CAPÍTULO 1~El primer amor de Dan~

2.3K 216 51

Esta mañana me he levantado con un dolor en el vientre. He bajado corriendo hasta la sala en donde mi madre prepara el desayuno como todas las mañanas.

-¡Madre! ¡Estoy embarazada!—Grito espantada. Tengo las manos en mi boca mientras muerdo mis uñas y grito desesperada.

El sonido de la olla al caer al sueño resuena en todo el lugar. Mi madre voltea con los ojos abiertos de par en par; y enseguida mi hermana gemela, cuyo cabello es más largo que el mío y su postura suele ser más femenina, sale en toalla al escuchar mi anuncio.

-¿Qué?—Exclama mi padre e ingresa desesperado, botando el periódico y su tasa de café-- ¿Quién? ¡Dime quien ha sido, Dan! ¡Dime quien cojones ha tocado a mi flor de sakura! ¿Quién ha osado a profanarte?—Exclama cual poeta. Sí. Este es mi padre. Sobreprotector con sus dos únicas hijas. El mejor padre del mundo.

-Dan...-- Susurra mi madre aún espantada. Mi hermana me observa en silencio y luego sonríe y da media vuelta. ¿Qué le pasa? ¿Es que no me toma enserio? ¡Joder! Creí que nuestro vínculo era el mejor.

-Sí, madre—Frunzo los labios—Anoche el espíritu santo me ha visitado y ahora tengo el estómago hinchado—Me descubro el vientre. Indudablemente está ligeramente hinchado. Mi padre abre los ojos de par en par y se arrodilla echando un grito al cielo—

-¿Por qué?—Exclama-- ¡Santo Dios! ¡Es una niña de solo ocho años! ¿No pudiste buscarte otra virgen maría?... – Mi padre está conversando con el cielo—Oye... pero si mi hija no se llama María... ¿Nat?—llama a mi madre-- ¿Cambiaste de nombre a nuestra hija?

Mi madre manda los ojos a rodar y recoge las cebollas que se le han caído al suelo—

-No. Tu hija no está embarazada. Solo se ha devorado las tres tortas que ha habido en el congelado anoche—

Abro los ojos de par en par. ¿Cómo diablos lo sabe?... pero si dejé un pedazo... bueno, una tajada... quizá y me comí ese último pedazo esta mañana antes de que todo el mundo salga de la cama. ¡Pero vale! No hay pruebas de que fui yo.

Observo a mi padre e instintivamente empiezo a retroceder. "Quizá lo mejor que hice en ese entonces, fue retroceder"

Aquello ocurrió cuando era más pequeña. Hace mucho... cuando creía que una mujer podría embarazarse solo con la mirada de un hombre, jamás se me pasaría por la mente que el proceso, en realidad es otro que no incluye ropa. ¡Santo Dios! ¿Por qué la mujer tiene que llevar al bebé en su vientre y no el hombre? Gran injusticia.

Esta soy yo. Daniela Monterrey. O como todos me conocen: Dan. Tengo dieciséis años, y soy la menor de dos hermanas... por dos minutos. Sí, somos gemelas.

Y quizá siento gemelas, la gente debería de confundirnos, pero para mi suerte no es así. En realidad, suelen confundir que Ammy, así se llama mi hermana, tiene un hermano.

Tengo el cabello cortado al ras del cuello, además suelo andar con un gorra en la cabeza, un par de pantalones y un polo que en realidad me suele quedar bastante flojo. Ya me es bastante molesto usar un sujetador que te aprieta las tetas, como para usar algo más pegado. Lo detesto.

¿Mi mejor amiga? Mi hermana. ¿Mi mejor amigo?... lo fue alguna vez, Jimin. ¿Por qué digo lo fue alguna vez? Porque en realidad, estoy enamorada de él. No podemos ser enamorados y ser amigos a la vez ¿No es así? Hacemos una hermosa pareja. La mejor que existe y todo el mundo nos envidia... bueno, aunque él no lo sabe. En realidad ni siquiera está en la ciudad. Cuando teníamos diez años, sus padres decidieron que se marcharían a Canadá por un largo periodo.

MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!