DÍA 15

3.7K 381 18

♬ CANCIÓN PARA EL DÍA 15: HASTA ESTALLAR (DE LOS CABALLEROS DE LA QUEMA) ♬

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

♬ CANCIÓN PARA EL DÍA 15: HASTA ESTALLAR (DE LOS CABALLEROS DE LA QUEMA) ♬

El teléfono comenzó a sonar poco antes del mediodía. Delfina sabía que se trataba de don Lucio; él era el único que conocía el número. Observó la comida que tenía en el horno y se mordió el labio. Debía atender el llamado porque seguro se trataba de algún asunto importante. Pero si abandonaba la cocina, se arruinaría el almuerzo.

—¡Iri! —gritó con todas sus fuerzas. Ya no estaba enfadada con ella—. ¡Iri! —repitió.

Una niña de poco más de cinco años se asomó. Era tímida y escondía la mitad de su cuerpo detrás de la puerta.

—Tengo hambre —susurró la pequeña.

—La comida va a estar lista en unos minutos —le dijo Delfina—. Necesito que me hagás un favor muy importante. Corré a buscar a Irina. Decile que necesito que saque el pastel de papas del horno a las doce y cuarto.

La niña asintió y salió corriendo. Delfina la siguió. Atravesó pasillos hasta llegar a la pequeña oficina en la que guardaban documentos importantes, el teléfono y la única computadora que tenían.

—Hola, don Lucio —dijo ella—, lamento no haber podido atender antes —se disculpó con la voz entrecortada por la agitación.

—No importa —contestó él—. Esto es importante. Necesito que me prestés atención.

Brevemente, Lucio le explicó la situación a Delfina. Habló del robo del anillo, las amenazas y de su plan.

—Entiendo —corroboró la menor de las hermanas Valini una vez la explicación hubo terminado. Y por si acaso, repitió parte de lo oído—. Entonces enviará albañiles a El Refugio a partir de mañana para terminar la construcción del túnel con la salida alternativa.

—Así es. El trabajo estará terminado en no más de diez días. Necesito que todos los habitantes de El Refugio estén listos para partir lo antes posible, en caso de que haya alguna emergencia o cambio de planes. Los mantendré informados. Adiós. —Colgó.

Al salir de la oficina, Delfina sintió olor a quemado. El almuerzo estaba arruinado. Su hermana le había fallado otra vez.

 Su hermana le había fallado otra vez

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Purgatorio (pronto en librerías)¡Lee esta historia GRATIS!