capítulo 27

3.6K 245 36

- siempre ha sido entre tu y yo - le escupo en la cara mientras el me sostenía de mi ropa.
No borra su horrible sonrisa de su rostro.
Me saca mi espada y mi cuchillo de mi.muslo, arrojandolos a un costado de donde estaba apoyada hace un momento.

- Porque tenías que volver!- me grita, me arroja al suelo, me duele la herida- Estábamos bien. Pero no! Tú maldita Heda tenías que volver y arrebatarme lo que es mio- intentó pararme pero es imposible, me pega una patada en mis costillas. Gruño de dolor.
De donde estoy trató de ver a Jasper. Sólo veo su cuerpo inmóvil.
Intenta darme otra patada pero esta vez la esquivó. Logró ponerme de pie, ahora estamos cara a cara.

- Ella nunca fue tuya. Eres sólo un cobarde que para tener a la mujer que quiere la deja inconsiente para violarla- le grito con toda mi alma, el viene directo a mi directo a atacarme.

Le pego con todas mis fuerzas en la cara, dejándolo sorprendido le pego de nuevo, tirandolo al piso.
No puedo pegarle patadas porque me duele mucho donde me disparó.
El se da cuenta de eso, me maldigo por hacerlo notar, ve mi sangre y sonríe.

- Que pasa Heda? No puedes moverte bien- sus risa hace eco en el bosque. Escupe sangre y se limpia la boca. Se pone de pie y saca su arma. No se como no la vi.

- Si eres un verdadero cobarde. Porque no peleas como un hombre o tienes miedo de perder contra una mujer- trató de que el tiré su arma

- Tu no eres una mujer común Heda- me dice con veneno

- vaya... gracias. - le digo irónicamente. El tira su arma

- No estas al cien por cien aprovecharé eso

- Vaya que amable- el camina a mi alrededor estudiandome. Pongo todo mi peso en mi pie izquierdo

- Una vez que acabe contigo, Clarke sabrá lo que le conviene.

Lo espero, se que es el que va atacar primero y así es, lo veo venir. Tira el primer golpe errado. Aprovecho para con mi codo en la cara partiendole la nariz.  Grita de dolor,cantidad de sangre sale pero no hace nada para detenerla y vuelve contra mi, do y media vuelta permitiendo que el pase por mi espalda cuando se detiene le doy un golpe otra vez en su nariz, dejándolo mareado.
Cae al suelo, me acerco a el, pero el se da vuelta enseguida. Tarde veo la roca en su mano.
Logra pegarme con ella haciéndome trastabillar al suelo.

Y como un rayo el se tira contra mi, esquivó su golpe, siento un inmenso dolor en mi costado derecho donde el me ha pegado.
Gimo de dolor.
El esta arriba mio, su sangre cae en mi cara, vuelve a pegarme esta vez en mi cara siento una, dos, tres piñas. Su rodilla esta clavada en mi abdomen.

No puedo moverme. No tengo fuerzas, maldición tan fácil me está derrotando.

- Clarke y mi hijo se quedarán conmigo. Y tu pequeña bastarda la tiraré por ahí - su risa diabolica cubria todo su rostro

-No no- logró decir, mi cara esta entumecida de tantos golpes

- La tiraré a los carroñeros para que la despedacen parte por parte.

Mi ira crecía a pasos agigantados. No por el sino por mi por permitir ser tan débil.
Lentamente estiró mi brazo por mi pierna derecha. Apenas la puedo mover, trató de hacer el esfuerzo de doblarla hacia arriba.
Bellamy seguía hablando me pero yo ya había dejado de escucharlo apenas podía verlo, escupia sangre, me estaba ahogando en ella.
Hago un esfuerzo más grito de dolor al subir la pierna pero tengo lo que buscaba.
Me aferró a mi bota y sacó un cuchillo. Lo tomó bien fuerte y logró clavarselo en el cuello.
No siento su peso sobre mi. Logró levantarme. El me mira sorprendido sus manos están en su cuello, en el cuchillo, de su boca ahora sólo sale balbuceos y sangre.
Intenta sacarselo, me levantó y voy en busca de mi espada y cuchillo.

Me acerco a Jasper que esta junto a mis cosas. Le tomó el pulso, esta vivo, su pulso es débil pero vivirá.

Bellamy esta tirado agarro sus manos y las extiendo clavandole así mis espada y cuchillo en las Palmas.
Sus gritos se ven ahogados por la sangre de su boca.

- Ahora dime a quien elegirá Clarke- le digo sentandome a su lado.
Sus ojos están desorbitados, me reclaman piedad.- Es piedad Bellamy lo que veo en tus ojos?- el asiente con la cabeza.- A los basura como tú no hay que tenerles piedad.  Tu muerte será muy lenta y yo me quedaré aquí a verla.- trataba de escupir la sangre de su boca, apenas podía hacerlo.
Quiere sacas sus manos de mi espada y cuchillo, sus movimientos hace que se corte aun más

- Es inútil Bellamy. Jamás podrás sacar tus manos. Kim no permite que nadie se le escape- el abre los ojos queriendo entender- Mi espada se llama como mi hija. El día que encontré a Kim, grave su nombre en mi espada, para recordarme la razón de volver a casa cada vez que la empuñaba.
Quizás ahora deberé tallar el nombre de Jack en el cuchillo que tienes en a mano y el de Clarke en el que tienes en el cuello.- río porque de salir viva de esta lo haré.

- Seguro te preguntarás porque,- me río de sólo pensalo- no. No te preguntas nada. Pero quiero que sepas porque lo hago.
Hiciste infeliz a varias personas por tu egoísmo. A mi, a tu hijo, a Clarke, a Octavia y sobre todo a tu mismo.
Yo no te castigo por eso. Te castigo por haber violado a mi mujer, por dejarla embarazada y hacerle creer durante todo este tiempo que fue culpa de ella.
Te castigo por que la has hecho vivir y sentir como una mierda durante cinco años.
De una cosa puedes estar tranquilo, Clarke jamás se enterara, no estoy dispuesta hacerla pasar por ese infierno.
Quizás no me perdone esto. Pero voy a luchar para ganarmelo.

La vida lentamente esta abandonando a Bellamy, quiere decirme algo, intenta más no puede,la sangre se lo impide y me alegro por ello.

Mi cuerpo se está aflojando, mi mano donde tengo tapando mi herida se está durmiendo.
He perdido mucha sangre, me duele mucho la cabeza y apenas puedo ver mi ojo esta muy hinchado.

Escucho los quejidos de Bellamy, esta teniendo espasmos.

- Vamos Bellamy muerete de una maldita vez que estoy muy cansada. - le gritó con lo que me queda de fuerzas.

Agoniza, se ahoga, quiere respirar, se deja de mover, ya no agoniza ya no se ahoga.

Estoy en paz, lo he logrado. Lo mate.  Mi cuerpo sede, estoy cayendo lentamente al suelo.
El cielo azul se va tiñendo de negro.
- Te amo Clarke.

Cierro los ojos, dejó ir mi cuerpo, mi alma y mi corazón.

Un Corazón En Espera¡Lee esta historia GRATIS!