Cap 2.17

499 14 0

MARÍA

Me levanté por la mañana. Dani ya se había ido y había una pequeña nota en su almohada. Me escondí entre las sábanas con la almohada y hundí la cabeza en esta. El despertador del móvil sonó y lo cogí. 

Lo escondí debajo de las sábanas conmigo y apagué la alarma. Miré la hora que era puesto que no lo había mirado y decidí ponerme en marcha. Salía de debajo de las sábanas y cogí la nota que dejó Dani en su almohada.

Busca a Raquel

Era lo único que decía. <<Gracias por saludarme>> Le dí la vuelta a la nota a ver si había algo más escrito, pero estaba totalmente en blanco. No tenía hambre así que me salté la parte del desayuno y llamé a Raquel. Sonó un par de veces y después me respondió con la voz un poco dormida.

-¿Sí?

-Raquel, soy María. ¿Te he despertado?

-Sí, pero no importa, ya es muy tarde.

-¿Podemos vernos en la cafetería de siempre?

-¿Ahora?-se escucharon varias vocinas de coches y movimiento.

-Sí, ahora, oye ¿estás durmiendo en el coche?

-¡No! ¿Cómo crees? Sería inhumano. 

-Vale, nos vemos ahora en la cafetería.

-Vale, allí nos vemos.-colgó.

Me puse algo cómodo para bajar a la cafetería. Al salir de casa y girar la calle, entré a la cafetería y me senté en la mesa de siempre. Pedí un café y unos churros ya que ahora si tenía hambre. Fui comiendo hasta que llegó Raquel. 

Se sentó en frente de mí y se cogió un churro mientras me quitaba la taza de café de las manos. Empezó a comer los demás churros y algunas tortitas que pedí poco antes de que llegara, y que habían traído. 

-Estás viviendo en el coche.-afirmé. 

-Que no, que estoy en un pisito tan ricamente-alcé las cejas-. Vale. Vale, si, estoy viviendo en el coche. No me puedo pagar ni un motel, ¿qué quieres que haga?

-¿Y las carreras? 

-No me dejan participar por ser policía y cada vez que me ven me miran con cara de querer asesinarme. Y no he encontrado otro sitio donde correr.

-¿Y por qué no aceptaste irte a vivir con Álvaro?

-Porque no. Él está con Blanca y tener a la ex ahí metida les cortaría el rollo.

Al menos sabía donde vivía, e intentaría convencerla para que se viniera con Dani y conmigo. Andrew la controlaría todo lo que quisiera y Álvaro sabría que está bien. Un momento, ¿había dicho la ex de su novio?

¿Entonces se acordaba de todo? Preferí no preguntárselo y seguir con la conversación aunque me interesara demasiado saber la respuesta.  Iba a vivir conmigo una temporada hasta que encontrara un lugar donde quedarse. Tiempo no iba a faltarme para preguntármelo. 

-Vente a vivir con Dani y conmigo. Al fin y al cabo, tú no eres su ex.-suspiró.

-Con una condición.

-Adelante.

-Nadie, absolutamente nadie puede saber que estoy viviendo con vosotros. ¿De acuerdo?-asentí con una sonrisa.

YOLANDA

Carlos me ayudó con mis cosas y salimos del hospital. Cuando llegamos a casa, me ayudó a guardar todas mis cosas que me llevé al hospital. Quedamos con los demás para ir a comer y hablar un poco del tema tan abundante en nuestras vidas últimamente.

Fuimos a casa de Álvaro y Blanca, aunque la casa estaba a nombre de Álvaro. Nos abrió Blanca y nos invitó a pasar. Nos sentamos en diferentes sitios del salón junto con los demás. Lo que no sabíamos, era que hacía Andrew de pie apoyado en la ventana.

-¿Qué hace él aquí?-preguntó Sandra.

-Eso es lo que queremos explicaros. Andrew, María, Dani y yo llevamos hablando con Andrew varios meses para borrar nuestros datos de la policía de nuestro país natal, y poder volver allí. A cambio solo tenemos que ayudarle en alguna misión en la que nos necesite.

-Ya... Eso es lo que quiero cambiar. En las misiones me las puedo apañar yo solo, pero quiero que hagáis otra cosa. 

-¿El qué, Andrew?-preguntó Blas.

Todos sabíamos que sería algo relacionado con Raquel, pero aparte de que no dejaríamos que se la llevara a ninguna parte, ni que la alejara de nosotros, daba igual lo que pidiera. 

-Tenéis que convencer a Raquel de que no compartís un pasado y después tenéis que dejarla en paz.

-No creo que podamos hacer eso, es demasiado.-dijo Álvaro en tono bromista.

-Entonces olvidaos de volver al país. A casa.

-Nosotros si vamos a volver-dijo Carlos. Todos le miramos-. O volvemos al país con Raquel o creo que algún familiar pagará las consecuencias.-recalcó las palabras <con Raquel> y <familia>

-Cómo te acerques a mi familia...-dijo señalándole con el dedo índice.

-Baja ese dedo o el que pagará las consecuencias vas a ser tú.-dje levantándome del sofá.

-Además, que no creo que Raquel tenga muchas ganas de verte la cara-dijo María-. Porque lleva casi dos semanas durmiendo en el coche y tú ni te has enterado. 

-¿¡La has dejado dormir en el coche!?-gritó Álvaro.

-¿Y tú qué, Álvaro? Tampoco te has molestado mucho en saber donde estaba durmiendo.-María se fue de allí con Dani y nos dejaron a todos con la boca abierta, sobre todo a Álvaro y a Andrew.

-¿Eso lo ha dicho tu hermana?-dije sorprendida.

-Sí, creo que sí. 

RAQUEL

Después de desayunar con María, había quedado con Laura para ir al centro comercial y pasar allí el resto del día. En la comida, después de comprar algunas cosas y pedir, me empezó a hablar sobre un chico que conoció en las carreras el mismo día que nos encontramos por primera vez al venir a este país. 

-De hecho iba con tus amigos.-me atraganté con la bebida.

-¿Mis amigos?-asintió-¿Quién es ese chico?

-Se llama Blas y es majísimo. 

-¿¡Blas!?-grité en medio del restaurante. Todos nos miraron-¿Te gusta Blas?-dije ahora en un susurro.

-No exactamente. Me parece mono, pero el otro día cuando fui a casa de Sandra, me encontré con un chico.

-¿Y?

-Al día siguiente me encontré con ese chico en el trabajo, que se llama Drake y empezamos a hablar y a hablar...

-Vete al grano, Laura, por favor.

-Estamos saliendo.-me quedé con la boca abierta.

Suspiré. La idea de que que ella y ese chico estuvieran saliendo no creo que le gustara mucho a Sandra cuando ese chico estaba viviendo con ella. Aunque tampoco sabía que clase de relación tenían.

-¿Lo sabe Sandra?

-No. Drake se lo va a decir esta noche. 

El resto de la tarde, la pasamos en el cine y cenamos en un pequeño bar. Pasé la noche en el coche aunque había quedado con María en que dormiría en su casa, pero era tan tarde que ya estarían durmiendo. 

JUNTOS SEGUIREMOS EL COMPÁS(Auryn, no son famosos)¡Lee esta historia GRATIS!