se despertaron por el estruendo que hizo la puerta al chocar con la pared.

-¿Se puede saber qué le has dicho a Blas?

-¿Qué pasa?

-¡Que te va a comprar un collar!

-Ah, el collar-no se sorprendió al escuchar que Blas le iba a regalar el collar-. Ese collar no es para mí. Blas me pidió consejo para comprártelo a ti.

-¿A mí?-asintió.-¿A mí porqué?

-Porque comprendió que había cometido el peor error de su vida al romper contigo. 

 ¿El peor error de su vida? Osea, que el collar que estaban mirando Blas y Dani en la tienda era para mí, ¿no? Pero entonces, si se arrepentía de haber roto conmigo, ¿por qué lo hizo? Una persona no rompe con otra así como así. 

Cerré la puerta un poco aturdida aún por lo que me había dicho Laura. Me sente en el sofá y encendí la tele. Me quedé hasta tarde viendo películas y al final, terminé por pasar allí la noche. 

MARÍA

Me levanté temprano. Por la noche no había escuchado que Raquel llegara y estaba preocupada por ella. Me senté en el borde de la cama y cogí el móvil mientras me frotaba suavemente los ojos para intentar ver mejor. Busqué su número y marqué. 

-Le estás cogiendo el gusto a levantarme por las mañanas, eh.

-¿Dónde estás? Te dije que podías venir a casa.

-Sí, pero cuando fui a vuestra casa me dí cuenta de que de que no tenía llaves. Y me bajé al coche.

-¿¡Estás abajo!?

-Sí, en el garaje. Por cierto, está muy vacío.

-¡Sal de ahí, ya! Que el garaje no tiene muy buena fama.

-Bueno, vale, ahora subo. ¿Dónde dejo el coche? 

-Fuera a la entrada, siempre hay un sitio libre delante de nuestro coche. 

-Vale. Ahora nos vemos.

Colgué y dejé el móvil en la mesilla. Me puse un chándal para estar por casa y fui preparando el desayuno. Minutos después, el timbre sonó y fui a abrir. Raquel entró y desayunamos los tres juntos. 

-Oye, que he pensado que si te vienes con nosotros a las carreras no te dirán nada.-dijo Dani mientras cogía un churro, lo mojaba en el cola cao y se lo comía.

-No funcionará. Probé a ir con Sandra y aún así no me dejaron.

-Con nosotros funcionará. Cuando Dani y yo huimos de Álvaro, vivíamos aquí. Esos tíos nos conocen y si vienes con nosotros sabrán que eres de fiar.

-Bueno... Por probar. Nos vemos esta noche en las carreras.

-Sí, pero vente con nosotros. Vamos a ir a otro polígono industrial-asintió-. A las ocho en la puerta de este edificio.-volvió a asentir.

Dani y yo nos fuimos a hacer unos recados durante toda la mañana. Comimos algo rápido y fuimos con el coche fuera de la ciudad para buscar unas piezas que no se vendían en el lugar. Fuimos hablando de varios temas durante el camino. 

Eran un par de horas hasta llegar a la ciudad. Teníamos que atravesar tres ciudades y un par de pueblos pequeños. 

-¿Te han llamado Carla y David?

-Que va. Esos dos tortolitos no dan señales de vida. Me están empezando a preocupar. LLevamos tres semanas sin saber nada de ellos y cuando les llamamos nos salta el buzón de voz.

-A mí me da que traman algo, pero si no nos responden y no sabemos a donde se han ido, nunca sabremos que.

-Yo sí sé donde están-me miró unos segundos mientras seguía conduciendo por la recta carretera-. Se supone que no lo debo decir, pero han vuelto al país para borrar nuestros datos a cambio de que les ayudemos. Lo mismo que nos dijo Andrew al principio. Dijeron que así podríamos estar los 10 juntos sin ningún problema.

-Pero, ¿¡por qué no me lo has dicho!?

-Porque me lo pidieron y porque yo también quiero que estemos los 10 juntos, como antes. 

Nos quedamos en silencio unos minutos mirando la carretera y esperando a llegar a algún pueblo para parar a descansar.

-Yo también quiero que volvamos a estar los 10 juntos, pero es posible que no acepten el trato y les metan en la cárcel. ¿Cómo podemos comunicarnos con ellos?

-Bueno... Nosotros tenemos la entrada vetada al país, pero conocemos alguien que lo hará y que entrara sin ningún problema.

Dani me miró y se le abrieron los ojos cuando supo a quien me refería. 

-No lo hará.

-Ya veremos.

---------------------------------------------------------

Aquí os dejo el cap, espero que os guste, y comosiempre que comenteis y voteis. 

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!